¿Tu monitor está muy oscuro con el brillo al 100%? Prueba estos trucos para aumentar el brillo en Windows 10

El correcto funcionamiento de la pantalla es esencial para sentirse a gusto con la utilización de cualquier dispositivo. Una de las características fundamentales de ella es el brillo, un elemento fundamental para los usuarios a la hora de comprar un producto. Su configuración no es complicada, no obstante, en ocasiones pueden aparecer problemas como la falta de brillo de la pantalla cuando el valor en su configuración está al máximo. Para solucionar esto se deberá calibrar la pantalla y aprovechar al máximo sus características. A continuación, vamos a ver trucos para aumentar el brillo en Windows 10.

El sistema operativo de Microsoft incluye diversas herramientas para la configuración del monitor y la solución de errores en este sentido. Al igual que todos elementos, la pantalla requiere la utilización de sus drivers correspondientes, y estos deben estar correctamente instalados y actualizados. Antes de empezar, es fundamental asegurarse que el problema de brillo es de la pantalla y no de la aplicación, juego o web que se está utilizando. Para ello sólo se debe probar con diferentes medios.

Aumentar el brillo mediante la configuración de Windows

La luz nocturna es una característica incluida en Windows 10 que se utiliza para mostrar colores más cálidos de manera que al usuario no le moleste la vista por la noche y le ayude a conciliar el sueño posteriormente. Es probable que la sensación de falta de brillo sea provocada por tener activada esta opción. Para comprobarlo sólo se debe acceder a Configuración – Sistema – Pantalla.

Aumentar el brillo

Por otro lado, Windows 10 proporciona una herramienta dedicada específicamente a calibrar la pantalla. Se puede acceder a ella desde el panel de control o a través de una búsqueda. La opción se denomina Calibración de color de la pantalla y tan sólo se deberá seguir las instrucciones que establece la herramienta.

También es importante comprobar que no hay ninguna aplicación de terceros que modifique la interfaz del usuario, agregue mejoras visuales o interfiera de algún modo con el brillo de pantalla. Si es así, sólo se deberá desinstalar o configurar correctamente.

Algunos equipos también disponen de algunas opciones de configuración de la pantalla en la BIOS. Es posible que puede ser el motivo por el cual la pantalla no se ve correctamente.

Es imprescindible configurar correctamente el controlador de gráficos

En ocasiones ocurre un problema con el controlador de gráficos de tu equipo. Por ello una posible solución para el problema del brillo podría ser reiniciar el equipo o el controlador de gráficos. Para reiniciar este elemento sólo hay que pulsar las teclas Windows + Ctrl + Shift + B. La pantalla parpadeará y volverá a iniciar rápidamente.

Generalmente, el mayor control sobre el brillo está en la configuración del propio sistema operativo. No obstante, en ocasiones pueden ocurrir conflictos o no aprovechar al máximo las capacidades de la pantalla debido a la configuración del controlador gráfico. Por ello, comprobar la configuración de dicho controlador podría ser la solución para los problemas de visualización de la pantalla. El acceso dependerá de la marca que firma el componente gráfico.

Aumentar el brillo

Si ninguna de las opciones ha solucionado el problema, otra de las posibilidades que dispone el usuario para aumentar el brillo es la reinstalación de los drivers correspondientes.

En ocasiones se daña la instalación por algún tipo de conflicto con otros programas o archivos. Para ello, se recomienda realizar en Modo Seguro (el PC se ejecuta con un nivel bajo de gráficos). Para desinstalar hay que acceder a Administración de dispositivos – Adaptadores de pantalla, hacer click derecho sobre el adaptador y desinstalar. Al volver a iniciar el equipo se instalará automáticamente.