Haz que Linux funcione más fluido evitando el alto consumo de CPU

A la hora de seleccionar un sistema operativo para nuestro equipo de sobremesa tenemos multitud de opciones entre las que elegir. No tenemos por qué limitarnos a Windows de Microsoft, ya que disponemos de multitud de distribuciones Linux de código abierto muchas de ellas para elegir.

Hay usuarios que se decantan por este formato debido a que rechazan Windows, por la razón que sea. Puede ser por el coste que tiene, por su alto consumo de recursos, por la telemetría, por sus aplicaciones UWP, etc. Sea como sea lo cierto es que las distros de las que podemos echar mano en estos momentos son opciones más que interesantes. Asimismo, hay muchos usuarios que se decantan por esta alternativa para dar una segunda vida a sus ordenadores antiguos.

Y es que en términos generales muchas distribuciones de Linux tienen un consumo bastante más bajo cuántos recursos que la propuesta de Microsoft. Pero eso no quiere decir que no podamos tener algunos problemas relacionados con este mismo tema. Es decir, se puede dar el caso de que instalemos virus en nuestro ordenador y no tenemos en determinadas ocasiones un elevado consumo de CPU, por ejemplo.

Razones por las que Linux está consumiendo muchos recursos

No olvidemos que este tipo de software igualmente utiliza la memoria RAM, el procesador y la GPU del propio equipo para funcionar. Como os comentábamos antes en la mayoría de los casos este consumo será inferior al que se da de media en Windows, pero eso no lo podemos traducir como que es nulo. De hecho, en algunas ocasiones nos vamos a encontrar con ciertos problemas en relacionados con este tema.

Hay que tener en cuenta que igualmente hablamos de un sistema operativo altamente complejo que además la mayoría de las veces cuenta con multitud de aplicaciones instaladas. Por tanto, ese alto consumo al que nos referimos puede venir dado por múltiples razones. Se puede dar el caso de que alguno de los programas instalados tengo algún problema. Además, el propio sistema operativo en determinados momentos puede empezar a realizar tareas de mantenimiento en segundo plano, lo que afectará al resto del PC.

Aunque es más raro, también se puede dar el caso de que nuestro ordenador haya sido infectado por algún tipo de código malicioso. Explora que en momentos puntuales el uso de la CPU sea mucho más elevado de lo normal. Sea cual sea vuestro caso a continuación os vamos a intentar ayudar a través de algunas soluciones que seguro os serán de utilidad llegado el momento. Así, en el caso de que tu PC se bloquee o se acelere el ventilador de la CPU, veamos cómo solucionarlo.

Soluciones para el alto consumo de CPU en Linux

Los recursos de un ordenador no son ilimitados, por muy moderno que sea este, por lo que siempre debemos tener cierto control sobre todo ello. En el supuesto de que notemos saltos, bloqueos, o algún mal funcionamiento en determinadas aplicaciones, deberíamos investigarlo. En muchas ocasiones todo ello viene dado a un alto consumo de procesador o CPU por parte del propio sistema operativo o alguna de sus aplicaciones. Esto puede derivar en un bloqueo completo del PC, sobrecalentamiento de este, etc. Por tanto, lo mejor que podemos hacer es intentar solucionarlo cuanto antes.

Localizar el programa o proceso dañino

Se puede dar el caso de que una determinada aplicación no se comporte como debería, lo que se traduce en un consumo elevado de recursos. Para localizarla, una de las posibles soluciones de las que podemos echar mano del Terminal del sistema. Accedemos al mismo a través de la combinación de teclas Ctrl + Alt + T, por ejemplo.

Una vez nos encontremos en Terminal, tendremos que hacer uso del siguiente comando que tecleamos aquí:

Top

Por defecto, todos los procesos de los programas se ordenan de acuerdo con su uso de CPU, situando los que más consumen en la parte superior. Por tanto, si vemos que una determinada aplicación gasta una cantidad excesiva de este componente, ya sabemos quién tiene la culpa del mal funcionamiento de Linux.

comando top

Finalizar el proceso que consume demasiada CPU

Una vez que hayamos localizado el elemento que está haciendo un excesivo consumo, lo mejor que podemos hacer es finalizarlo en el sistema. Esto es algo que podemos llevar a cabo igualmente desde el Terminal qué os comentamos en el paso anterior. Por tanto, para tener a la vista el proceso que deseamos eliminar no tenemos más que apuntar o memorizar su PID. A continuación, pinchamos en la tecla R e introducimos dicho el PID de la aplicación problemática y cambiamos su valor a +5 +10, +15 o +19.

Si la aplicación como tal no responde debemos finalizarla inmediatamente. Así, pulsamos la tecla K y volvemos a introducir el PID para que el programa desaparezca.

matar proceso

Actualiza todos los programas instalados

Este problema ante el que en este caso puede venir dado por alguna versión antigua de una determinada aplicación. Por tanto, lo más recomendable es que las actualicemos todas ellas de una sola vez y así solventemos el problema de raíz. Además, este mismo movimiento nos servirá para disponer de las más recientes versiones de los programas de los que disponemos y parchamos los últimos agujeros de seguridad.

Para esto que os contamos tenemos que volver a abrir una ventana de Terminal, del mismo modo que os comentamos anteriormente. A continuación, en la misma tendremos que teclear el siguiente comando:

sudo apt update && sudo apt -y upgrade

Después de esto deberíamos volver a poner las aplicaciones que estaban antes de nuevo en ejecución para ver si ya se ha solucionado el problema.

Eliminar y reinstalar la aplicación problemática

Ya os mostramos antes la manera de localizar el proceso o aplicación que está consumiendo demasiada CPU en Linux. Os decimos esto porque también se puede dar la situación en la que la única solución sea eliminar ese programa y volver a instalarlo de nuevo para que se comporte de una manera normal. La razón de esto puede venir dada por algún parámetro erróneo en la configuración del programa que lo hace gastar más procesador. Llegados a este punto restablecerlo a su estado original puede ayudar. Aquí lo primero que os recomendamos es hacer una copia de seguridad de la configuración y así poder restaurarla en el futuro. Tras ello y de nuevo desde terminal eliminado la aplicación problemática con este comando:

sudo apt purge NOMBRE_APLICACION

Una vez que se haya eliminado por completo del sistema operativo, no tenemos más que volver a instalarla en el mismo a través de este comando:

sudo apt install NOMBRE_APLICACION

Esto restablecerá la aplicación a su estado original y por tanto se debería haber solucionado el problema ante el que nos encontramos en este caso.

Instalar una versión anterior del software que consume CPU

Si la actualización de la aplicación con problemas no ha resuelto el consumo, puedes volver a su versión anterior. Al dar un paso atrás en la versión y utilizar una anterior, ganamos tiempo hasta que el desarrollador haya corregido los posibles errores. Para lograr esto que os contamos, primero miramos las versiones disponibles desde Terminal y con el comando:

sudo apt policy NOMBRE_APLICACION

La versión actualmente instalada se verá con tres asteriscos a su lado y podemos anotar las demás versiones disponibles. Instalamos la versión anterior, con el siguiente comando:

sudo apt install NOMBRE_APLICACION=VERSION

Solucionar problemas con las aplicaciones del sistema

Pero el alto uso de CPU no siempre va a ser culpa de aplicaciones de terceros, ya que elementos del sistema como systemd o Xorg también pueden tener que ver mucho. En el caso de que veamos que el proceso systemd es el culpable del problema, desactiva las funciones no esenciales y desenchufa los dispositivos secundarios UB y la impresora. Para ello volvemos a Terminal y utilizamos el comando:

xinput --disable ID_DISPOSITIVO

Para volver a habilitarlo cambiamos Disable por Enable en el comando que os acabamos de mostrar.

Cambiar el Kernel de Linux

Antes de nada, os diremos que es un tanto extraño que el Kernel de Linux sea la razón de una alta utilización de la CPU. Pero se han dado casos, por lo que, por ejemplo, para instalar el popular Kernel Liquorix en Ubuntu, desde Terminal escribimos el comando:

sudo add-apt-repository ppa:damentz/liquorix && sudo apt-get update

Esto añadirá el repositorio a las fuentes de Ubuntu, por lo que para traerlo a nuestro equipo usamos lo siguiente:

sudo apt-get install linux-image-liquorix-amd64 linux-headers-liquorix-amd64

Ahora solo nos queda reinicie para habilitar el nuevo Kernel y el uso de CPU volverá a los niveles normales.

¡Sé el primero en comentar!