Las mejores distribuciones Linux para montar tu propio servidor

Las mejores distribuciones Linux para montar tu propio servidor

Rubén Velasco

Aunque Windows es el sistema operativo más usado en escritorio, cuando vamos a montar un servidor, ya sea en nuestra propia casa como en la nube, Linux gana un especial atractivo. Este sistema ofrece un mejor rendimiento, una mayor estabilidad y la máxima seguridad a la hora de montar un servidor. Además suele venir con una gran cantidad de programas y servicios instalados por defecto, y la mayoría de las alternativas son totalmente gratuitas. El único problema que podemos encontramos es el de elegir la distro Linux que queremos usar. Y, por ello, a continuación os vamos a dejar las mejores.

Igual que la mayoría de las distros Linux para escritorio son similares, lo mismo ocurre con las distros de servidor. A grandes rasgos, todas van a funcionar más o menos igual, por lo que, salvo que tengamos necesidades especiales que solo pueda cubrirnos alguna distro en concreto, la mayoría de las veces elegimos entre una u otra por preferencias personales. Si nos gusta Ubuntu, por ejemplo, para un servidor elegiremos Ubuntu Server. Si lo odiamos, buscaremos cualquier alternativa a él.

Nosotros vamos a ver cuáles son las principales distros Linux diseñadas para funcionar en un servidor. Además, analizaremos las ventajas, o desventajas, de usar cada una de ellas.

GNOME Terminal

Ubuntu Server, la distro Linux más conocida y familiar

Ubuntu es la distribución Linux más conocida y utilizada en escritorio. Por ello, esta distro cuenta con una de las mayores comunidades que podemos encontrar en la red, pudiendo ayudarnos, literalmente, con cualquier problema que podamos tener y brindándonos todo tipo de soporte. Si no queremos complicaciones, Ubuntu Server es la opción más familiar que podemos elegir.

Canonical, compañía responsable de Ubuntu, lanza nuevas versiones de la distro Server cada dos años. Estas versiones llegan con soporte LTS, lo cual nos permite olvidarnos de cambiar de versión durante 5 años, ya que, durante ese periodo, tendremos soporte y parches de seguridad.

Podemos descargar Ubuntu Server de forma gratuita desde este enlace. Además, Canonical tiene su propia nube y, a cambio de una cuota, se encarga de montar y mantener nuestra propia nube administrada con BootStack.

CentOS, la opción basada en Red Hat Enterprise

Red Hat Enterprise es una de las distribuciones Linux comerciales más populares, especialmente por tener a una empresa, como Red Hat, detrás brindando todo tipo de soporte. Sin embargo, hay muchos usuarios que no se pueden permitir pagar a Red Hat para usar este Linux, y eso nos lleva a las alternativas desarrolladas y mantenidas por la comunidad. En el caso de escritorio tenemos Fedora, y en el caso de servidor tenemos CentOS.

CentOS es una distribución para servidores basada en Red Hat pero mantenida por la comunidad. Entre sus principales características podemos destacar que se trata de un sistema mucho más pequeño que otras distros, por lo que cada administrador puede configurarlo según sus necesidades, evitando tener paquetes innecesarios instalados de serie. Sus dos puntos fuertes son la estabilidad y el soporte extendido que nos permite usar la distro sin tener que cambiar de versión durante muchos años. Además, ofrece un sistema de recuperación en caso de desastre a través de clusters y está preparado para usar las últimas tecnologías, como la virtualización por contenedores.

Podemos descargar CentOS desde el siguiente enlace.

Arch Linux, para los que buscan el minimalismo máximo

Si tenemos amplios conocimientos ya dentro de los sistemas Linux, y queremos experimentar con lo mejor de lo mejor, entonces sin duda debemos pensar en instalar en nuestro servidor Arch Linux. Arch es una de las distros más simples y livianas que podemos encontrar, tanto para escritorio como para servidor. Sin embargo, también es una de las más complicadas de poner en marcha y configurar.

La instalación de Arch Linux es totalmente personalizada, es decir, partiendo del kernel debemos elegir los demás paquetes que queremos instalar. De esta manera, podremos instalar solo los paquetes y servicios que necesitemos, dejando todo lo demás sin instalar, reduciendo así el número de paquetes innecesarios. Esta distro apuesta por un modelo de actualizaciones Rolling Release, por lo que siempre estaremos a la última instalando las actualizaciones normales. Una vez instalado Arch Linux por primera vez no tendremos que reinstalarlo nunca.

Podemos bajar Arch Linux desde su web.

SUSE Linux Enterprise Server, la distro de servidor con mejor soporte profesional

Si lo que nos interesa sobre todo es tener un soporte técnico profesional siempre disponible, SLES es una de las mejores distros en este aspecto. SUSE Linux Enterprise Server es una distro basada en OpenSUSE pero preparada para brindar a los usuarios la mejor estabilidad y el mejor rendimiento posible. Además, SLES nos ofrece un soporte de respuesta rápida 24×7 que nos ayudará a resolver prácticamente cualquier problema que podamos tener en el menor tiempo posible. Si necesitamos un sistema que funcione, sencillo y preparado ante cualquier fallo, SLES es la solución.

Podemos descargar SUSE Linux Enterprise Server gratis desde el siguiente enlace.

Debian, la distro Linux para todo

Debian es una de las mejores distribuciones Linux que podemos encontrar. Es una de las más puras, que mejor rendimiento y estabilidad ofrecen y de las que mejor soporte y comunidad gratuita ofrece a los usuarios. Con más de 20 años de desarrollo a sus espaldas, y decenas de distros basadas en ella (incluso Ubuntu), Debian puede satisfacer absolutamente todas las necesidades que tenga cualquier usuario.

Aunque es cierto que a menudo se habla de Debian como un Linux para escritorio, en realidad puede funcionar también perfectamente como servidor. Una distro perfecta para los que buscan equilibrio sin tener que pagar a mayores por un soporte profesional. Podemos instalar Debian desde una imagen de tan solo 30 megas, pudiendo elegir todos los paquetes que queremos, como en la mayoría de las distros especializadas en servidor.

Podemos descargar Debian desde aquí. Eso sí, si lo vamos a usar en un servidor, donde prima la estabilidad, debemos asegurarnos de bajar la rama «Stable», no ninguna de las otras ramas de desarrollo.

Raspberry Pi OS Lite, para convertir el RPi en un servidor Linux

No todos tendremos un ordenador completo que utilizar como un servidor. Pero seguro que la mayoría tenemos un Raspberry Pi en casa, o podemos comprarlo. Raspberry Pi OS Lite es una distribución Linux, basada en Debian, especialmente creada para funcionar en este micro-ordenador. La versión «Lite», además, es una versión reducida que viene solo con los paquetes esenciales y un terminal para que sean los propios usuarios quienes acaben de ponerla al día.

Esta distro está mantenida directamente por Raspberry Pi, quien coge las actualizaciones y parches de Debian, su base. Por lo tanto, vamos a tener un sistema totalmente funcionar y listo para cualquier tarea. Más del 99% de los servicios y programas funcionan a la perfección en este sistema, y no tendremos problemas de arquitectura aunque el Raspberry Pi utiliza un procesador ARM.

Podemos descargar Raspberry Pi OS Lite desde su página web principal.