Todas las formas de reparar o reinstalar Windows 10 sin perder tus datos

Todas las formas de reparar o reinstalar Windows 10 sin perder tus datos

David Onieva

Windows 10 es un sistema operativo que lleva entre nosotros desde el pasado verano de 2015, por lo que ha tenido tiempo de evolucionar mucho. De hecho si comparamos la primera versión que salió al mercado con la actual, difieren en una buena cantidad de factores.

Eso se ha logrado en gran medida gracias al trabajo de los ingenieros y desarrolladores de Microsoft, que se han encargado de mejorar el software. No en vano hablamos de uno de los productos estrella de la firma, de ahí el cuidado que ponen en todo ello. Cierto es que aún hay muchos usuarios en todo el mundo que desconfían de Windows 10 y siguen trabajando con Windows 7, por ejemplo. Una de las principales razones de todo ello son los problemas que se encuentran en muchas de las actualizaciones que se envían, entre otras cosas.

Con todo y con ello, hay que reconocer que, con sus problemas, en estos momentos Windows 10 es un sistema operativo seguro, robusto y fiable. Además hay que tener en cuenta que todo ello irá creciendo, mientras que Windows 7 tiene los días contados. La telemetría es otro de los apartados que muchos argumentan para no migrar a la versión moderna del sistema, otro punto que Microsoft poco a poco también va mejorando. Pero claro, hablamos de un software que funciona en millones de equipos, cada uno con su configuración, por lo que evitar ciertas incompatibilidades o fallos, es casi imposible.

Causas de los bloqueos y fallos graves de Windows 10

Eso es algo de lo que Microsoft es plenamente consciente, de ahí que intente subsanar todo ello lo máximo posible, aunque sin lograrlo del todo. Por tanto lo que la firma de Redmond intenta es, por un lado que haya el menor número de fallos, y por otro poner soluciones para ello. Es por ello que la propia firma intenta evitar esos fallos, pero también ofrece ciertas soluciones implementadas en el propio sistema operativo. Es por ello que en estas mismas líneas os vamos a mostrar la manera de restaurar el sistema si se ha producido algún fallo grave en el mismo.

Pero claro, este no solo puede producirse por problemas internos del software, sino que también hemos podido ser nosotros quienes hayamos cometido algún error. Este también puede producirse por culpa de terceros, por ejemplo, por la llegada de algún tipo de malware o software malicioso que haya dañado el equipo. Por tanto, como os comentamos, los de Redmond nos ofrecen algunas soluciones a este respecto, como vamos a ver.

Como siempre es mejor ser previsor que luego tener que arrepentirnos, por lo que Microsoft pone a nuestra disposición para todo esto, una útil función llamada puntos de restauración. Estos elementos nos van a permitir devolver el propio Windows 10 a algún momento del pasado, momento en el que todo funcionaba normalmente, veamos cómo. Y es que en el caso de que tengamos localizado el origen del fallo en Windows 10, este apartado nos será de mucha ayuda.

Ejecuta el antivirus en busca del malware

Lo primero que vamos a hacer llegado el caso de que Windows 10 sufra algún daño grave, es asegurarnos de que no hay ningún agente malicioso en el sistema. Para ello tendremos que echar mano de la solución antivirus que usemos habitualmente. Puede ser cualquier antivirus de terceros que tengamos instalada en el equipo, o en su defecto, Windows Defender.

Así, lo que os comentamos es que el primer paso debería ser hacer un escaneado del sistema en profundidad en busca de algún código malicioso que esté perjudicando su funcionamiento. Por ejemplo, en el caso de que usemos el mencionado Windows Defender, tendremos que acceder a la aplicación de Configuración. Esto lo logramos con la combinación de teclas Win + I, para después situarnos en Actualización y seguridad. Tras ello pinchamos en Seguridad de Windows / Abrir seguridad de Windows para ya poder ejecutar el antivirus integrado.

Seguridad windows restaurar

 

Decir que aquí disponemos de varios modos de funcionamiento, aunque en este caso concreto os recomendamos echar mano del Examen completo.

Esto es algo que se puede producir tras instalar alguna aplicación que haya provocado un error grave, o sencillamente por haber modificado algo interno del sistema que hemos dañado, como el registro, por ejemplo.

Repara Windows sin perder datos con los puntos de restauración

Estos fallos graves pueden afectar a todo tipo de apartados de Windows, algunos más importantes que otros. Por tanto también os vamos a hablar de los puntos de restauración del sistema. Lo primero que debemos saber es que estos puntos de restauración a los que nos referimos, se pueden crear tanto de manera manual como automática. En la segunda modalidad es el propio Windows el que se encarga de todo ello por sí mismo.

Pues bien, llegado el caso, para restaurar Windows sin perder nada, lo primero que debemos hacer es acceder a la funcionalidad a la que os hacemos referencia. Esta se encuentra en el Panel de control de Windows 10, aunque basta con que escribamos Recuperación en el cuadro de búsqueda del menú Inicio. En la ventana que aparece veremos que podemos crear puntos de restauración de manera manual, pero eso es algo que ya deberíamos haber usado en el pasado.

Restaurar panel de control

Por tanto, si ya nos encontramos de lleno con el problema, debemos decantarnos por pinchar en la opción de “Abrir restaurar sistema”. En ese instante, el propio Windows 10 nos va a proponer el último punto que restauración realizar y en el que se produjeron cambios en el equipo, aunque también podremos decantarnos por cualquier otro incluso anterior a este. Una vez seleccionado el punto de restauración, el proceso como tal se realizará en varios minutos. De igual modo debemos tener en cuenta que los datos personales y las aplicaciones se mantendrán tal y como las teníamos en ese instante, algo que será muy de agradecer.

Puntos de restauración

Reinstala Windows sin perder datos propios desde una ISO

También podemos echar mano de la reinstalación de Windows 10, pero sin perder datos personales ni aplicaciones instaladas. Para ello lo primero que vamos a necesitar va a ser una imagen ISO de Windows 10 o una unidad de arranque del sistema. En el caso de que no tengamos una ISO entonces podemos descargar la última versión de Windows 10 desde este enlace. Claro está, nos será necesario disponer de esta ISO si ya tenemos un DVD o USB con autoarranque.

Al mismo tiempo debemos tener en cuenta que la imagen ISO de la que os hablamos sea de misma versión de Windows 10 instalada, la que vamos a reparar. Por tanto, una vez tenemos la ISO en el disco duro, navegamos hasta la carpeta correspondiente desde el Explorador. Tras ello hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre él y seleccionamos la opción Montar.

Montar imagen

Ahora se crea una nueva unidad virtual en el PC a la que podemos acceder igualmente desde el Explorador de archivos. Entonces ya podremos empezar con la instalación de Windows como tal desde Setup.

Instalar Windows ISO

Al mismo tiempo, en la pantalla del asistente que aparecerá, debemos asegurarnos de que las opciones instalar de Windows 10 Home / Pro y mantener archivos personales e instalaciones instaladas, están marcados para no perder nuestros datos personales. De este modo, una vez que finalice todo el proceso, ya podemos volver a entrar en Windows 10 y comprobar que todo ha vuelto a la normalidad. Lo que conseguimos con esto es un sistema reparado y sin perder ni las aplicaciones que teníamos instaladas ni los datos personales.

Conservar aplicaciones Windows

Recupera Windows tras una mala actualización

También nos podemos encontrar ante el problema de que, tras instalar alguna de las actualizaciones enviadas por Microsoft, el sistema no responda como debería. Entonces tendremos que dar un paso atrás y volver a la actualización inmediatamente anterior. Para ello accedemos a la aplicación de Configuración de Windows a través de Win + I y nos situamos en el apartado de Actualización y seguridad. Aquí nos decantamos por el enlace de Ver historial de actualizaciones, para que a continuación ya podamos volver a la actualización anterior del sistema desde la opción de Desinstalar actualizaciones.

Desinstalar actualizaciones

Esto nos permitirá volver a trabajar con la versión anterior del sistema, la que funcionaba bien. Ahora ya solo nos toca esperar a que los de Redmond corrijan los fallos de compatibilidad detactados en esa nueva actualización.

Restablecer Windows manteniendo los datos personales

Pero esas no son las únicas funciones integradas que Windows 10 pone en nuestras manos, ya que igualmente podemos echar mano de la funcionalidad llamada precisamente “Recuperación”. A la misma accedemos, como en el caso anterior, desde la aplicación de Configuración del sistema operativo. En este caso tendremos que situarnos en la opción “Actualización y seguridad / recuperación”.

Recuperacion de Windows 10

Aquí, sin duda la opción más interesante que nos vamos a encontrar para la tarea que nos ocupa, sea la llamada “Restablecer este PC”. Esta es una funcionalidad que precisamente se ha creado para echar mano de la misma en el caso de que nos encontremos con problemas graves en Windows 10 y deseemos recuperar el sistema. Eso sí, antes de nada, en esta sección debemos tener en cuenta algo muy importante que veremos a continuación.

Cómo mantener los archivos en la restauración de Windows

Os decimos esto porque al tomar esta decisión, necesaria por cierto si el equipo ha resultado dañado o no funciona bien por la razón que sea, tendremos que elegir entre restaurar el equipo por completo, desde cero, o manteniendo los datos personales. No cabe duda de que la primera alternativa es la más radical de las dos, ya que nos encontraremos con un Windows 10 como recién estrenado. Sin embargo gracias a la segunda tenemos la posibilidad de recuperar el sistema operativo como tal, pero manteniendo nuestras aplicaciones instaladas y archivos personales.

Manterner archivos recuperación

Eso sí, por ejemplo tenemos la posibilidad de probar a recuperar Windows 10 con la segunda alternativa, y si vemos que sigue sin funcionar bien, decantarnos por la más radical, recuperando Windows 10 desde cero, y perdiendo todos los datos personales almacenados en el equipo.

Estas opciones de las que os hemos hablado deberían de ser más que suficientes para la mayoría de los usuarios y situaciones límite con las que nos encontremos en Windows 10. Esto no hace sino que demostrar que Microsoft intenta ofrecernos varias salidas en el caso de que suceda algún desastre en el sistema. Eso sí, llegados al último punto límite, lo único que nos puede servir es formatear por completo el disco duro y reinstalar Windows 10. Pero claro, para eso necesitaremos disponer de una copia del mismo, o al menos el número de licencia que nos proporcionó el distribuidor donde compramos el equipo o el sistema como tal.

Vistas las opciones que tenemos, como igualmente podemos llegar a deducir, es que disponer de una copia de seguridad lo más completa posible de nuestros datos, nunca va a estar de más, como os hemos comentado en multitud de ocasiones en el pasado.