Cómo personalizar el acceso de otros usuarios y aplicaciones a nuestros documentos en Windows 10

En muchas ocasiones es un único usuario el que hace uso de un equipo con Windows 10, sin embargo en otras muchas, tanto en casa como en entornos más profesionales, son varios los usuarios individuales que hacen uso de un mismo equipo, por lo que el poder configurar las cuentas y acceso a los datos de otros, es primordial, tanto por razones de seguridad como de privacidad.

Y es que no es difícil pensar que muchas veces, los ficheros de todo tipo que almacenamos en las diferentes bibliotecas de documentos que nos reserva el propio sistema operativo, son de carácter personal o privado, por lo que no todo el mundo debería tener acceso a los mismos, así como el resto de las aplicaciones instaladas. Es por ello que en esas líneas os vamos a mostrar la manera de poder personalizar el acceso que tanto el resto de usuarios del PC, como las otras herramientas, tendrán a esas bibliotecas de documentos a las que os hacemos mención.

Así, tal y como sucede con otros muchos de los parámetros que poco a poco Microsoft ha ido introduciendo en Windows 10 para mejorar la privacidad general del sistema, este es un apartado que igualmente podremos personalizar y configurar de manera sencilla. De hecho esto es algo que podemos llevar a cabo desde la aplicación de Configuración del propio sistema operativo, apartado al que por ejemplo podemos acceder haciendo uso de la combinación de teclas “Win + I”.

Bibliotecas de documentos

Personaliza el acceso a nuestra biblioteca de documentos en Windows 10

Por tanto, una vez en la nueva ventana que se presenta y que corresponde a la función integrada de Configuración, tenemos que buscar y pinchar sobre el apartado de “Privacidad”, como es fácil suponer para llevar a cabo esta tarea. En la parte izquierda de la interfaz encontramos en este caso una buena cantidad de accesos directos a todo tipo de configuraciones relacionadas con la privacidad del sistema operativo, aunque la que a nosotros nos interesa en esta ocasión es la llamada “Documentos”.

Una vez la encontremos, pinchamos sobre la misma y es aquí donde podremos personalizar el acceso a esa biblioteca de documentos del sistema operativo. Por tanto, en primer lugar encontramos un control deslizante que por defecto viene activado y que permite al resto de usuarios del equipo, que sus propias aplicaciones instaladas puedan acceder a los datos de nuestra cuenta, por lo que para evitar esto, no tendremos más que desactivarlo.

Bibliotecas de documentos

A continuación nos encontramos con otro control similar pero que se refiere al acceso que nuestras propias aplicaciones van a tener a esa biblioteca personal, algo que podremos, o bien desactivar por completo, o dejar activa pero personalizando cuáles serán las herramientas que podrán acceder a esos documentos propios. Po tanto, en el caso de que lo dejemos activo, tal y como viene por defecto, justo debajo encontramos una lista de apps que tienen acceso y usan nuestra biblioteca, por lo que ya tendremos la oportunidad de activarlas, o no, de manera individual.