Si no te gusta Windows 10, así puedes bajar las ISO oficiales de Windows 7 y 8.1

Cuando nos referimos a los actuales sistemas operativos para equipos de sobremesa, a pesar de la amplia disponibilidad, el más extendido es Windows 10. De unos meses a esta parte se ha convertido en el líder indiscutible de estos entornos, aunque no es el único que hay.

Así, muchos usuarios en todo el mundo se siguen decantando por otras propuestas alternativas, como las distribuciones de Linux, por ejemplo. También nos encontramos con los usuarios de equipos Apple y su macOS, además de las versiones antiguas del mismo Windows de Microsoft.

No todo el mundo está dispuesto a usar Windows 10

Y es que como quizá muchos de vosotros sepáis de primera mano, en pleno año 2020 Windows 10 sigue levantando muchas suspicacias. De hecho una buena cantidad de usuarios, que se cuentan por millones, todavía desconfían de esta versión del sistema operativo. Es por ello que estos prefieren hacer uso de versiones más antiguas, como sucede con Windows 7 o Windows 8.1. Todo ello a pesar de que Windows 7 ya dejó de recibir soporte oficial de Microsoft hace unos meses.

Por tanto y a pesar de los continuos esfuerzos de los de Redmond para que los usuarios migren a la versión más reciente del software, no todos están dispuestos. Todo es respetable, por supuesto, por lo que os vamos a mostrar la manera de haceros con las versiones ISO oficiales de estos. De este modo, en caso necesario, si queréis instalar Windows 7 u 8.1 desde cero en vuestro PC, desde aquí lo conseguiréis fácilmente.

Pero claro, el simple hecho de que dispongamos de la imagen ISO oficial de cualquiera de las dos versiones del sistema, no significa que lo podamos usar gratis. Como os podréis imaginar, de manera paralela vamos a necesitar disponer de las correspondientes claves de producto. De hecho, tal y como nos recomienda la propia Microsoft, estas ya deberían estar en nuestro poder antes de formatear el PC para hacer la instalación limpia.

Al mismo tiempo se recomienda disponer de algún soporte para almacenar la ISO que usaremos para la instalación, con espacio suficiente, alrededor de 4 gigas.

Descarga la ISO oficial de Windows 7 para instalarla en tu PC

Llegados a este punto, decir que en el caso de que nos decantemos por hacernos con la ISO de Windows 7, esto es algo que tendremos la oportunidad de hacer desde aquí. Eso sí, como os comentamos con anterioridad, antes de nada vamos a necesitar la mencionada clave original del producto.

Clave descargar windows 7

Es más, antes de comenzar con el proceso de descarga como tal, vamos a necesitar introducir la clave en el correspondiente cuadro de verificación. Una vez hayamos hecho esto, ya podremos empezar a bajar la ISO. Para ello no tenemos más que seguir el asistente que aparecerá en pantalla donde indicamos la arquitectura del equipo, 32 o 64 bits, entre otras cosas. Entonces ya podremos guardar esa ISO en el soporte que hayamos elegido, para realizar una instalación limpia en el equipo de Windows 7.

Instala desde cero la ISO oficial de Windows 8.1

Pero también se puede dar el caso de que prefiramos hacernos con una copia de la ISO oficial de una versión del sistema operativo algo más moderna. Aunque menos popular que el “querido” Windows 7, Windows 8.1 aún tiene sus adeptos, por lo que igualmente os mostraremos cómo conseguir la ISO de este sistema.

Versión Windoes 8.1

Eso sí, al igual que en el caso anterior, para que podamos usarlo a lo largo de los meses y años venideros sin problemas, aquí también vamos a necesitar la clave del producto. Por tanto, lo primero que haremos será conectarnos desde el navegador a la web de Microsoft para la descarga.

Arquitectura 8.1 ISO

En la web que aparecerá en pantalla, lo primero que hacemos en este caso es indicar la edición de Windows 8.1 con la que nos queremos hacer. Una vez validada la selección, en la misma web tendremos que especificar el idioma de la descarga, además de la arquitectura. Automáticamente ya dispondremos de un enlace válido para las próximas 24 horas con el que damos comienzo a la bajada de la ISO.