Microsoft oculta software espía en las últimas actualizaciones acumulativas de Windows 7

En lo que se refiere a las diferentes versiones de Windows que con el paso de los años ha ido enviando Microsoft a sus clientes, uno de los mayores problemas ante los que se ha venido enfrentando en los últimos tiempos es a todo aquello que hace referencia a la telemetría o recogida de datos que el sistema operativo lleva a cabo.

Esto es algo que generalmente ha levantado muchas sospechas entre los usuarios de Windows 10, de hecho muchos de estos se niegan a migrar a esta versión precisamente por este tipo de razones. Sin embargo esta «losa» es algo que va a perseguir a los de Redmond mucho tiempo, ahora incluso en Windows 7. Y es que, por lo que se está sabiendo ahora, la firma ha levantado ciertas sospechas al agregar archivos de telemetría a las más recientes actualizaciones de seguridad para Windows 7.

Esto se ha podido saber debido al descubrimiento en las actualizaciones mensuales correspondientes al Patch Tuesday de julio, donde se ha podido detectar un componente inesperado relacionado con la telemetría. Y es que como es habitual, Windows Update entregó varios paquetes de seguridad y fiabilidad para Windows 7 a principios de esta semana, además de para el resto de las versiones de Windows, donde se encontró la sorpresa. En principio se supone que este Patch mensual incluye sólo actualizaciones de seguridad, no herramientas de diagnóstico.

Sin embargo, lo que sorprendió en la actualización de este mes fue la llegada de un evaluador de compatibilidad diseñado para identificar problemas que podrían impedir que un equipo con Windows 7 se actualice a Windows 10. Por tanto la preocupación entre los usuarios ha venido porque cabe la posibilidad de que estos componentes se estén utilizando para preparar otra ronda de actualizaciones forzosas o para «espiar» los equipos con la versión antigua del sistema.

Windows telemetría

La última actualización de seguridad de Windows 7 incluye componentes de telemetría

Así, por lo que se ha sabido, en la actualización de seguridad KB4507456 de julio 2019, Microsoft ha introducido esta funcionalidad de telemetría sin previo aviso, lo que evidentemente no está gustando a todo el mundo. Debido a ello algunos se hacen la pregunta de que si esta era una actualización sólo de seguridad, cómo puede Microsoft justificar este comportamiento en segundo plano y sin avisar, algo a lo que los de Redmond no han querido contestar.

También hay que reconocer que las comunicaciones de Microsoft acerca de las actualizaciones que envía han mejorado en los últimos tiempos, pero todavía nos podemos encontrar con problemas como este en el que la empresa no dice absolutamente nada, ni se pronuncia. Esto solo alimenta las sospechas de algunos y sirve como argumento de los más críticos para afirmar que la compañía tiene motivos ocultos relacionados con la recogida de información de sus usuarios.

Quizá lo mejor sería que la propia empresa con sede en Redmond aclarase este hecho y dejase claro si la llegada se ha debido a una cuestión de seguridad no explicada en un principio, por ejemplo.