Microsoft prefiere que usemos Office 365 y la 2019 podría ser la última versión de escritorio

Son varios los productos de Microsoft que en estos momentos tienen un enorme éxito y aceptación en todo el mundo. No podemos olvidar, por ejemplo, a Windows 10, aunque también merece la pena mencionar su suite Office.

Es precisamente de esta de la que os vamos a hablar en estas líneas, en concreto de los planes que podría tener la firma a este respecto. Diremos que la última versión de Microsoft Office en su versión de escritorio es Office 2019 que se lanzó en septiembre de 2018. Esta llegó en exclusiva para Windows 10, lo que significa que sólo es compatible con dispositivos con esta versión del sistema y las últimas de Windows Server. Al mismo tiempo en estos momentos hay cuatro versiones disponibles para Windows, Office 2010, 2013, 2016 y 2019.

Pues bien, en lo que se refiere a los ciclos de vida de sus productos, la empresa ofrece un soporte principal que comienza inmediatamente después del lanzamiento del producto y dura cinco años. Esto significa que ese producto recibirá actualizaciones de seguridad y no seguridad durante ese período de tiempo. Después comienza la asistencia técnica extendida, que empieza después de que finaliza la asistencia general. Entonces el producto ya no recibirá nuevas funciones o cambios y las actualizaciones se centrarán únicamente en problemas de seguridad.

De este modo y si nos centramos en la última versión de Office lanzada, la versión 2019, decir que esta dejará de recibir soporte general el 10 de octubre de 2023, y soporte extendido el 14 de octubre de 2025. A su vez, por ejemplo el soporte de Office 2010 finaliza el año que viene, en concreto nueve meses después de que finalice el de Windows 7. Igualmente el soporte oficial para Windows 8.1 finaliza en 2023, al igual que sucederá con Office 2013.

PowerPoint QuickStart

Microsoft quiere que los usuarios pasen a contratar una suscripción de Office 365

Por tanto esto dejaría a Office 2016 y 2019 como los únicos productos de escritorio, por lo que nos podemos preguntar qué sucederá con la suite de Office pasado el año 2025. Evidentemente no lo sabemos a ciencia cierta, pero es muy posible que Microsoft no libere ninguna otra versión de escritorio de la suite después de Office 2019.

Y es que la firma de Redmond quiere centrarse únicamente en el servicio por suscripción que ofrece con Office 365. De hecho el gigante del software hoy día ya favorece abiertamente a Office 365 sobre Office 2019, lo que deja entrever que la empresa no quiere que sus clientes compren Office 2019, sino que se suscriban a Office 365. Podemos decir que Office 2019 no cambiará con el tiempo, ya que no se lanzarán nuevas características que no sean actualizaciones de seguridad y corrección de errores.

Sin embargo, por el contrario, Office 365 evoluciona continuamente, lo que nos podría servir como indicativo de cuáles son los planes de la firma en este sentido. De este modo cabe la posibilidad de que, como decimos, la aplicación de escritorio de Office tenga los días contamos, o mejor dicho, los años, a favor de la suscripción a Office 365.