¿El uso de tu gráfica o CPU está al 100% en reposo? Así puedes arreglarlo

El administrador de tareas de Windows se ha convertido en una de las herramientas más sencillas para poder tener controlado el hardware de nuestro PC. Podemos ver el uso de la CPU, la memoria RAM, los discos, las tarjetas de red y la tarjeta gráfica para saber si todo está en orden o si algo está usando nuestros recursos sin nuestro permiso. Si nuestro ordenador está en reposo, los recursos deberían estar liberados. Sin embargo, ¿qué ocurre si alguno de ellos, como la GPU, se han quedado al 100%?

Todos los usuarios de Windows 10 que tengan instalada la versión 1909 (November 2019 Updater) o posterior pueden ver el uso de la GPU a pleno detalle desde el administrador de tareas. Para ello no tenemos más que pulsar el atajo de teclado Control + Shift + Esc y, en la pestaña «Rendimiento», encontraremos esta información.

Administrador de tareas Rendimiento Windows

El uso de la CPU, la RAM, los discos, la tarjeta de red y la GPU se actualiza en tiempo real según cómo lo vaya usando nuestro PC. Lo normal es que cuando el ordenador está en reposo, la CPU tenga una gráfica muy baja, la GPU apenas se utilice y la memoria RAM se mantenga estable. De no ser así, es que algo va mal y está usando recursos de nuestro PC. Con los riesgos e inconvenientes que eso supone.

Problemas de que un componente esté constantemente al 100%

El primero de los problemas de que un componente esté funcionando al 100% es el consumo. Normalmente el hardware utiliza la energía adecuada según su carga de trabajo. En reposo, el gasto energético de los componentes es mínimo. Sin embargo, cuando este aumenta, el consumo en vatios aumenta. Y el gasto de luz es mayor. En el caso de un portátil, cuanto mayor es el consumo, menos dura la batería.

Cuanto mayor es el consumo energético de nuestra gráfica o nuestro procesador, mayor es la temperatura que genera. Esto, a la larga, no es bueno para los componentes, especialmente si tenemos un disipador normal. Además, cuanto mayor es la temperatura del PC más rápido giran los ventiladores, y más ruido genera nuestro PC.

Por último, si un componente está funcionando al 100%, está generando un cuello de botella con los demás. Esto se traduce fácilmente en que el ordenador vaya lento. Si la GPU está al 100%, no podrá procesar las peticiones que envíe, por ejemplo, el navegador. Si la CPU es la que está al 100%, entonces no podrá procesar las instrucciones de los programas. Y si la memoria RAM está al 100%, entonces Windows directamente no funcionará en condiciones.

Causas por las que los componentes están a pleno rendimiento

Hay muchas causas por las que un componente puede quedarse funcionando al 100%. Algunas de ellas pueden ser por errores del propio sistema operativo, mientras que otras pueden ser culpa de otro software.

Lo primero que debemos hacer en este caso es reiniciar el ordenador y comprobar si se ha solucionado el problema o, desde el Administrador de tareas, este sigue funcionando al 100%.

Causa 1: un programa o juego mal cerrado

Puede que la causa por la que un componente se ha quedado a pleno rendimiento es porque se ha estado utilizando previamente, pero, al cerrar el programa, este ha quedado en ejecución por error. Puede ocurrir, por ejemplo, al salir de un juego, o al cerrar cualquier programa que requiera muchos recursos (como un programa de edición, o de stress). Incluso puede ocurrir porque Chrome, u otro navegador, se ejecuten en segundo plano.

Programas uso hardware

En caso de que este sea el problema, la solución más rápida y eficaz es reiniciar el ordenador. Cuando vuelva a arrancar, como todos los programas estarán cerrados, el hardware debería estar en reposo. De no ser así, debemos empezar a buscar otras causas.

Causa 2: un virus está usando nuestro PC para minar criptomonedas

Hay malware que utiliza el hardware de nuestro ordenador para generar ingresos a los piratas informáticos. Por ejemplo, el software de minado de criptomonedas. Y los piratas informáticos no lo hacen de manera disimulada, sino que ponen los componentes al 100% (sobre todo la GPU) para generar la mayor cantidad de criptomonedas posible.

Esto es peligro por todos los motivos que hemos comentado anteriormente. Y por ello, lo que debemos hacer es analizar nuestro ordenador con un buen antivirus, y con un anti-malware como Malwarebytes, para detectar la posible amenaza y eliminarla de nuestro ordenador.

Causa 3: un problema con los drivers

Aunque no es muy común, puede ocurrir también que el problema con el hardware se deba a un fallo en los drivers de nuestro ordenador. Y para solucionarlo no queda otra que actualizar manualmente todos los drivers de nuestro PC. Sobre todo los drivers de la tarjeta gráfica y los drivers del chipset de nuestro PC.

También es recomendable asegurarnos de que tenemos Windows actualizado con los últimos parches de seguridad y mantenimiento. Así eliminamos la posibilidad de que sea el propio Windows el que está causando los problemas con nuestros componentes.

Windows Update

Causa 4: el hardware no da más

También puede ocurrir que estemos intentando buscar la culpa en un error con un programa o en un malware, pero en realidad la causa sea que el hardware ya no da más de sí. Esto es algo muy común, por ejemplo, en los portátiles de gama baja con procesadores Atom o Celeron. Incluso en algunos i3 o i5 antiguos y de la serie U.

Aunque los requisitos de Windows no son desorbitados, cuantos más programas usemos, más recursos necesitaremos. Especialmente si utilizamos programas como Chrome o Photoshop. Por ello, si tenemos una tarjeta gráfica de gama baja, o nuestra CPU no brilla por su rendimiento, fácilmente puede ponerse al 100% y ralentizar el resto del funcionamiento del PC.

En este caso no se puede hacer nada. Es una limitación del propio hardware y lo único que podemos hacer para que la CPU y GPU no se pongan al 100% es intentar usar programas más ligeros.