Cómo y por qué debemos desactivar la Configuración de sincronización en Windows 10

La Configuración de sincronización es una función integrada en el sistema Windows 10 de Microsoft que por defecto viene activada en el software, pero que nos será de gran utilidad, o no, dependiendo del caso y del tipo de uso de llevemos a cabo en nuestro equipo.

Es por ello que a continuación os vamos a explicar en qué consiste esta funcionalidad y las razones por las cuales os puede ser interesante desactivarla, así como la manera de hacerlo, claro está. Pues bien, para aquellos que no sepáis de lo que estamos hablando realmente, decir que la mencionada Configuración de sincronización de Windows 10 se usa para que una amplia variedad de los ajustes propios de un equipo, se sincronicen de manera automática con otros dispositivos también basados en Windows 10 y que usen nuestra cuenta.

Entre estos parámetros se incluyen elementos tales como el tema que usemos en Windows 10, la posición de la barra de tareas, el fondo de escritorio, nuestras contraseñas, los ajustes accesibilidad, o las preferencias del idioma, entre otros muchos ajustes del propio Windows. Por tanto, si normalmente trabajamos con varios equipos, nos puede resultar más interesante deshabilitar estos los ajustes de sincronización para que cada uno de los dispositivos funcionen de manera independiente al resto en este sentido, que probablemente sea lo más habitual en la mayoría de los casos.

Con todo y con ello, llegado el caso el propio sistema operativo, «consciente» de estas posibles situaciones ante las que se puede encontrar el usuario a la hora de llevar a cabo y personalizar este tipo de sincronizaciones, nos ofrece dos posibilidades, como veremos a continuación.

Sincronización Windows 10

Personaliza la sincronización de ajustes entre dispositivos en Windows 10

Una vez sabemos de lo que se trata, para poder acceder a esta opción del sistema operativo en primer lugar tendremos que acceder a la función de Configuración de Windows 10, algo que logramos mediante la combinación de teclas “Win + I”, por ejemplo. Una vez en la nueva ventana, accedemos al apartado de “Cuentas”.

Una vez aquí, pulsamos sobre “Sincronizar la configuración”, donde, en la parte derecha de la ventana, ya nos encontramos con las dos posibilidades a las que os hacíamos referencia. Decimos esto porque por un lado podremos eliminar esta sincronización de funciones entre dispositivos en su totalidad, todo ello pinchando en el selector “Configuración de sincronización”.

Por el contrario, en el caso de que deseemos que esta función siga activa pero a nuestra manera, un poco más abajo veremos que podemos personalizar las funciones que se van a sincronizar entre los diferentes dispositivos, y las que no. De este modo, desde aquí podremos indicar al sistema si queremos llevar a cabo esta tarea con apartados individuales tales como el tema, el idioma, las contraseñas, etc.