¿La gráfica o CPU está al 100% en reposo? Así puedes arreglarlo

¿La gráfica o CPU está al 100% en reposo? Así puedes arreglarlo

Rubén Velasco

El administrador de tareas de Windows se ha convertido en una de las herramientas más sencillas para poder tener controlado el hardware de nuestro PC. Podemos ver el uso de la CPU, la memoria RAM, los discos, las tarjetas de red y la tarjeta gráfica para saber si todo está en orden o si algo está usando nuestros recursos sin nuestro permiso. Si nuestro ordenador está en reposo, los recursos deberían estar liberados. Sin embargo, ¿qué ocurre si alguno de ellos, como la GPU, se han quedado al 100%?

Todos los usuarios de Windows 10 que tengan instalada la versión 1909 (November 2019 Updater) o posterior pueden ver el uso de la GPU a pleno detalle desde el administrador de tareas. Para ello no tenemos más que pulsar el atajo de teclado Control + Shift + Esc y, en la pestaña «Rendimiento», encontraremos esta información.

Administrador de tareas Rendimiento Windows

El uso de la CPU, la RAM, los discos, la tarjeta de red y la GPU se actualiza en tiempo real según cómo lo vaya usando nuestro PC. Lo normal es que cuando el ordenador está en reposo, la CPU tenga una gráfica muy baja, la GPU apenas se utilice y la memoria RAM se mantenga estable. De no ser así, es que algo va mal y está usando recursos de nuestro PC. Con los riesgos e inconvenientes que eso supone.

Problemas de que un componente esté constantemente al 100%

El primero de los problemas de que un componente esté funcionando al 100% es el consumo. Normalmente el hardware utiliza la energía adecuada según su carga de trabajo. En reposo, el gasto energético de los componentes es mínimo. Sin embargo, cuando este aumenta, el consumo en vatios aumenta. Y el gasto de luz es mayor. En el caso de un portátil, cuanto mayor es el consumo, menos dura la batería.

Cuanto mayor es el consumo energético de nuestra gráfica o nuestro procesador, mayor es la temperatura que genera. Esto, a la larga, no es bueno para los componentes, especialmente si tenemos un disipador normal. Además, cuanto mayor es la temperatura del PC más rápido giran los ventiladores, y más ruido genera nuestro PC.

Por último, si un componente está funcionando al 100%, está generando un cuello de botella con los demás. Esto se traduce fácilmente en que el ordenador vaya lento. Si la GPU está al 100%, no podrá procesar las peticiones que envíe, por ejemplo, el navegador. Si la CPU es la que está al 100%, entonces no podrá procesar las instrucciones de los programas. Y si la memoria RAM está al 100%, entonces Windows directamente no funcionará en condiciones.

Causas por las que la CPU o GPU están a pleno rendimiento

Hay muchas causas por las que un componente puede quedarse funcionando al 100%. Algunas de ellas pueden ser por errores del propio sistema operativo, mientras que otras pueden ser culpa de otro software.

Lo primero que debemos hacer en este caso es reiniciar el ordenador y comprobar si se ha solucionado el problema o, desde el Administrador de tareas, este sigue funcionando al 100%.

Un programa o juego mal cerrado

Puede que la causa por la que un componente se ha quedado a pleno rendimiento es porque se ha estado utilizando previamente, pero, al cerrar el programa, este ha quedado en ejecución por error. Puede ocurrir, por ejemplo, al salir de un juego, o al cerrar cualquier programa que requiera muchos recursos (como un programa de edición, o de stress). Incluso puede ocurrir porque Chrome, u otro navegador, se ejecuten en segundo plano.

Programas uso hardware

En caso de que este sea el problema, la solución más rápida y eficaz es reiniciar el ordenador. Cuando vuelva a arrancar, como todos los programas estarán cerrados, el hardware debería estar en reposo. De no ser así, debemos empezar a buscar otras causas.

Un virus está usando nuestro PC para minar criptomonedas

Hay malware que utiliza el hardware de nuestro ordenador para generar ingresos a los piratas informáticos. Por ejemplo, el software de minado de criptomonedas. Y los piratas informáticos no lo hacen de manera disimulada, sino que ponen los componentes al 100% (sobre todo la GPU) para generar la mayor cantidad de criptomonedas posible.

Esto es peligro por todos los motivos que hemos comentado anteriormente. Y por ello, lo que debemos hacer es analizar nuestro ordenador con un buen antivirus, y con un anti-malware como Malwarebytes, para detectar la posible amenaza y eliminarla de nuestro ordenador.

Problemas con los drivers

Aunque no es muy común, puede ocurrir también que el problema con el hardware se deba a un fallo en los drivers de nuestro ordenador. Y para solucionarlo no queda otra que actualizar manualmente todos los drivers de nuestro PC. Sobre todo los drivers de la tarjeta gráfica y los drivers del chipset de nuestro PC.

También es recomendable asegurarnos de que tenemos Windows actualizado con los últimos parches de seguridad y mantenimiento. Así eliminamos la posibilidad de que sea el propio Windows el que está causando los problemas con nuestros componentes.

Windows Update

El hardware no da más

También puede ocurrir que estemos intentando buscar la culpa en un error con un programa o en un malware, pero en realidad la causa sea que el hardware ya no da más de sí. Esto es algo muy común, por ejemplo, en los portátiles de gama baja con procesadores Atom o Celeron. Incluso en algunos i3 o i5 antiguos y de la serie U.

Aunque los requisitos de Windows no son desorbitados, cuantos más programas usemos, más recursos necesitaremos. Especialmente si utilizamos programas como Chrome o Photoshop. Por ello, si tenemos una tarjeta gráfica de gama baja, o nuestra CPU no brilla por su rendimiento, fácilmente puede ponerse al 100% y ralentizar el resto del funcionamiento del PC.

En este caso no se puede hacer nada. Es una limitación del propio hardware y lo único que podemos hacer para que la CPU y GPU no se pongan al 100% es intentar usar programas más ligeros.

Una mala actualización

Otra de las razones por las que puede estar funcionando mal el hardware del ordenador es por una mala actualización. Ya sea porque un parche se ha quedado bloqueado, como porque haya venido con errores, es (por desgracia) también bastante frecuente encontrarnos con esta situación.

Para evitarlo, lo que debemos hacer es asegurarnos de reiniciar siempre el ordenador tras cada actualización. Esta es la única manera de que las actualizaciones se instalen correctamente en el PC. Y en caso de que después de actualizar sigamos teniendo problemas, entonces lo que debemos hacer es desinstalar el último parche que acabamos de instalar, de manera que nuestro PC vuelva a funcionar con normalidad.

Demasiados programas que arrancan al inicio

Si tenemos demasiados programas configurados para que arranquen al inicio de Windows, esto también puede ser un problema. Podemos evitarlo fácilmente abriendo el administrador de tareas (Control + Shift + Esc) y en la pestaña de «Inicio» deshabilitando todos aquellos programas que no son imprescindibles. Así, además de evitar poner la CPU al 100%, conseguiremos que nuestro PC arranque más rápido.

Optimizar SSD y desfragmentar discos duros

Otra de las tareas que podemos llevar a cabo es la optimización de las unidades SSD, y desfragmentación de las unidades del disco duro donde tenemos instalado Windows. Esto podemos hacerlo fácilmente si ejecutamos el comando «dfrgui» desde la ventana «Ejecutar» de Windows, o desde la barra de búsqueda, seleccionamos la unidad que corresponda y pulsamos en Optimizar.

Unidades SSD sin optimizar Windows 10

Windows Defender u otro antivirus está en funcionamiento

Como la mayoría de vosotros ya sabréis, Windows Defender es el antivirus que viene preinstalado en el propio sistema operativo. Eso sí, son los propios usuarios los que finalmente toman la determinación de usarlo, o decantarse por otra solución de seguridad de terceros. Sea como fuere, estos son los programas que se instalan con el fin de proteger nuestros datos almacenados en todo momento.

Esto se logra gracias a que están funcionando en todo momento en segundo plano. Así, si intentamos descargar algún fichero potencialmente peligroso, o si copiamos algo susceptible de conllevar malware, el programa nos detiene y nos avisa del peligro. De igual modo y de manera periódica, el propio software de seguridad escanea el PC automáticamente en busca de posibles códigos maliciosos. Esto puede durar un buen rato, y además el proceso tiende a consumir muchos recursos del sistema. Así, como os podréis imaginar, ese análisis por parte del antivirus, puede ser la razón de ese consumo excesivo de CPU sin saber el motivo en un principio.

Seguridad del dispositivo

Eso sí, por regla general, tanto Windows Defender como el resto de antivirus nos dan la posibilidad de realizar el mencionado análisis completo, en determinados momentos. Por ejemplo, cuando no estemos usando el equipo, o a ciertas horas en las que sabemos que poco lo vamos a usar. Es por ello que para evitar bloqueos o un malfuncionamiento de Windows, os recomendamos configurar ese apartado en concreto. Además así evitamos que el antivirus, ya sea Windows Defender o cualquier otro, consuma toda la CPU del equipo en un chequeo rutinario, cuando la necesitamos para otras tareas.

Evitar que ntoskrnl.exe y runtime broker consuman el 100% de CPU

Dos de los procesos que más suelen poner la CPU al 100% son ntoskrnl.exe y runtime broker. Estos son procesos del propio Windows, necesarios para que el sistema operativo pueda funcionar con normalidad. Y, en caso de tener problemas con estos dos procesos, estas sencillas configuraciones nos ayudarán a solucionarlos.

Limpiar paginación al apagar el PC

Una forma de solucionar este problema es indicar a Windows que queremos que queremos limpiar el archivo de paginación cada vez que apagamos el PC. Para ello, lo que debemos hacer es abrir el editor de registro de Windows e ir al siguiente directorio: HKEY_LOCAL_MACHINE>SYSTEM>CurrentControlSet>Control>Sesion Manager>Memory Management.

Aquí localizamos el valor «ClearPageFileAtShutdown», y le asignamos el valor «1».

regedit - borrar paginación al inicio

Configurar Windows para mejor rendimiento

Windows tiene varios modos de funcionamiento. Normalmente sue ajustar uno u otro en función del hardware que tenga nuestro PC. Sin embargo, esto puede hacer que algunos procesos, como estos, consuman demasiada CPU. Para evitarlo, lo que tenemos que hacer es clic con el botón derecho del ratón sobre Este equipo y seleccionamos la opción Propiedades. Una vez allí, vamos a la Configuración avanzada del sistema, y a la sección Rendimiento.

Esto nos mostrará una nueva ventana con las opciones de rendimiento, y dentro de la pestaña Efectos visuales debemos marcar la opción Ajustar para obtener el mejor rendimiento.

Restablecer el PC y reinstalar Windows 10

Hemos visto las posibles causas (y sus soluciones) para que, en caso de que algo esté haciendo que nuestra CPU o GPU esté al 100%, podamos solucionarlo. Sin embargo, puede que esta solución no sea tan fácil como parece y el problema pueda estar incluso en el propio Windows 10.

Por ello, si después de probar lo anterior, si seguimos teniendo problemas, lo mejor que podemos hacer es restablecer Windows. Haremos una copia de seguridad de nuestros datos más importantes e iremos al menú de Configuración > Actualización y seguridad > Recuperación y restableceremos el equipo a los valores de fábrica.

Restablecer Windows

Cuando acabe en proceso, tendremos Windows 10 como recién salido de fábrica. Y todos los problemas deberían haber desaparecido. Además es importante saber que el propio software nos permite restablecer el sistema a sus valores de fábrica, sin que esto afecte al resto de aplicaciones y datos que tengamos almacenados en el mismo. Por tanto se puede decir que esta es una excelente solución para otros muchos problemas que nos podamos encontrar en el sistema operativo de los de Redmond.