¿Problemas con los drivers de audio en Windows? Así puedes arreglarlos

¿Problemas con los drivers de audio en Windows? Así puedes arreglarlos

Rubén Velasco

Los drivers son una de las partes esenciales de un ordenador. Gracias a estos pequeños programas, el sistema operativo es capaz de reconocer y usar el hardware que tengamos conectado al ordenador. Windows, por defecto, instala una gran cantidad de drivers genéricos que nos permiten usar desde el primer momento la mayoría de los componentes y accesorios del equipo. Sin embargo, estos drivers genéricos no funcionan con el 100% de los dispositivos y periféricos. Y, por ello, cuando se usa uno de ellos con un dispositivo incompatible, pueden aparecer todo tipo de problemas. Problemas que, además, pueden ser complicados de identificar y solucionar. Como los que aparecen al usar tarjetas de audio externas, o auriculares USB, con estos drivers genéricos.

Cuando conectamos una tarjeta de audio externa (ya sea tarjeta de audio completa, auriculares con tarjeta de audio propia en el USB, etc) a Windows 10, el sistema operativo suele optar por usar el driver genérico incluido en el sistema operativo para reconocer y poder utilizar este dispositivo.

Windows 10 usa «drivers genéricos», lo que lleva a los problemas

El problema es que, en ocasiones, en lugar de descargar el driver correspondiente desde Windows Update, o pedir al usuario que instale el controlador específico, Microsoft carga el controlador genérico, como es el caso de usbaudio2.sys, que viene por defecto en Windows 10. Y este driver genérico suele hacer que algunos dispositivos no funcionen. O no lo hagan correctamente.

Como usbaudio2.sys es un driver genérico, Windows asume que el dispositivo que está instalado y funcionando correctamente. Aunque en realidad no sea así. Además, al estar instalado el driver genérico, desde Windows Update tampoco se busca el controlador específico que nos permita usar el componente sin problemas.

Por suerte, hay varias formas de solucionar este problema: hacer que Windows use el driver específico para este dispositivo. Así haremos que nuestra tarjeta de audio USB funcione sin problemas en Windows 10.

Cómo forzar a Windows a usar el drivers específicos

Hay varias formas de forzar a Windows a usar los drivers específicos para las tarjetas de audio o auriculares USB que dan problemas con nuestro ordenador. Pero lo más importante es asegurarnos de tener instalada la última versión de Windows 10, con los últimos parches acumulativos, ya que con cada actualización se mejora la descarga e instalación de drivers.

Método 1: si aún no hemos conectado el dispositivo al PC

En caso de que aún no hayamos conectado la tarjeta al ordenador (y, por lo tanto, no se haya asociado el driver genérico), lo que debemos hacer es instalar primero el driver específico manualmente en el PC. Este driver puede venir en un CD o DVD junto con la tarjeta de audio o el periférico que hayamos comprado. También podremos descargar la última versión desde su página web principal, desde el apartado de soporte.

Así, cuando conectemos el periférico al PC, Windows usará el nuevo driver específico en lugar de asignarle automáticamente el driver genérico.

Método 2: si hemos conectado el dispositivo previamente

Si ya hemos conectado anteriormente la tarjeta de audio al PC, y Windows le ha asignado su driver genérico, entonces tenemos dos opciones. La primera es intentar buscar nuevas versiones del driver a través de Windows Update manualmente. Para ello, debemos abrir el administrador de dispositivos, localizar la tarjeta de audio USB, y en la pestaña de controlador, seleccionaremos la opción de actualizar controlador.

Actualizar manualmente drivers audio USB

Si el driver específico se distribuye a través de Windows Update, el sistema operativo bajará el driver específico para este dispositivo. A continuación lo instalará y empezará a usarlo.

De no ser así, si el driver no se envía a través de Windows Update, entonces tendremos que instalarlo manualmente. Debemos ir a la página web del fabricante, bajar la última versión del driver específico para nuestra tarjeta de audio USB e instalarla manualmente en el PC.

Una vez hecho esto, volvemos al apartado de la captura anterior, pero en vez de elegir la opción de actualizar, elegiremos la de «desinstalar el dispositivo» para desinstalar el driver que da problemas. Windows borrará el driver asociado a la tarjeta de audio USB y, al reiniciar el ordenador, se habilitará el controlador específico que hemos instalado.

Y así, la tarjeta de audio podrá funcionar sin problemas y tendremos disponibles todas sus características.