Esta es la manera en la que tu sistema operativo se actualiza con seguridad

El sistema operativo del ordenador, sea cual sea, es quizá el componente software más importante del que disponemos en el equipo, por lo que debemos cuidarlo al máximo. De este dependen el resto de aplicaciones y plataformas que usamos en el día a día, ya hablemos de Windows, macOS o Linux.

Desde hace ya un tiempo, este suele estar diseñado teniendo todo lo relacionado con la seguridad, muy presente. De hecho a medida que pasan los años, este un aspecto cada vez más importante. Es por ello que los sistemas operativos en general, no pueden ser elementos fijos e inamovibles, sino que necesitan crecer y mejorar. Para ello es para lo que necesitamos las actualizaciones.

Las actualizaciones de los sistemas operativos son elementos clave, por lo que normalmente estos elementos deberían ser considerados como fundamentales. Lo más probable es que a falta de las constantes actualizaciones que nos llegan en estos momentos, el PC se convertiría en vulnerable.

Para qué necesitamos actualizar el sistema operativo

Cabe mencionar que existen tres razones por las que las actualizaciones de un sistema son importantes, algo que se puede hacer extensible a cualquier software. En primer lugar debemos tener en cuenta las nuevas funciones que se implementan. Y es que los desarrolladores de sistemas operativos proporcionan nuevas características constantemente. Aunque en ocasiones resulten un tanto molestas, lo cierto es que son básicas para disponer de un software moderno y con lo último.

Por otro lado entra en juego el apartado de la seguridad, ya que es imposible saber todas las vulnerabilidades que puede incluir un programa en un principio. De ahí que las actualizaciones contengan parches de seguridad que refuerzan las defensas del código. Además esto debe ser renovado cada poco tiempo, de lo contrario el peligro crece.

Y para terminar os hablaremos del soporte. Este es el que proporciona a un sistema operativo la “vida”. Esto se debe a que un sistema que ya no reciba soporte por parte de sus desarrolladores, se considera como “muerto” o acabado. Por todo ello un equipo que ya no recibe actualizaciones, perderá gradualmente acceso a nuevas aplicaciones, y será cada vez más vulnerable.

Modos de recibir actualizaciones

Por otro lado, merece la pena reseñar que existen dos maneras de distribuir estas actualizaciones de las que os hablamos. Una es un modelo que se considera como centralizado. Este es aquel en el que una sola empresa gestiona todas las actualizaciones que llegan al equipo, independientemente de la marca o el modelo de este.

Por el contrario, en un modelo descentralizado, las actualizaciones que llegan al sistema operativo provienen de muchas fuentes. Por tanto aquí hay un cierto grado de separación entre los desarrolladores y los que empaquetan las diferentes partes que llegan a los usuarios. Decir que ambos enfoques tienen sus pros y sus contras. Sirva como ejemplo que Windows o MacOS tienen un enfoque centralizado. Sin embargo Linux tiene un modelo que se considera como descentralizado.

Así recibe Microsoft Windows sus actualizaciones (H3)

El sistema operativo para equipos de sobremesa más popular es Windows, como ya sabréis. Pues bien, Microsoft distribuye las actualizaciones del sistema a cualquiera que tenga un PC con Windows. Estas se publican en función de la versión que se ejecute del mismo. Antaño, el cambio a una nueva versión del sistema operativo era mucho más pesada y engorrosa. Pero con Windows 10 la situación es diferente, ya que los de Redmond proporcionaron de forma gratuita, otra forma de actualizar esta versión, todo a través de Windows Update.

Windows Update sistemas

De hecho esta funcionalidad descarga automáticamente las actualizaciones y obliga a los usuarios a instalarlas, lo que no siempre gusta a todo el mundo. Sin embargo esto mantiene los ordenadores actualizados, tan solo deberíamos asegurarnos de crear copias de seguridad de nuestros datos de forma regular, por si acaso. Eso sí, con el paso del tiempo Windows Update ha ido mejorando para que podamos tener cierto control sobre el proceso.

Cómo reciben las actualizaciones los equipos macOS

Decir que por su parte Apple proporciona actualizaciones a su sistema operativo directamente a los usuarios a través de una herramienta de actualización de software dedicada. A diferencia de Windows, MacOS no actualiza automáticamente, pero podemos activar esa función. Las actualizaciones manuales nos dan tiempo a hacer una copia de seguridad de los datos antes de obtener la nueva versión.

Descargar actualización macOS Catalina

Eso sí, la firma de la manzana no indica concretamente cuánto tiempo será compatible cada versión de macOS. Pero por lo general las tres versiones más recientes reciben parches de seguridad, y las nuevas versiones suelen ser anuales. Pero claro, el fin de soporte de las versiones más antiguas puede llegar en cualquier momento sin anuncio oficial. Además la compañía suele listar explícitamente los dispositivos que soportarán cada nueva versión. Si el equipo ya no está en la misma, no recibirá más actualizaciones.

Actualizar distribuciones de Linux de la mejor manera

Normalmente nos referimos a GNU/Linux como simplemente Linux, pero en este caso es importante saber las diferencias. Por ejemplo Chrome OS de Google está basado en Linux, pero la forma en la que opera es diferente a otras versiones de Linux basadas en software GNU. Existen muchos escritorios basados en GNU que podemos descargar. La mayoría nos dan un grado de libertad sobre cómo abordar las actualizaciones. Por lo general las notificaciones llegan automáticamente, aunque debemos descargar e instalar la actualización manualmente.

Linux Mint Debian Edition

Esto es algo que se hace mediante una aplicación, o desde la línea de comandos. Así, la frecuencia con la que recibimos las actualizaciones depende de la distribución de Linux elegida. Por ejemplo podemos usar una versión de Linux hasta que el equipo ya no cumpla con los requisitos mínimos del sistema. Pero si usamos una distribución más específica, corremos un mayor riesgo de perder acceso a las actualizaciones, ya que el proyecto puede dejar de existir.

También debemos tener en cuenta que los escritorios GNU tienen la vida de soporte más larga, por lo que seguirá funcionando mientras el hardware cumpla con los requisitos del sistema. Dado que el software no se desarrolla en una ubicación central, las nuevas actualizaciones y parches pueden estar disponibles durante meses o años.