Descomprime archivos desde el navegador sin instalar nada en el PC

Desde hace mucho tiempo, ya sea para transportar o para compartir archivos, echamos mano de los compresores de estos. Hablamos de aplicaciones que se encargan de reducir el tamaño de los ficheros para poder moverlos más fácilmente.

De hecho seguro que a la mayoría de vosotros no les resultan extraños los tipos tan conocidos y usados como ZIP y RAR, entre otros formatos similares. Quizá estas sean las extensiones de fichero más utilizadas en este tipo de trabajos, pero hay muchas más, todas ellas con el mismo objetivo que os comentamos. Al mismo tiempo y para poder llevar a cabo estas tareas de compresión y descompresión de ficheros, por regla general hacemos uso de programas específicos.

Estos son los que habitualmente se conocen como compresores, herramientas cuyo funcionamiento se basa en automatizar estas tareas. Es más, hasta hace poco tiempo, era obligatorio disponer de alguno de estos programas instalados en el sistema operativo para poder descomprimir uno de estos archivos. Pero los tiempos han cambiado mucho y en estos momentos podemos echar mano de otras soluciones alternativas más rápidas.

Descomprimir archivos

Cierto es que los compresores como tal, generalmente nos ofrecen una buena cantidad de funciones adicionales para estos trabajos, pero muchas veces no las necesitamos. Esto se debe a que en la mayoría de las ocasiones, a la hora de descomprimir un ZIP o un RAR, nos basta con eso, extraer su contenido. Es por ello que os vamos a mostrar la manera de poder llevar a cabo todo esto sin la necesidad de instalar nada en el PC, directamente desde nuestro navegador web favorito.

Cómo descomprimir ficheros sin necesidad de instalar nada en el disco duro

Por tanto, llegados a este punto os vamos a hablar de unas soluciones que nos permiten descomprimir archivos que tengamos en disco, directamente online. Este es el caso de la aplicación web llamada WobZip una propuesta de este tipo a la que podremos subir ficheros comprimidos de un tamaño máximo de 200 megas. Cabe mencionar que soporta la mayoría de los formatos de este tipo, y que dispone de una intuitiva interfaz de usuario.

Una vez que se haya llevado el proceso de descompresión, ya podremos descargar el contenido de manera local a nuestro disco duro, todo en pocos segundos. De igual modo y para estas mismas y tareas, también podemos probar con la solución que propone B1 archiver online. Al igual que en el caso anterior, aquí lo primero será subir el archivo comprimido que deseamos tratar desde el botón que se muestra en la interfaz principal.

Descomprimir archivos

Tras ello tendremos que seleccionar el mismo de nuestro disco duro local para que la aplicación web pueda extraer su contenido de manera automática. También merece la pena saber que esta herramienta es compatible con una enorme cantidad de formatos de archivo y nos muestra una previsualización del contenido antes de que lo descarguemos. Esto nos va a permitir poder seleccionar tan solo aquellos ficheros que realmente nos interesan para guardarlos en nuestras unidades de disco.