¿Tienes dos monitores? Así puedes usar fondos diferentes en cada uno de ellos en Windows 10

Las configuraciones multi-monitor son bastante frecuentes estos días, sobre todo en quienes utilizan el ordenador para trabajar y suelen tener abiertas dos o más aplicaciones al mismo tiempo. Windows nos permite configurar los dos monitores de diferentes formas, ya sea en modo duplicado (para que en los dos aparezca lo mismo) o en modo extendido, para que el segundo monitor sea una continuación del primero. Por defecto, el fondo de pantalla principal se utilizará también en el monitor secundario. Sin embargo, puede que nos interese más usar fondos de pantalla diferentes en cada pantalla, algo que, aunque muchos no lo saben, Windows 10 nos permite configurar.

Mientras que en las versiones antiguas de Windows esto no era posible, en las últimas versiones de Windows 10 es posible configurar distintos fondos de pantalla para los distintos monitores que tengamos conectados al PC. Y además, es posible hacerlo sin necesidad de usar software de terceros, tal y como os vamos a mostrar a continuación.

Windows 10 nos permite realizar esta configuración de dos formas distintas. En estas mismas líneas vamos a ver cómo sacar el máximo provecho a ambas. Además debemos tener en cuenta que todo ello lo podremos hacer de un modo sencillo y en pocos segundos.

Cómo elegir fondos de pantalla diferentes para dos o más monitores

Método 1

El primero de los trucos para configurar fondos de pantalla diferentes para dos o más pantallas conectadas al PC es hacerlo directamente desde las fotos guardadas en nuestro PC. Como ya sabemos, si hacemos clic con el botón derecho sobre una foto veremos la opción de «Establecer como fondo de escritorio«.

Elegir foto fondo pantalla dos monitores W10

Si tenemos, por ejemplo, dos monitores conectados a nuestro ordenador, podemos seleccionar los dos fondos de pantalla que queremos usar (pulsando control y haciendo clic, en orden, sobre las dos imágenes) y a continuación elegir la opción «Establecer como fondo de escritorio» que acabamos de ver.

La primera foto seleccionada se configurará como fondo de pantalla del primer monitor y la segunda en el segundo monitor. Si tenemos más monitores conectados, el proceso será el mismo seleccionando tantos fondos como pantallas tengamos conectadas.

Método 2

Además del truco anterior (que suele ser el más rápido), Windows 10 también nos permite hacer esto desde el menú de Configuración del sistema operativo.

Para ello, abriremos este menú de Configuración y nos desplazamos hasta «Personalización > Fondo«. Desde aquí podemos cambiar el fondo de pantalla de nuestro PC. Si elegimos uno sin más, este se utilizará en los dos monitores por igual.

Sin embargo, si hacemos clic con el botón derecho sobre un fondo, podremos ver un menú contextual. Si tenemos dos o más monitores conectados al PC veremos que, además de «Establecer como fondo de escritorio» nos aparecen otras opciones.

Desde ellas podremos elegir si queremos que ese fondo se use en el monitor 1 o en el 2.

Apartado cambiar fondo pantalla Windows 10

Como podemos ver, con este sencillo truco podemos mejorar la personalización de nuestro escritorio con mucha facilidad. Recordamos que para poder hacer esto necesitamos tener instalado en nuestro ordenador las últimas versiones de Windows 10. Las versiones anteriores del sistema operativo no nos dejarán llevar a cabo esta configuración.

Si sueles trabajar a menudo con dos monitores, además, te recomendamos leer el siguiente artículo con los mejores atajos de teclado para trabajar con dos o más pantallas al mismo tiempo.

Ventajas de usar dos monitores en Windows

En estos momentos son muchas las aplicaciones de las que hacemos uso en Windows 10, por lo que el trabajo con dos pantallas nos será muy útil. Y es que al margen de los fondos de los que os hemos hablado en estas mimas líneas, las ventajas y funcionalidad de este uso son innegables. Esto se debe a que podremos trabajar con esos programas a los que os hacíamos referencia, de un modo mucho más cómodo a la vez que funcional. De este modo podremos repartir las ventanas abiertas en ambos escritorios para así crear un amplio entorno de trabajo multimonitor.

Esto nos ahorra, como os podréis imaginar, andar constantemente haciendo uso de la combinación de teclas Alt + Tab para cambiar entre ventanas abiertas. Al mismo tiempo todas ellas, o al menos las que nos entren en ese espacio, las tendremos a la vista en todo momento. Además las más recientes versiones de Windows incluso nos presentan algunas funciones implementadas para este tipo de tratamientos en concreto, como hemos visto.

Por otro lado, el mismo sistema operativo nos permitirá, si uno de ellos es de mayor formato, siempre tenemos la posibilidad de enviar el contenido de una a otra. Por ejemplo, podemos trabajar con un ordenador portátil, donde el tamaño de pantalla está un tanto limitado, en un monitor mucho mayor enviando la señal de vídeo a este de manera cómoda y directa.