Cambia fácilmente la ubicación por defecto de tus datos en Windows 10

Cuando instalamos Windows 10 en nuestro PC, muchas de las funciones que este sistema operativo trae consigo, vienen predefinidas por defecto. Pero claro, hay que tener en cuenta que muchas de estas pueden ser modificadas posteriormente.

De este modo lo que logramos es tener un software mucho más personalizado en nuestro trabajo diario con el equipo. Hay que tener en cuenta que Windows 10 es un sistema que no para de crecer y de aumentar en cuanto a su versatilidad. Pero al mismo tiempo, la firma desarrolladora, Microsoft, es plenamente consciente de que los usuarios requieren tener cada vez más control. De este modo lo que se permite, en la medida de lo posible, es personalizar muchas de las características que se van implementando.

Esto es algo de lo que ya os hemos hablado en multitud de ocasiones en el pasado, ya que aprender todo esto es algo que viene bien a la mayoría. Y esto no solo se refiere a la interfaz de usuario haciendo uso de temas, fondos de pantalla o colores, sino también a funciones muy importantes. De hecho es una de ellas es en la que nos vamos a centrar en las próximas líneas y que seguro os será de gran utilidad.

Por todo ello, a continuación os vamos a mostrar la manera de cambiar las ubicaciones de almacenamiento que en principio vienen predeterminadas en Windows 10. Y es que se puede dar el caso de que, dependiendo del tipo de uso o datos, queramos almacenar estos en distintas unidades. Hay que tener en cuenta que a priori Windows 10 guarda todos los tipos de datos con los que podemos tratar, en la misma unidad donde instalamos el sistema operativo. En concreto nos referimos a archivos de uso tan común como nuestros documentos ofimáticos, las imágenes, la música, los vídeos, etc.

No debemos guardar todo en una misma unidad de Windows 10

De este modo estos ficheros se van almacenando, al menos por defecto, en una única unidad del equipo, lo que no siempre nos puede resultar interesante ni efectivo. Decir que esa ubicación que la propia Microsoft establece por defecto cuando instalamos el sistema desde cero es la que muchos prefieren, pero no es la más recomendable. Decimos esto porque dependiendo del tipo de trabajo que llevemos a cabo, o de los ficheros que prioricemos, algunos deberían guardarse en otras unidades. Por ejemplo se puede dar el caso de que algunos prefieran almacenar su archivos ofimáticos o fotográficos en otra partición o disco duro de los que tenemos instalados en el PC. Esto es algo que se puede dar por motivos de seguridad o de espacio, por ejemplo.

Configuración Windows 10

Es por todo ello que, llegado el caso, el propio Windows 10 nos permite cambiar y personalizar esas ubicaciones de disco por defecto, como os mostraremos a continuación. Esto por ejemplo se puede usar si disponemos de un disco SSD de poco espacio donde está Windows 10, además de otro disco HDD más lento, pero de mucha más capacidad. Así, es posible que nos interese guardar las fotos y los vídeos en el segundo y dejar el primero para el sistema.

Pues bien, todo esto es algo que vamos a lograr a través de la aplicación Configuración de Windows 10, a la que accedemos desde la combinación de teclas “Win + I”. Por tanto, a continuación aparece la ventana correspondiente a esta funcionalidad integrada.

Gestiona los datos a guardar en Windows 10 desde Configuración

Una vez estemos situados en esta aplicación del sistema operativo, debemos pinchar en la opción de “Sistema” para ver todas las opciones disponibles en este apartado. Así, de entre todas las que encontramos en la parte izquierda de la interfaz, en este caso en concreto nos decantamos por la llamada “Almacenamiento».

Almacenamiento Windows 10

Entonces tendremos que situarnos un poco más abajo en esta misma ventana, hasta que localicemos el enlace que reza “Cambiar la ubicación de almacenamiento del contenido nuevo”, donde pinchamos. Será entonces cuando ya podremos ver el apartado que realmente nos interesa en estas líneas. Entonces el sistema nos pasará a una nueva pantalla en la que se muestran todas las unidades de almacenamiento predeterminadas.

Estas en concreto hacen referencia a un total de seis tipos de datos diferentes. Entre estos nos encontramos con las aplicaciones que instalamos, los documentos, la música, fotos y vídeos, películas y series, y por último mapas. Como podréis comprobar de primera mano, en un principio Windows 10 establece para todo ello, la unidad C para guardar estos archivos.

Unidades disco Windows 10

Pero claro, como os comentamos con anterioridad, esto es algo que vamos a tener la posibilidad de modificar y personalizar. Por tanto, para poder llevar a cabo estas tareas que os comentamos, lo que hacemos es pinchar en la lista desplegable que se sitúa a la derecha de cada uno de los tipos de datos. Así, al pulsar sobre cada una de las propuestas comentadas con anterioridad, la lista mostrará el resto de opciones disponibles en este momento.

Ventajas de guardar nuestros datos en distintas ubicaciones

Como no podía ser de otro modo, aquí se muestran las unidades de disco que tenemos instaladas en el equipo, además de las particiones que están disponibles en el mismo en ese instante. Por tanto, para cambiar no tendremos más que situarnos en el correspondiente tipo de archivo y seleccionar la unidad o partición sobre la que deseamos volcar esos datos.

Eso sí, debemos tener en cuenta que este será un cambio permanente, pero que se hará efectivo a partir de ese momento, los anteriores seguirán en la unidad principal. Una vez que hayamos realizado los cambios, estos se guardarán y aplicarán de manera instantánea en Windows 10.

Rutas

De igual modo debemos tener muy en consideración que si seleccionamos una unidad extraíble como un disco duro externo o memoria USB, no habrá problema alguno. Pero claro, es evidente que esta no es la mejor opción a no ser que la unidad en cuestión esté permanentemente conectada al ordenador.

Para terminar os diremos que el correcto almacenamiento de datos, nos servirá para poder gestionar de un modo mucho más efectivo es espacio disponible en las unidades. Al mismo tiempo nos servirá para localizar y distribuir de una manera más ordenada los contenidos con los que trabajamos a diario.

Guardar los datos en OneDrive

OneDrive es el servicio de almacenamiento en la nube de Microsoft que, para bien o para mal, está muy integrado dentro del sistema operativo. Podemos tener 15 GB gratis por registrarnos, o conseguir hasta 1 TB de almacenamiento para guardar nuestros datos si nos apuntamos a Office 365.

Entre las muchas opciones que nos ofrece OneDrive, una de las más útiles para evitar perder nuestros datos y tenerlos siempre disponibles son las copias de seguridad. Este cliente nos va a permitir sincronizar con la nube nuestro escritorio, y las carpetas personales, de manera que nuestros archivos estén siempre seguros.

Copia seguridad datos nube OneDrive

Además de tener nuestros datos siempre protegidos, también vamos a poder disponer de ellos desde cualquier lugar. Sin duda, una gran opción para salvaguardar nuestros datos que no podemos pasar por alto.

Cambiar la ruta de las carpetas personales

Si solemos usar por defecto las carpetas que nos crea Windows dentro de nuestro perfil (por ejemplo, la de fotos, vídeos, descargas, etc), debemos saber que Microsoft también nos permite elegir dónde guardar los archivos, manteniendo la carpeta siempre en su sitio.

Lo que debemos hacer en este caso es localizar la carpeta en cuestión de la que queremos cambiar la ruta. Hacemos clic con el botón derecho sobre ella, abrimos las propiedades de la carpeta, y nos colocamos en la carpeta «Ubicación«.

Cambiar directorio descargas W10

Aquí podemos cambiar el directorio donde queremos que se guarden todos los datos. Podemos mover la carpeta actual a un nuevo disco duro o directorio, buscar uno nuevo (dejando los datos donde están ahora) o, si queremos volver a la de siempre, restaurar la ruta predeterminada.