Todas las formas de cerrar tu sesión en Windows 10

Siempre te puede hacer falta saber las distintas formas de cerrar sesión en Windows 10, o en su defecto, de apagar el ordenador. También cabe la posibilidad de que el PC deje de responder y necesites hacer uso de estos métodos que os vamos a explicar a continuación.

A todos alguna vez nos ha dejado de responder el equipo, y buscábamos la forma de apagarlo o cerrar la sesión sin tener que hacer el apagado forzoso. Del que hablamos es del apagado, con el que dejamos pulsado el botón de apagar de nuestro ordenador. Este sistema no es muy recomendable, ya que puede dañar el sistema o alguno de los componentes de nuestro equipo. Al mismo tiempo, al utilizar este método, es muy posible que perdamos toda la información de las aplicaciones que tengamos abiertas.

En caso de cerrar sesión, volvemos a la pantalla de inicio de Windows, en el que debemos volver a introducir la contraseña del equipo y el usuario. En el caso del apagado, el ordenador se cerrará por completo, incluidas aplicaciones, procesos y demás.

Evita perder tus datos al cerrar sesión

El proceso de cierre de sesión de Windows, como hemos explicado, lo que hace es finalizar todos los procesos iniciados por el usuario. De esta manera, solo quedan los procesos del sistema (iniciados por SYSTEM) y volvemos a la pantalla de login para volver a iniciar sesión. Al finalizar estos procesos, podemos perder toda la información que no hayamos guardado.

Para evitarlo, antes de cerrar sesión en Windows 10 debemos asegurarnos de que hemos guardado todos los documentos que tuviéramos abiertos. Por ejemplo, hemos guardado los documentos de Word, hojas de Excel o imágenes que estuviéramos editando en Photoshop. De no hacerlo, la información desaparecerá. También es importante asegurarnos de cerrar los programas que estén funcionando en segundo plano, como clientes de descarga torrent, para que tampoco haya pérdida o corrupción de datos.

No podemos confundir el cierre de sesión con el modo de suspensión de un ordenador con Windows, ya que son muy diferentes. Cuando suspendemos el PC con el sistema operativo de los de Redmond lo que hacemos es precisamente eso, suspenderlo temporalmente sin llegar a apagarlo. Sin embargo, al cerrar la sesión, que es lo que está mostrando precisamente en estas líneas, le indicamos al sistema operativo que hemos terminado con las tareas y vamos a empezar una nueva sesión o con un nuevo usuario.

Lo que os queremos decir con todo esto es que, si suspendemos el equipo, lo habitual es que no tengamos que guardar los datos de las aplicaciones abiertas. Pero con todo y con ello os recomendamos, si es posible, que lo hagáis. Aunque en un principio la suspensión no cierra nada de lo que tengamos abierto en Windows, y por tanto los documentos continúan abiertos, algo puede fallar. Y es que el modo de suspensión en multitud de ocasiones ha dado problemas a muchos usuarios a la hora de volver a la vida. Por tanto, en el caso de que tengamos algún problema a la hora de salir del modo de suspensión, igualmente perdemos los datos y ficheros no guardados, como sucede cuando cerramos la sesión.

Diferentes maneras de cerrar sesión en Windows

A continuación, os vamos a mostrar las diferentes opciones que tenemos para el cierre de sesión del equipo. Recordamos que esto puede provocar el cierre de las aplicaciones y por tanto pérdida de datos. Debido a ello es recomendable guardar todas las tareas realizadas y que no se quieran perder.

Ahora hay que mencionar que el propio sistema operativo, principalmente debido a la importancia de esta acción que vamos a llevar a cabo, nos propone muchas maneras de hacerlo. Esto nos permitirá elegir el modo de usar el cierre de sesión cómo nos resulte más cómodo o sencillo. De estas propuestas es precisamente de las que os vamos a hablar a continuación para que podáis decantaros por la que más nos interesa en cada caso. Además, la selección también puede variar dependiendo de lo que estemos haciendo en ese momento en Windows.

Desde menú Inicio

El método más corriente y usado es el cierre de sesión mediante el menú Inicio de Windows, elemento y función que podemos localizar en Inicio > Perfil (Nombre) > Cerrar sesión.

Cierre sesión inicio

Desde el menú contextual del botón inicio

Esta opción es un poco menos conocida y utilizada que la anteriormente mencionada, pero también es una alternativa que nos permite el cierre de sesión o el apagado del equipo en caso necesario. Para ello en primer lugar situamos el cursor sobre el botón de Inicio. después hacemos clic con el botón derecho y pinchamos en  Apagar o Cierre sesión > Cerrar sesión / Apagar

Menu WinX

Combinación de teclas Ctrl + Alt + Supr

De igual modo este es uno de los métodos más habituales para cerrar una sesión en Windows 10. Como bien indica su nombre, para acceder a esta funcionalidad nos dirigimos al teclado y presionamos la combinación de teclas Ctrl + Alt + Supr.

menu

Combinación de teclas Alt + F4

Otra opción que disponemos es con el lanzador Alt + F4, el que nos da distintas posibilidades entre las cuales está la de cerrar la sesión actual o apagar el ordenador. Aquí, las opciones disponibles son:

  • Cambiar de usuario
  • Cerrar sesión
  • Apagar
  • Reiniciar

Para ello, como su nombre indica, en el teclado pulsaremos Alt + F4 y elegimos la que nos interese en cada caso.

apagar Windows

Consola de comandos de Windows 10

La última opción que disponemos para el cierre de sesión es mediante la consola de comandos en la que tenemos que introducir la siguiente orden para lograr que se cierre la sesión actual en el sistema. Para empezar y acceder al Símbolo del sistema, tecleamos CMD en el cuadro de la combinación de teclas Windows + R. Entonces se abrirá una ventana, donde ya podemos escribir el comando shutdown -L.

shutdown windows

Otro comando con el cual podemos apagar el ordenador, tanto en ese instante como para programar el apagado es shutdown -s -t «0». Al mismo tiempo podremos hacer uso de shutdown -s -t «3600» para especificar un período de tiempo. Estas son las opciones que tenemos disponibles para el apagado y cierre de sesión de nuestro equipo, pero hay que recordar que esto se puede traducir en posibles pérdidas de información.

Por lo tanto, siguiendo los pasos que mencionamos anteriormente, podremos realizar el apagado del sistema de forma segura evitando el apagado forzado.

Cerrar sesión vs bloquearla

Como hemos explicado, cerrar la sesión se encarga de finalizar todos los procesos propios de nuestro usuario que tenemos abiertos en nuestro PC. Pero Windows sigue cargado a la espera de que iniciemos sesión de nuevo con un nuevo usuario, o con el mismo.

Sin embargo, puede que lo que queramos es evitar que otras personas tengan acceso a nuestro ordenador mientras no estamos. Pero no podemos cerrar la sesión porque tenemos programas, trabajos y procesos en ejecución. Entonces lo que nos interesa es bloquear el equipo.

Al hacerlo, volveremos a la pantalla de login de Windows, pero nuestra sesión estará abierta. Podremos retomarla en cualquier momento con solo escribir la contraseña en el PC, o si lo preferimos podremos iniciar sesión con cualquiera de los otros usuarios que tengamos en nuestro PC, dejando al nuestro en segundo plano.

Cómo bloquear la sesión en Windows 10

Es posible que alguna vez queramos evitar que otros puedan usar nuestro ordenador sin permiso, pero no queramos cerrar la sesión. Por ejemplo, si tenemos un programa abierto en segundo plano (como un cliente de descargas), puede que nos interese que la sesión siga iniciada, aunque bloqueada.

Bloquear la sesión es muy sencillo. Y aunque hay varias formas de hacerlo, la más rápida y conocida es usar el atajo de teclado Windows + L. Al pulsarlo podremos ver que nuestra sesión se bloquea y vamos directamente a la ventana de selección de usuario de Windows.

Bloqueo sesión Windows 10

Si otro usuario quiere usar el ordenador puede hacerlo iniciando sesión con su usuario directamente desde esta ventana. Y si una persona que no tiene permiso intenta usar el ordenador no podrá hacerlo sin la contraseña de nuestra cuenta de Microsoft.

Cierto es que el sistema operativo de los de Redmond nos permite acceder a todo el contenido de este sin tener hay que usar contraseña. Sin embargo, tal y como os hemos comentado en tantas ocasiones, aunque seamos los únicos que utilizamos este ordenador, lo recomendable es mantener una contraseña o un PIN en todo momento. Más si son varios los usuarios que usan el PC, situación en la que esto se convierte en algo imprescindible y casi obligatorio.