Ahorra espacio comprimiendo archivos y carpetas en Linux

Seguro que más de una vez hemos trabajado con archivos o carpetas comprimidas en nuestro ordenador. Un archivo comprimido es un «paquete» dentro del cual se guardan varios archivos, haciendo que sea mucho más fácil compartirlo por Internet y, además, reduciendo considerablemente su tamaño total. Todos los sistemas operativos son compatibles con este tipo de archivos, aunque necesitaremos las herramientas adecuadas para poder operar con ellos. Y, así, hoy vamos a ver cómo podemos trabajar con este tipo de archivos desde cualquier distro Linux.

En Linux hay varias formas de trabajar con archivos comprimidos. La primera, y una de las más utilizadas, es abrirlos desde una consola de termina. Pero también podemos trabajar con ellos desde la interfaz de escritorio si lo preferimos. Igualmente, hay varios programas para poder operar con estos archivos, cada uno de los cuales está especializado en un formato de archivo (ZIP, RAR, 7Z, etc) de manera que, según el formato con el que queramos trabajar, podremos usar uno u otro.

A continuación, vamos a ver cómo podemos trabajar con estos archivos, paso a paso.

Comprimir archivos

Instalar los programas necesarios

Aunque algunas distribuciones pueden traer software para trabajar con archivos comprimidos instalados de serie, es posible que, al intentar acceder a ellos, estos no estén instalados en el PC. Por lo tanto, antes de empezar a trabajar con este tipo de archivos, vamos a ver cómo podemos instalar los programas más usados para esta labor.

Zip

La primera de las herramientas que vamos a ver es ZIP. Esta es una herramienta diseñada especialmente para utilizarse desde terminal, por lo que, para poder trabajar con ella, debemos tener algunos conocimientos sobre cómo ejecutar comandos dentro de un sistema operativo Linux. Para instalarla en una distro basada en Debian o Ubuntu, tendremos que ejecutar el siguiente comando:

sudo apt install zip

Si lo que queremos es usarla en CentOS o Fedora, entonces el comando será:

sudo yum install zip

En Arch Linux o Manjaro:

sudo pacman -S zip

Y, por último, en OpenSUSE, ejecutaremos:

sudo zypper install zip

Y es posible que, para descomprimir, tengamos que instalar una herramienta adicional, unzip, la cual también podemos bajar de los principales repositorios de software de la siguiente manera (ajustando el comando a nuestyra distro y a nuestro gestor de paquetes):

sudo apt install unzip

RAR

El formato RAR, Roshal Archive, es también otro de los formatos más populares que nos podemos encontrar a la hora de descargar y abrir todo tipo de archivos comprimidos a través de Internet. Este formato destaca por contar con mejores medidas de seguridad y un algoritmo que nos permite reducir, aún más, el tamaño de los archivos. Para instalarlo en una distro basada en Debian o Ubuntu, lo que debemos hacer es ejecutar los siguientes comandos:

sudo apt install rar sudo apt install unrar

En cualquier otra distro, debemos descargar el paquete desde la web de WinRAR y ejecutar los siguientes comandos para compilarlo e instalarlo:

gzip -dc rarlinux-X.X.X.tar.gz | tar -xvf - cd rar make install cd .. rm -R rar

7Zip

Y, como no, no nos podíamos olvidar de otra de las mejores herramientas para trabajar con archivos comprimidos: 7Zip. Este compresor, totalmente gratuito y de código abierto, nos va a permitir trabajar fácilmente con todo tipo de archivos comprimidos sin ningún problema. Para instalarlo, debemos ejecutar el siguiente comando en nuestro terminal:

sudo apt install p7zip-full p7zip-rar

O, si usamos una distro diferente no basada en Debian ni Ubuntu, usaremos el gestor de paquetes que corresponda.

Cómo comprimir archivos

Para comprimir archivos en Linux usando la herramienta Zip, lo que debemos hacer es lanzarla, con el parámetro «-r», especificando primero el nombre del archivo de salida (es decir, el nombre que queremos que tenga el archivo comprimido) y, acto seguido, los archivos o carpetas que queremos incluir dentro de dicho paquete. El formato del comando que debemos ejecutar será el siguiente:

zip -r archivo_comprimido carpeta1 carpeta 2 archivo1

Si, después de «-r» añadimos el parámetro «-Z» vamos a poder especificar el método de compresión que queremos usar. Por ejemplo, para comprimir un archivo usando «bzip2», el comando será el siguiente:

zip -r -Z bzip2 archivo_comprimido carpeta1 carpeta 2 archivo1

Y también vamos a poder ajustar, si queremos, el nivel de compresión de los datos. Cuanto mayor sea este nivel, menos ocuparán los archivos (aunque tardarán más tiempo en comprimirse y extraerse). Este nivel está valorado del 0 al 9 (siendo 0 solo empaquetado, sin compresión, 6 el valor estándar, y 9 la máxima compresión) y el comando quedaría de la siguiente forma:

zip -9 -r archivo_comprimido carpeta1 carpeta 2 archivo1

En el caso de usar RAR en Linux, el comando que debemos ejecutar en nuestro sistema es el siguiente, usando la letra «a» como parámetro, especificando el nombre de salida del archivo, y los archivos o carpetas que queremos incluir:

rar a archivo_comprimido.rar archivo1

Y, si queremos comprimir en un paquete todos los archivos que hay dentro de una carpeta o directorio, entonces lo que tenemos que hacer es ejecutar lo siguiente:

rar a archivo_comprimido.rar *

En tercer lugar, si el programa que queremos utilizar es el compresor 7Zip, el proceso es prácticamente el mismo. Simplemente debemos especificar el parámetro «a», seguido del nombre del fichero que queremos generar y, por últimos, los archivos que queremos incluir. Así, nos quedará de la siguiente manera:

7z a archivo_comprimido archivo1 carpeta1 archivo 2

Descomprimir archivos en Linux

Igual que para comprimir usamos el comando «zip», para descomprimir tendremos que hacerlo con el comando «unzip». Este comando se utiliza de una forma muy sencilla, y es que, para extraer todos los archivos que hay dentro de un paquete bastará con ejecutar este comando, seguido del archivo en cuestión, para que la herramienta se encargue de copiarlos al directorio actual:

unzip archivo.zip

En caso de que hayamos apostado por RAR, concretamente la parte de descompresión UNRAR, el comando que tendremos que ejecutar para poder extraer los archivos dentro de un fichero RAR (o en cualquier otro formato compatible) será el siguiente:

unrar x archivo.rar

Y también podremos especificar la ruta donde queremos descomprimir los archivos añadiéndola al final de la siguiente manera:

unrar x archivo.rar /ruta/ruta/ruta

Si el programa que hemos instalado es 7Zip, entonces el comando que debemos ejecutar para extraer estos archivos será el siguiente (cambiando el nombre del archivo por el nombre correspondiente del mismo):

7z e archivo.7z

Si lo preferimos, también podemos usar la interfaz gráfica de este programa para descomprimir los archivos sin necesidad de ejecutar comandos en nuestro sistema.

¿Y con interfaz gráfica?

Si no nos terminamos de defender bien con comandos, también vamos a poder comprimir y descomprimir archivos usando diferentes interfaces gráficas. En el caso de Ubuntu, en el escritorio GNOME, vamos a poder comprimir archivos seleccionándolos todos ellos, haciendo clic con el botón derecho, y eligiendo la opción de comprimir. Y, para descomprimir, simplemente tendremos que hacer doble clic sobre el archivo ZIP para abrirlo y poder extraer los datos.

Comprimir archivos en Linux GNOME

En el caso de 7ZIP, la interfaz será la típica que nos podremos encontrar en otros sistemas operativos, permitiéndonos tanto abrir archivos desde esta interfaz como crear nuestros propios ficheros comprimidos de forma rápida y sencilla.

Por último, indicar que RAR, por su parte, no tiene interfaz gráfica en Linux.

¡Sé el primero en comentar!