¿No quieres dar la espalda a Windows 7? Instálalo junto a Windows 10

¿No quieres dar la espalda a Windows 7? Instálalo junto a Windows 10

Rubén Velasco

Usar Windows 7 ya no es seguro. Si aún tienes un ordenador con este sistema operativo te recomendamos actualizar cuanto antes a Windows 10. Este sistema operativo no aporta ahora mismo nada a la informática más que problemas de seguridad. Sin embargo, hay usuario que, por unos motivos u otros, no quieren dar la espalda al ya obsoleto sistema operativo de Microsoft. Y por ello, en este artículo os vamos a explicar cómo podemos tenerlo instalado junto a Windows 10 para usarlo siempre que queramos.

Un ordenador no tiene por qué tener un solo sistema operativo instalado. Hay muchos usuarios que se aprovechan del dual boot para tener instalado en sus equipos distintos sistemas operativos. Por ejemplo, dos versiones de Windows, o un Windows y un Linux para alternar entre los sistemas operativos según sus necesidades. Lo único que necesitamos es espacio suficiente en el disco duro para instalar los sistemas operativos que queramos y un buen gestor de arranque.

Por ello, si no queremos despedirnos aún de Windows 7, por el motivo que sea, así vamos a poder tenerlo instalado sin problemas en nuestro ordenador junto a Windows 10.

Qué necesitamos para instalar los dos sistemas operativos

Si nuestro ordenador está ejecutando ya Windows 7, podrá ejecutar sin problemas Windows 10. Lo único que vamos a necesitar para poder instalar estos dos sistemas operativos en el PC es:

  • USB o medio de instalación de Windows 7.
  • USB o medio de instalación de Windows 10.
  • Dos discos duros. O en su defecto, dos particiones (una para cada sistema operativo).

Como siempre, os recomendamos también contar con una copia de seguridad de los archivos más importantes de nuestro ordenador. El proceso es totalmente seguro, pero siempre podemos equivocarnos en uno de los pasos (por ejemplo, al elegir disco duro o partición), y por ello, siempre es mejor prevenir.

El truco: instalar primero Windows 7

Siempre que se van a instalar dos o más sistemas operativos en un ordenador se recomienda instalarlos de menos compatible, o más antiguo, al más nuevo o más compatible. Por ejemplo, en el caso de un dual boot Windows-Linux se recomienda siempre instalar en primer lugar Windows, para que Linux, y su gestor de arranque, detecten directamente Windows. De hacerlo al revés podemos tener problemas.

En este caso, lo que debemos hacer es instalar Windows 7 en primer lugar. Si aún no hemos creado las particiones en nuestro disco duro, durante el proceso de instalación de Windows 7 podremos hacerlo.

Si no, también podemos usar el gestor de particiones del asistente de instalación de Windows 10 para crearlas, y después comenzar con la instalación de Windows 7.

Particiones instalar Windows 7 y Windows 10

Una vez tenemos las particiones instalamos Windows 7 en la partición que queramos, y seguimos el asistente hasta completar la instalación, hasta que veamos el escritorio de nuestro sistema operativo.

Escritorio Windows 7 instalado

Una vez hayamos alcanzado este punto, el siguiente paso es instalar Windows 10. Durante el proceso de instalación debemos elegir el segundo disco duro o la segunda partición que deberíamos tener creada.

Seguimos el asistente igualmente hasta que termine la instalación de Windows 10.

Escritorio Windows 10

Ya tenemos nuestro dual boot instalado. Si entramos en las opciones avanzadas de arranque de Windows 10 podremos ver cómo nos ha detectado los dos sistemas operativos.

Sistemas operativos instalados en W10

Y cuando arranquemos el ordenador de cero podremos elegir con cuál queremos hacerlo, si con Windows 7 o con Windows 10.

Boot Windows 10 con Windows 7

¿Y qué pasa si los instalo al revés?

Aunque no tiene por qué pasar nada, y todo debería funcionar con normalidad, al ser Windows 7 un sistema operativo más antiguo que Windows 10, puede ocurrir que no detecte nuestro sistema operativo.

Pero si tenemos Windows 10 ya instalado en nuestro ordenador, y no queremos borrarlo para instalar Windows 7 después volver a instalar 10, entonces podemos probar suerte. Instalaremos Windows 7 en nuestra segunda partición, o disco duro, y listo.

Cuando termine el proceso de instalación, y hayamos llegado hasta el escritorio, ya podemos reiniciar. Si todo ha ido bien, veremos el clásico gestor de arranque de Windows 7 (que es más feo que el de Windows 10) y desde él podremos elegir qué sistema operativo queremos arrancar.

Boot Windows 7 con Windows 10

Y si no nos gusta el gestor de arranque de Windows 7, siempre podemos instalar un gestor independiente que nos permita controlar los sistemas operativos que tenemos instalados en el PC.

Incluso reservar una tercera partición para Ubuntu, teniendo en un mismo PC Windows 7, Windows 10 y Linux y pudiendo elegir, desde GRUB, qué sistema operativo queremos arrancar.