Cómo hacer un inicio limpio en Windows 10 paso a paso

Si eres usuario del sistema operativo de Microsoft, entonces seguro que en más de una ocasión hayas oído hablar del modo seguro de Windows 10, Incluso es posible que hayas tenido que hacer un inicio del sistema en este modo para tratar de solucionar algún problema en el equipo. Sin embargo, es posible que no hayas oído hablar del inicio limpio de Windows, aunque quizás muchos piensen que es lo mismo que el modo seguro. Concretamente, son dos estados en los que podemos ejecutar Windows 10 en condiciones mínimas para tratar de detectar conflictos o errores en el sistema pero que tienen sus diferencias. A continuación, vamos a mostrar cómo hacer un inicio limpio en Windows 10.

Básicamente, debemos entender el inicio limpio en Windows 10 como una forma de arrancar el sistema como si no tuviéramos ninguna otra aplicación de terceros instalada en el equipo, ya que de esta manera, todos los servicios y aplicaciones que no sean de Microsoft quedan desactivados en el inicio del sistema. Por su parte, Windows 10 seguirá funcionando completamente.

Pasos a seguir para realizar un inicio limpio de Windows 10

Para iniciar el sistema bajo las condiciones mencionadas anteriormente, lo primero que tenemos que hacer es abrir una ventana Ejecutar de Windows 10 y escribir el comando msconfig. Una vez hecho esto, pulsamos en Aceptar o Enter y se nos abrirá la ventana de Configuración del sistema.

Ahí, dentro de la pestaña General nos van a aparecer diferente maneras de inicio del sistema, Inicio normal, Inicio con diagnóstico e Inicio selectivo. Por defecto aparecerá marcada la opción de Inicio normal, pero en este caso lo que tenemos que hacer es marcar la opción Inicio selectivo.

Una vez hecho esto, veremos cómo se activan las diferentes opciones dentro del Inicio selectivo, lo cual nos permite desmarcar la opción Cargar elementos de inicio. A continuación, nos vamos a la pestaña Servicios y marcamos la casilla Ocultar todos los servicios de Microsoft que encontramos en la parte inferior izquierda.

Con todos los servicios de Microsoft ocultos, veremos como en el listado de servicios nos aparecen el resto de servicios que no son de la compañía y que debemos desactivar mediante el botón Deshabilitar todos. No debemos olvidar pulsar sobre el botón Aplicar y Aceptar de la ventana de Configuración del sistema para que los cambios efectuados se guarden correctamente.

Ahora, ya solo nos queda abrir el administrador de tareas de Windows 10, ir a la pestaña Inicio, seleccionamos cada elemento de inicio manualmente y pulsamos en Deshabilitar. Pulsamos en Aceptar para que se guarden los cambios y cerramos el administrador. Por último, sólo nos queda reiniciar nuestro equipo y a continuación se realizará el inicio limpio

Para salir de este modo, lo que tenemos que hacer es deshacer todos los cambios que hemos hecho anteriormente. Es decir, tendremos que abrir de nuevo la ventana de configuración del sistema e indicar que se haga un inicio normal, habilitar los servicios y volver a habilitar los elementos de inicio desde el adminsitrador de tareas. Reiniciamos de nuevo el equipo y saldremos automáticamente del inicio limpio de Windows 10.