Las 5 mejores cosas y las 5 peores de Windows 10 en 2019

Escrito por David Onieva
Windows 10

Más de tres años y medio han pasado ya desde que Windows 10 llegó a nuestros equipos por primera vez, aunque hay que reconocer que poco tiene que ver aquella primera versión del sistema operativo de los de Redmond, con lo que tenemos ahora mismo con la actualización más reciente, la October 2018 Update o versión 1809.

Y es que, como no podía ser de otro modo, Microsoft ha ido mejorando uno de sus productos estrella, como es este, a base de actualizaciones de características, acumulativas y parches de seguridad, todo con el fin de cubrir las necesidades de sus millones de usuarios en todo el mundo. De hecho Windows, en sus diferentes versiones, es el sistema operativo de sobremesa más usado y extendido, con mucha diferencia, por lo que la responsabilidad de los de Redmond en grande, como le sucede a Google en los dispositivos móviles con su Android.

Con todo y con ello y a pesar de los esfuerzos, lo cierto es que Windows 10 sigue sin convencer a muchos, algo que queda demostrado si tenemos en cuenta que hasta hace poco la penetración de esta versión no ha sido capaz de superar a la de Windows 7, versión del sistema que deja de recibir soporte en menos de un año y que sigue teniendo muchos adeptos. De hecho esta versión, se podría decir que «anticuada» de Windows, se ha convertido en el mayor enemigo de Windows 10, aunque suene un poco extraño, pero es una de las principales razones por las que la versión más reciente del sistema no haya crecido más estos años atrás.

Sea como sea, lo cierto es que guste o no, Windows 10 es la versión del sistema operativo más potente, segura y avanzada que se ha lanzado hasta la fecha, aunque también hay que admitir que es mejorable, algo para lo que los de Redmond no paran de trabajar. Al igual que virtudes, a estas alturas de 2019 Windows 10 aún tiene muchos defectos en apartados que deberían, o bien ser eliminados, o al menos cambiados y optimizados por parte de Microsoft, y como prueba de ello, en estas líneas vamos a hacer un repaso a las 5 mejores y 5 peores cosas que en estos momentos podemos encontrar en esta versión del sistema.

Las 5 mejores cosas que podemos encontrar en Windows 5

Rapidez en su funcionamiento

Aunque aún haya muchas quejas acerca de los recursos que consume este sistema operativo de Microsoft, al mismo tiempo hay que tener en cuenta que en su interior alberga una enorme cantidad de funciones y características integradas, cifra que poco a poco va en aumento, así como crece la potencia de las ya existentes. Muchos defienden que, por ejemplo, el mencionado Windows 7 arranca más rápido y funciona con una mayor fluidez, pero claro, tampoco ofrece lo mismo que podemos encontrar en este caso de manera nativa.

Quizá no sea la mejor opción para los equipos más antiguos, pero claro, Microsoft tiene que mirar hacia el futuro, aunque no deja de pensar en los PCs más ajustados en cuanto a especificaciones, por lo que veremos a ver lo que sucede cuando Windows 10 Lite vea la luz de manera oficial.

Aplicaciones UWP

Y hablando de rendimiento, uno de los principales culpables de la estabilidad y fluidez de esta versión de Windows la tienen sus apps oficiales de la tienda del sistema, la Microsoft Store, nos referimos a las aplicaciones UWP. La cantidad de estas cierto es que por el momento no es comparable a la de otras tiendas, como Android o iOS, o lo que puede dar de sí el mercado de las Win32, pero la firma de Redmond está apostando muy fuerte por estas y por la tienda de Windows 10.

De hecho, debido a su integración completa con el propio Windows 10, hace que estas funcionen mucho mejor una vez son instaladas, por no hablar del añadido que ofrecen en cuanto a la seguridad que aportan en su descarga, tema que Microsoft debe seguir cuidando.

Seguridad con Windows Defender

Por otro lado, uno de los puntos fuerte que puede presentar Windows 10 con respecto a versiones anteriores del sistema, es la seguridad que de manera nativa ofrece a sus millones de usuarios, algo que en gran medida ha logrado gracias a la llegada y constantes actualizaciones que recibe la solución de seguridad implementada, Windows Defender.

De hecho, al igual que ha sucedido con el sistema operativo en términos generales, Windows Defender también ha evolucionado de manera importante a lo largo de estos años, convirtiéndose, para muchos, en el único software de seguridad instalado en sus equipos, dejando de lado la soluciones «de toda la vida» desarrolladas por terceros.

Windows Defender en Windows 10

Modo Juego

Pero cuando hablamos de Windows 10, no solo nos podemos limitar al trabajo, el rendimiento, la productividad, o la seguridad, también tenemos tiempo para el ocio, algo de lo que Microsoft es plenamente consciente. Es por ello que de unos meses a esta parte, la propia firma se ha propuesto, al igual que sucede con otros apartados, mejorar el relacionado con los juegos. Así, poco a poco está introduciendo nuevas funcionalidades relativas a este apartado, importante para muchos, todo ello con el fin de mejorar la experiencia de jugar en los equipos basados en Windows

Nuevas versiones cada 6 meses

Y para terminar con los aspectos positivos, aunque al mismo tiempo sea uno de los mayores hándicap antes los que Microsoft se está enfrentando desde que lanzó Windows 10, también tiene mucho mérito el trabajo que están realizando, lanzando dos nuevas versiones del sistema operativo cada 6 meses. Aquí nos referimos a las grandes actualizaciones que se suelen presentar en primavera y otoño que vienen plagadas de nuevas funcionalidades y de algunas mejoras para las ya existentes, lo que hace de Windows 10 un sistema operativo «vivo» y en plena evolución.

Las 5 peores cosas que podemos encontrar en Windows 10

Poco control sobre las actualizaciones y sus problemas

Empezando con los puntos negativos que podemos destacar de esta versión de Windows, al igual que hemos acabado con las ventajas que nos aportan las mencionadas actualizaciones, aquí vamos a empezar por los males que acarrean a algunos. Y es que, como decíamos, este es uno de los apartados más problemáticos con los que se están enfrentando los de Redmond.

Cierto es que con la última, la October 2018 Update, Microsoft ha alcanzado su punto culminante en cuanto a actualizaciones problemáticas, pero esto es algo que, en mayor o menor medida, se ha venido repitiendo prácticamente desde los inicios. Además, a esto hay que sumarle las escasas posibilidades que la firma ofrece a la hora de controlar cuándo y cómo queremos los usuarios que estas lleguen a nuestros equipos.

Muchos usuarios con problemas de rendimiento

Anteriormente hemos hecho referencia a la fluidez en el trabajo con esta versión de Windows, pero también hay muchos otros usuarios que consideran que el sistema operativo hace un consumo excesivo de recursos del equipo en el que está en funcionamiento. A esto hay que sumarle que a medida que se van añadiendo nuevas aplicaciones, tanto Win32 como UWP, a la vez que se van entregando nuevas y más exigentes actualizaciones de Windows 10 con el paso del tiempo, estos problemas crecen.

Windows error

Así, muchos se ven en la obligación de, cada cierto tiempo, llevar a cabo una restauración de todo el sistema para, por así decirlo, dejarlo completamente limpio y que así funcione más rápido en su ordenador durante un tiempo al menos.

Menú inicio

Este es uno de los elementos que más se usan pero que al mismo tiempo menos se aprovechan, al menos en lo que se refiere al diseño a base de Live Tiles que Microsoft ya implementó en Windows 8. Es por ello que, como hemos sabido recientemente, la firma está planeando hacer desaparecer este diseño, algo que comenzará a hacer se efectivo en esta próxima April 2019 Update, y que continuará en la actualización 19H2.

La principal razón de todo ello es que, los mencionados Live Tiles a los que en principio la empresa quiso dar tanta importancia, son elementos que se diseñaron para ser usados en los dispositivos móviles, pero que en la actualidad apenas son utilizados y suponen más una molestia que otra cosa.

Problemas de privacidad y bloatware

Todo lo relacionado con la privacidad, la telemetría y el bloatware, ha sido durante mucho tiempo una de las razones por las que una gran cantidad de usuarios habituales de Windows 7, han estado frenando la migración hacia Windows 10. Y es que esta última versión del sistema operativo, especialmente en sus inicios, ha estado fuertemente marcada por la polémica referente a los datos personales que se han venido recopilando de los usuarios para enviarlos a la propia Microsoft.

La firma siempre se ha defendido alegando que esa telemetría era totalmente confidencial y que se llevaba a cabo para mejorar la experiencia en futuras versiones, pero al final, aunque sea poco a poco, ha tenido que ir retrocediendo en este sentido y dar un mayor control a los usuarios, todo para intentar convencerles de la mencionada a la vez que esperada migración y recogiendo menos datos que antaño.

Algunas esperadas funciones tardan mucho en llegar

Y vamos a terminar con las expectativas que en ocasiones crea Microsoft con respecto a las novedades que está planeando integrar en Windows 10, elementos que va dejando entrever en el programa Insider, pero que finalmente tardan una eternidad en llegar a nuestras manos en las versione estables. Aunque eso sí, llegados a este punto, ya no sabemos si eso es bueno o no, ya que, como hemos dicho a lo largo de estos últimos meses, la firma quizá debería centrarse más en lanzar versiones de Windows 10 más estables y depuradas, que llenas de novedades que al fin y al cabo en algunos casos son aprovechadas tan solo por unos cuantos.

¿Se os ocurren más cosas buenas o malas que tenga Windows 10?, si es así nos las podéis hacer saber.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo
  • ‘ aer11オーロラloxar

    La beta eterna llamada Windows 10 saturada de funciones que ralentizan la máquina para incitarte a comprar otra…

    • Trunchux2

      Ahí le has dado sí señor. Aunque yo le llamaría la alpha eterna por la de fallos, fallos y más fallos que tiene y provoca cada vez más, progresivamente y sin frenos. Cada versión nueva semestral, nuevas cagadas surgen, es matemático. No paran de inflarlo con mierdas innecesarias y claro, así para chupar más memoria, más recursos y más de todo.

      Al menos varias distros actuales de Linux no te incitan descaradamente a cambiar de ordenador ni mucho menos, es más, lo reviven y lo hacen funcionar como nunca lo hizo con el tal Winbugs…

  • pablo jordan

    En la negativa quizás añadir de la “obligatoriedad” de instalar un SSD para el arranque del sistema. Hoy por hoy, da igual que sea un tope de gama o el más modesto de los ordenadores. Si instalas windows en un disco duro mecánico estás condenado a la lentitud. se pone al 100% más allá de los 5 minutos después del arranque.
    Otro punto negativo son las aplicaciones que vienen instaladas “de serie” como el candy crush o Fitbit Coach. ¿Qué pinta éste software en una versión PRO?
    Por decir algo bueno que no hayas mencionado, el navegador EDGE es de los más rápidos y consumen menos recursos que la competencia. No sé por qué no triunfa.