Abre CMD y PowerShell como Administrador por defecto en Windows

El sistema operativo Windows 10 está compuesto por una enorme cantidad de aplicaciones, funciones y características que nos facilitan el trabajo con el mismo. Las hay más usadas y populares que otras, aunque la línea de comandos y el PowerShell se consideran como muy importantes.

Estos son elementos que se usan para multitud de tareas dentro del sistema operativo, tanto básicas, como otras mucho más avanzadas. Sin embargo, para poder sacar el máximo partido a estas dos funciones, es recomendable ejecutarlas con permisos de administrador. Cabe mencionar que un gran número de usuarios echa mano de estos dos elementos a lo que nos referimos para tener un mayor control sobre el sistema operativo. Sin embargo, aunque están al alcance de la mano que cualquier usuario que quiera hacerlo funcionar, sacar el máximo rendimiento al CMD o al PowerShell no es fácil.

Decir que para ello es casi indispensable que conozcamos algunas órdenes y comandos integrados en Windows, con sus respectivos parámetros. Quizá los usuarios más veteranos que comenzaron hace mucho tiempo con equipos basados de MS-DOS, conozcan aún muchos de ellos. Todo esto nos será de ayuda para llevar a cabo ciertas funciones y tareas que no podemos controlar desde la interfaz gráfica que nos proponen los de Redmond. Como quizá muchos de vosotros ya sabréis de primera mano, estos dos apartados funcionan a base de comandos que nosotros mismos tenemos que teclear, además de conocer ciertos parámetros adicionales de los mismos para sacarles todo el provecho y la potencia que nos proponen.

La línea de comandos y el PowerShell de Windows 10 no siempre se ejecutan igual

Antes de nada, debemos saber que tanto la aplicación de PowerShell de Windows 10 como el Símbolo del sistema, no solo están disponibles para los usuarios más avanzados. Estas pueden ser de gran provecho para todo tipo de usuarios, incluso los más noveles, ya que ayudan a usar el sistema operativo como tal.

Esto lo que en realidad nos va a permitir es ejecutar comandos de nivel superior, algo básico para los usuarios más avanzados. Pero como os comentamos, igualmente será de mucha utilidad para aquellos que quieran exprimir al máximo Windows, o personalizar su funcionamiento. Por tanto, si no se ejecutan estas dos aplicaciones que os comentamos con permisos de administrador, su funcionalidad se puede ver muy reducida.

Pero al mismo tiempo hay que tener en cuenta que esto mismo no solo es aplicable a estas herramientas a las que aquí os hacemos mención. Son muchas las aplicaciones que habitualmente ejecutamos y usamos en Windows normalmente y que nos permiten ejecutar con permisos de administrador. Para aquellos que no lo sepáis, cabe mencionar que esto es algo que suele ser especialmente útil con aquellos programas que generalmente hacen cambios internos en el sistema.

Ejecutar administrador

Ventajas y problemas

Y es que, de ese modo, poniéndolos en marcha como administrador, tendremos acceso a ciertas funciones internas del propio Windows, que de otro modo no podríamos cambiar. Es por ello por lo que los usuarios tienden, cada vez más, a ejecutar estas aplicaciones de cierta importancia, de este modo, como es el caso que nos ocupa ahora. Claro está, tal y como os mostraremos a continuación, esto es algo que se hará especialmente patente al tratar con elementos software tan importantes como el mencionado PowerShell, o la herramienta del Símbolo del sistema.

Por el contrario, con derechos de usuario normal, los comandos y tareas que podremos ejecutar tanto en la línea de comandos como en el PowerShell, serán un tanto más básicos. De hecho, en muchos casos incluso esto puede provocar un bloqueo en la ejecución de ciertos scripts. Por tanto, si usamos a menudo estas funcionalidades y necesitamos que siempre se abran con permisos de administrador, sin usar el menú contextual, os vamos a mostrar cómo lograrlo.

Eso sí, debemos tener también siempre en mente que, al abrir esta herramienta siempre como administrador, estamos dándole permisos totales sobre el sistema. Si ejecutamos un script malintencionado, u otra persona consigue abrir la terminal sin permiso, podrá tener control absoluto sobre el ordenador. Lo mismo ocurre si, por error, ejecutamos comandos que no debemos. Debemos tener muy claro lo que implica ejecutar PowerShell como administrador, y los riesgos a los que nos enfrentamos.

Cómo ejecutar el Símbolo del sistema siempre como administrador

Antes de nada, os diremos que esto que os vamos a mostrar funcionará tan solo con un acceso directo un tanto especial que vamos a crear. Por tanto, lo recomendable es que a partir de ahora usemos siempre ese mismo para abrir estas funciones. Esto se debe a que los sistemas de ejecución tradicionales no harán que se abran con permisos de administrador. Por tanto y para todo ello, lo primero que haremos será anclar el Símbolo del sistema y el PowerShell al menú Inicio de Windows 10 para un acceso más rápido.

Una vez hayamos anclado el Símbolo del sistema o CMD en la barra de tareas, hacemos clic con el botón derecho del ratón en la baldosa que se crea. Aquí nos situamos en a Más / Abrir ubicación del archivo.

Símbolo sistema menú Inicio

Entonces hacemos clic con el botón derecho del ratón en el acceso directo del Símbolo del sistema que se abre en la carpeta. Seleccionamos la opción de Propiedades, y nos situamos en la pestaña llamada Acceso directo para a continuación pinchar en Opciones avanzadas. Por tanto, en la nueva ventana que aparece, ya veremos un controlador que podemos activar y que reza Ejecutar como administrador, así que lo pinchamos para que se ponga en marcha.

Símbolo del sistema PowerShell

Así, con esto logramos que la próxima vez que utilicemos este acceso directo del menú Inicio para abrir la línea de comando, siempre lo hará con permisos de administrador.

Ejecuta PowerShell siempre como Administrador

Si cambiamos de tercio y nos referimos a la otra funcionalidad a la que nos hemos referido, el PowerShell, también podremos hacer que siempre se abra como administrador. Llegados a este punto cabe mencionar que para poder lograr esto, el proceso es prácticamente el mismo que el descrito anteriormente.

PowerShell

Por tanto, tan solo tendremos que localizar el acceso directo del PowerShell tras situarlo en el menú Inicio, para realizar los correspondientes cambios en el mismo, como os hemos explicado antes. Eso sí, al igual que sucedía en el caso anteriormente expuesto, para que esto funcione tendremos que acceder siempre al PowerShell de Windows desde este acceso creado en el menú Inicio. Así podremos hacer que siempre lo ejecutemos con permisos de administrador y le podamos sacar el máximo provecho.

Como os podréis imaginar, llevando a cabo estos dos sencillos movimientos que os acabamos de mostrar, a la larga ahorraremos mucho tiempo. Esto es algo que se hace especialmente patente si hacemos un uso continuado de estas dos funciones que os comentamos, en concreto.

¿Cómo revertir los cambios?

Si hemos activado la opción de abrir CMD y/o PowerShell siempre como administrador, y nos arrepentimos, en cualquier momento podemos deshacer los cambios y hacer que se vuelvan a ejecutar con los privilegios estándar del usuario. Para ello, lo único que tenemos que hacer es seguir los mismos pasos que hemos visto en el punto anterior, pero en lugar de activar las casillas de los permisos de admin, desactivarlas. De esta manera, PowerShell volverá a ejecutarse como ha hecho siempre, desde un principio, y no correremos los riesgos de los que hemos hablado.

En caso de necesitar en alguna ocasión concreta los permisos de administrador, podemos ejecutar la consola con estos permisos desde el menú contextual del botón derecho del ratón.

¡Sé el primero en comentar!