Esta opción permite mejorar el rendimiento de la GPU en Windows 10

Esta opción permite mejorar el rendimiento de la GPU en Windows 10

Rubén Velasco

No es nada nuevo que Microsoft está esforzándose en convertir Windows 10 en un sistema operativo que permita a los usuarios sacar el máximo provecho posible a los juegos. Además del «Modo de juego», de la «Game Bar», de las funciones de Xbox incluidas en el sistema operativo y de su Game Pass y la Microsoft Store, con la llegada de Windows 10 May 2020 Update, el sistema operativo ha estrenado una nueva función como parte de DirectX 12 Ultimate que permitirá reducir la latencia y mejorar el rendimiento de los juegos. Así es GPU Scheduling.

GPU Scheduling, o «Programación de GPU acelerada por hardware» es una nueva función introducida en Windows 10 para mejorar aún más el rendimiento de los juegos. Esta función lo que hace es permitir que la GPU administre su memoria en lugar de delegar esta tarea al sistema operativo. De esta manera, al activarla, los usuarios conseguirán un mayor rendimiento y una menor latencia. Y esto se traduce en más FPS y fluidez en los juegos.

Por defecto, esta característica viene desactivada a los usuarios por motivos de compatibilidad, ya que para poder usarla debemos cumplir una serie de requisitos.

Requisitos

Lo primero de todo es que, para poder usar esta función, es necesario haber actualizado nuestro ordenador a Windows 10 May 2020 Update. Esta característica no está disponible en las versiones anteriores a la 2004 de Windows 10 y, por lo tanto, no podremos activarla.

Además, es necesario contar con una tarjeta gráfica NVIDIA que sea compatible con esta característica, ya que las gráficas integradas en la CPU, por ejemplo, no lo son. Por supuesto, también debemos asegurarnos de tener los drivers de la gráfica actualizados. El soporte para GPU Scheduling se introdujo con la versión 451.48 de los drivers GeForce Game Ready. Esta nueva versión de los drivers se puede descargar desde aquí, o desde el panel de GeForce Experience en caso de tenerlo instalado.

NVIDIA Drivers 451.48

Si cumplimos con lo anterior, ya podremos habilitar esta nueva opción.

Activar Programación de GPU acelerada por hardware

Para activar esta función, lo que debemos hacer es abrir el menú de Configuración de Windows 10 (podemos hacerlo con el atajo de teclado Windows + I), y dentro de él nos iremos al apartado «Sistema» > «Pantalla». Y dentro de las opciones de pantalla buscaremos en la parte inferior el apartado «Configuración de gráficos«.

Entramos en este apartado, y podremos ver una pantalla de configuración como la siguiente. El apartado que nos interesa a nosotros es el de «Programación de GPU acelerada por hardware«, que cuenta con un interruptor que, como veremos, está apagado.

Activar Programación de GPU acelerada por hardware en W10

Debemos hacer clic sobre este interruptor para encenderlo y listo. Esta nueva característica empezará a funcionar después de reiniciar el ordenador. No tendremos que hacer nada más.

¿Problemas de rendimiento? Así puedes desactivar la programación de GPU

En un principio, esta característica está pensada para que todos los usuarios de Windows 10 puedan sacar mayor provecho a su tarjeta gráfica por defecto, sin tener que configurar más que activar esta función. Sin embargo, algunos usuarios aseguran que, después de activar el GPU Scheduling, el rendimiento de los juegos ha bajado, y algunos títulos, como GTA V, experimentan bajones importantes de FPS.

En caso de experimentar estos problemas bastará con volver al mismo apartado donde hemos activado esta característica y desmarcar su interruptor. Tras reiniciar el ordenador, la programación de GPU acelerada por hardware estará desactivada, y la gestión de memoria de la GPU volverá a funcionar como lo ha hecho siempre, erradicando los posibles problemas que pudieran haber aparecido a raíz de activarla.

Otras ventajas de DirectX 12 Ultimate

Además de poder activar el GPU Scheduling, el nuevo DirectX 12 Ultimate trae una gran cantidad de mejoras relacionadas con el rendimiento de los juegos. La primera de ellas es DirectX Raytracing 1.1, una nueva API para Ray Tracing que incluye nuevas capacidades para el trazado de rayos más allá de las gráficas de NVIDIA. Gracias a ello, todos los usuarios podrán beneficiarse de esta impresionante mejora visual sin tener que depender de un hardware concreto como ocurre hasta ahora. Lo único que se necesita es que los desarrolladores implementen esta API dentro de los juegos.

Además, el trazado de rayos de DirectX 12 Ultimate es mucho más eficiente que el actual, y ofrece una calidad extraordinaria.

También se ha incluido el «Variable Rate Shading«. Los Shaders son los encargados de decir al sistema cuál debe ser el color, el brillo y el contraste de cada píxel. Esto implica un coste computacional tremendo (y, por tanto, una pérdida de rendimiento). Gracias a esta tecnología solo se usarán los shaders para los objetos más importantes del juego, usando algoritmos inteligentes para colorear el resto de elementos secundarios (por ejemplo, los árboles). El usuario no notará diferencia, pero sí ganará rendimiento.

Otra característica similar es la nueva API Mesh Shaders, que utiliza algoritmos inteligentes para construir mundos más detallados y dinámicos de forma mucho más eficiente. Los objetos primarios tendrán mucho más detalle, mientras que los secundarios tendrán menos polígonos, consiguiendo que la GPU mantenga mejor unos FPS elevados sin sacrificar la calidad.

Y, por último, también se ha incluido un nuevo sistema Sampler Feedback, similar a los anteriores, que permite mejorar la calidad visual de los juegos, reducir los tiempos de carga y tener mucho menos stuttering reutilizando colores y objetos ya generados y trabajando de manera mucho más eficiente.

El nuevo DirectX 12 Ultimate está disponible para Windows 10 May 2020 Update (y futuras versiones) y para la nueva Xbox Series X.