¿Eres fan de Diablo? Así puedes jugar a la versión original usando solo tu navegador

Diablo es un juego de rol/rpg desarrollado por Blizzard y comercializado en 1996. Aunque a finales de los 90 el rol no era algo precisamente novedoso, la gran calidad de sus cinemáticas, su música y sus voces le hicieron ganarse la confianza de miles de jugadores en todo el mundo. A día de hoy sigue siendo uno de los juegos de rol modelos favoritos de los jugadores. Y si no lo llegaste a jugar en su día, hoy tienes la oportunidad de hacerlo usando solamente tu navegador web.

DiabloWeb es un proyecto de código abierto basado en Devilution que nos permite jugar al Diablo original de 1996 directamente desde un navegador web cualquiera. Este proyecto reescribe casi por completo el código de Devilution para eliminar todas las dependencias y hacerlo funcionar en una interfaz mínima con JavaScript.

Este proyecto nos permite jugar a Diablo de dos formas diferentes. La primera de ellas es, si tenemos el juego original (comprado, en CD, etc), podemos copiar el fichero «DIABDAT.MPQ» y cargarlo en el navegador para tener acceso al juego completo. Si no tenemos el juego comprado, también podemos jugar a la versión shareware, o demo, del juego de forma totalmente gratuita.

Gracias a la sencillez de este proyecto vamos a poder jugar a Diablo en cualquier ordenador o cualquier dispositivo. Ya sea un PC con Windows, un smartphone o cualquier máquina capaz de usar un navegador y trabajar con JavaScript será capaz de cargar Diablo para jugar.

A continuación, vamos a ver cómo funciona esta sencilla herramienta.

Cómo jugar a Diablo de 1996 en Google Chrome o Firefox

El proyecto que nos permite jugar a Diablo desde el navegador lo encontramos en GitHub, pero podemos acceder directamente a la página de juego desde el siguiente enlace. En esta web veremos dos opciones, una que nos permite cargar a mano el fichero MPQ del juego, si lo tenemos original, y otra jugar a la versión shareware.

DiabloWeb

Si tenemos el juego, seleccionamos este archivo y podremos empezar a jugar de forma instantánea. Si no lo tenemos, pulsaremos el segundo botón y, tras una descarga de 50 MB, podremos empezar a jugar a la versión gratis.

El juego es totalmente funcional y además no tiene apenas latencia ni va lento, algo que es de agradecer sobre todo en comparación a cómo funcionaba el proyecto original Devilution. Aunque Diablo es un juego privativo y no debemos jugarlo gratis sin tenerlo original, este proyecto nos permitirá rememorar viejos tiempos (o jugarlo por primera vez si aún no lo hemos hecho) sin los problemas de compatibilidad que suelen tener los juegos antiguos en los ordenadores y sistemas operativos de hoy en día.

Si los desarrolladores deciden continuar con el proyecto es posible que más adelante veamos cómo este motor se utiliza para jugar a otros juegos antiguos desde el navegador, tanto a Diablo II como a otros títulos a los que jugar hoy en día puede ser complicado. Porque lo retro está de moda, y los juegos retro muchas veces siguen siendo mejores que los actuales.