¿Usas Chrome o Firefox como gestor de contraseñas? Todo lo que debes saber

¿Usas Chrome o Firefox como gestor de contraseñas? Todo lo que debes saber

Rubén Velasco

Hoy en día necesario usar contraseñas largas, complejas e incluso únicas para cada sitio donde nos registremos si queremos estar seguros en la red. Es cierto que lo más cómodo es memorizar una contraseña y usarla en todos los sitios donde nos registremos. Pero al hacerlo estamos permitiendo que, si esta cae en malas manos, todas nuestras cuentas quedarán comprometidas. Es muy complicado memorizar contraseñas largas, complejas, aleatorias y únicas para cada sitio donde nos registramos. Y por ello, es aquí donde entran en juego los gestores de contraseñas.

Un gestor de contraseñas es un tipo de programa diseñado para permitir a los usuarios guardar sus claves de acceso en una base de datos segura y cifrada de manera que, memorizando tan solo una clave maestra, pueda tener acceso en todo momento a todas sus contraseñas cuando quiera o lo necesite.

Podemos encontrarnos hoy en día una gran cantidad de administradores de contraseñas. Desde alternativas comerciales, como 1Password o LastPass, hasta herramientas libres como Bitwarden o KeePass. Además, los navegadores web modernos, como Google Chrome, Firefox o Edge, entre otros, ofrecen a los usuarios la posibilidad de guardar sus logins.

Todos usamos un navegador web a diario. Por lo tanto, si este nos permite guardar nuestras contraseñas y nos recomienda usarlas cuando visitamos una web, lo elegiremos pro comodidad. Sin embargo, ¿es realmente recomendable usarlos?

Las ventajas de usar el navegador web como gestor de contraseñas

Como hemos dicho, la principal ventaja de usar nuestro navegador web como un gestor de contraseñas es la comodidad. Cuando nos registramos en un sitio, o iniciamos sesión por primera vez, el navegador nos permitirá guardar los datos de login en su fichero de configuración. Así, la próxima vez que vayamos directamente a esta web nos recordará que ya tenemos la contraseña guardada y, por lo tanto, podremos iniciar sesión automáticamente desde él.

Google Chrome - recomendar contraseña iniciar sesión

Los principales navegadores web cuentan también con generadores de contraseñas. Gracias a esta función vamos a poder generar contraseñas seguras cuando nos registremos en una web. Así nos olvidaremos de tener que pensar nuevas claves seguras.

Contraseña sugerida Chrome

Esto nos va a permitir usar contraseñas seguras, aleatorios y diferentes para cada sitio web donde nos registremos. Como el navegador se encargará directamente de recordarnos la contraseña, no tendremos de qué preocuparnos.

Todas las contraseñas se sincronizan además con la nube. Si usamos Google Chrome, por ejemplo, se almacenan en los servidores de Google. Si usamos Firefox, en los de Mozilla. O si usamos Safari, en los de Apple. Esto nos permite que, si usamos distintos ordenadores o dispositivos, siempre las tendremos sincronizadas con todos ellos. Y como Google, Mozilla, Apple y demás compañías suelen ofrecer sistemas de doble autenticación para proteger el acceso a las cuentas, estas estarán siempre seguras y será muy complicado que caigan en manos de otras personas.

Contraseñas Google Chrome

Gracias a la nube, además, en caso de actualizar una contraseña guardada en Google Chrome, automáticamente estará disponible en todos los demás ordenadores o dispositivos donde usemos el mismo navegador web. De esta forma es muy sencillo asegurarnos de tener las claves de acceso siempre al día.

Los inconvenientes de confiar nuestros logins a Google Chrome, Firefox, Edge o Safari

Aunque depender del navegador es muy cómodo, debemos tener en cuenta que usar este como un gestor de contraseñas tiene varias limitaciones. Por ejemplo, una de las más importantes es que estaremos limitados exclusivamente a él.

Mientras que los administradores de contraseñas especializados suelen ser compatibles con todos los sistemas operativos y todos los navegadores, si usamos, por ejemplo, el gestor de Google Chrome solo tendremos acceso a nuestras claves cuando estemos usando Google Chrome. Si algún día queremos cambiar a Firefox (aunque hay formas de migrar los datos entre navegadores), las contraseñas no estarán disponibles. Y tampoco estarán sincronizadas aquellas que guardemos en Firefox con el navegador de Google.

Otra desventaja de los navegadores es que solo nos permiten guardar logins de webs. Concretamente el usuario (o correo) y la clave de acceso. Los gestores de contraseñas nos permiten guardar mucha más información en ellos, como datos de registro, claves Wi-Fi, datos bancarios, claves de software, etc.

También debemos tener en cuenta que, aunque hemos dicho como ventaja que los navegadores tienen generadores de contraseñas, estos son muy simples y apenas ofrecen opciones de personalización a los usuarios. Los gestores de contraseñas son mucho más completos, tienen algoritmos avanzados y ofrecen la posibilidad a los usuarios de personalizar las claves seguras que quieren generar.

KeePass 2.43 - novedades 1

Los administradores de contraseñas de terceros son también más seguros

Google Chrome, y los demás navegadores, guardan las contraseñas en su configuración, generalmente protegidas de otros usuarios. Si por ejemplo queremos ver nuestras contraseñas guardadas desde Chrome, tendremos que autenticarnos con huella dactilar (si usamos Windows Hello) o con nuestra cuenta de Google. Así, si alguien intenta revelarlas, no podrá hacerlo. Sin embargo, sí podrá iniciar sesión en nuestras cuentas si consigue acceso al navegador. Los administradores de contraseñas de terceros suelen bloquear la base de datos cada cierto tiempo de manera que si alguien intenta acceder a nuestras claves o a la información guardada no podrá hacerlo.

Un administrador de contraseñas de terceros también cuenta con funciones que nos permiten verificar la seguridad de nuestras contraseñas, nos indican si estamos utilizando claves repetidas, poco seguras o que puedan haber sido robadas en un ataque informático. Si Google analizara nuestras contraseñas en Chrome se pondría el grito en el cielo. Y con razón. Estos programas suelen llevar a cabo estas comprobaciones a nivel local, nunca en los servidores.

Además, si un día queremos cambiar de navegador, simplemente instalando la extensión correspondiente podremos ya tener todas nuestras contraseñas a mano y siempre sincronizadas, sea cual sea el ordenador, dispositivo o navegador que usemos. Y, por supuesto, Google, Apple u otras compañías no tendrán en sus servidores nuestras contraseñas. Aunque tampoco tiene mucho sentido si en vez de a Google se las cedemos a otra empresa privada, como LastPass.

Si queremos la mayor privacidad posible es mejor optar por alternativas libres. Bitwarden, como solución en la nube, o KeePass en forma de software, son las mejores opciones en seguridad, privacidad y prestaciones para gestionar nuestras contraseñas.