¿Está tu PC listo para ejecutar juegos con DirectStorage?

Cada vez queda menos para el lanzamiento de Windows 11. En apenas 3 semanas, el nuevo sistema operativo empezará a llegar, a través de Windows Update, a todos los usuarios, un sistema operativo renovado y repleto de funciones y características. Este nuevo SO tenía como exclusivas funciones como DirectStorage que permitirían a los usuarios aprovechar mucho mejor la última tecnología al jugar. Sin embargo, en el último momento, Microsoft recapacitó y decidió que esta característica también iba a llegar a Windows 10. ¿Podrá tu PC con ella? Compruébalo.

Cómo mejora DirectStorage los juegos

DirectStorage es una tecnología que podemos encontrar en las consolas de última generación, como PS5 o Xbox Series S/X. Esta está diseñada para reducir los tiempos de carga y eliminar los defectos gráficos de algunos juegos asegurando que la gráfica recibe la información necesaria en el menor tiempo posible para evitar estos problemas.

Para ello, DirectStorage elimina la necesidad de que la CPU descomprima los datos que envía la RAM a la GPU para poder procesarlo, delegando esta tarea directamente a la tarjeta gráfica. De esta manera, la gráfica puede acceder casi de manera directa a los archivos del juego, guardados en el SSD, renderizar mucho más rápido las imágenes de los juegos y cargar el contenido. Y esto se traduce en un menor tiempo de carga y en menos defectos gráficos para los juegos.

¿Qué necesito para poder usar esta tecnología?

En un principio, uno de los requisitos esenciales para poder hacer uso de esta API era actualizar a Windows 11. Sin embargo, Microsoft ha decidido que va a llegar a todos los usuarios que tengan su ordenador actualizado a la versión 1909, o superior, de Windows 10.

De esta manera, lo primero que debemos hacer es comprobar la versión de Windows que tenemos en el ordenador. Si lo tenemos actualizado, podremos disfrutar de esta nueva API tan pronto como esté disponible. Eso sí, si cumplimos con los otros dos requisitos.

Winver

El segundo de los requisitos es que nuestro PC tenga un SSD del tipo NVME con conexión PCIe 3.0 o PCIe 4.0. Estas son las nuevas unidades de almacenamiento sólido que nos ofrecen una velocidad muy superior a la de los discos duros o a la de los SSD tipo SATA.

Y, por último, necesitamos tener una tarjeta gráfica compatible con DirectX 12. Si nuestro ordenador tiene una GPU antigua, no compatible con esta tecnología, no vamos a poder hacer uso de las APIs de DirectStorage. Podemos comprobar la versión de DirectX que tenemos instalada en el PC ejecutando el comando «dxdiag».

Componentes PC Windows 10

Si cumplimos con todo esto, vamos a poder hacer uso de DirectStorage en nuestro ordenador. Pero cumplir con los requisitos mínimos nos garantiza el mejor funcionamiento de esta tecnología.

Cómo aprovechar al máximo la API de DirectStorage

Aunque hemos dicho que DirectStorage va a llegar a Windows 10, Microsoft ya ha dejado claro desde el principio que donde mejor va a funcionar va a ser en Windows 11, ya que el nuevo sistema operativo va a estar mucho mejor preparado para poder aprovechar esta tecnología. Por lo tanto, si queremos notar realmente la mejora en los juegos será necesario actualizar a este sistema operativo.

Además, es recomendable que nuestro SSD NVMe sea del tipo PICe 4.0, ya que la mejora de velocidad respecto a la versión PCIe 3.0 permitirá una comunicación mucho más rápida entre la RAM y la GPU, pudiendo mejorar enormemente el rendimiento de los juegos.

¡Sé el primero en comentar!