Cómo evitar que Google Chrome y Firefox se ejecuten al inicio de Windows y gasten recursos

Cuando arrancamos un equipo basado en Windows 10, al igual que sucedía con versiones anteriores del sistema, por defecto se cargan una serie de aplicaciones y procesos que arrancan en el inicio del software, algunas de ellas indispensables, mientras que otras no lo son tanto.

Esto lo único que hace es ralentizar algo tan importante como es el inicio del sistema operativo, por lo que en ocasiones debemos estar atentos a todo aquello que se ejecuta en el inicio de Windows de manera automática para así poder eliminar lo que no sea necesario.

Eso es algo que puede suceder, por ejemplo, con los navegadores de Internet, donde se incluyen los populares Firefox y Chrome, algo que ralentiza en gran medida el arranque de nuestro PC. Es por ello que en estas líneas os vamos a mostrar la manera de hacer que esto no suceda, es decir, que tanto Firefox como Google Chrome no arranquen junto a Windows 10 y consuman recursos de manera innecesaria.

Por tanto, en el supuesto de que Mozilla Firefox se abra automáticamente cuando nuestro ordenador con Windows 10 se enciende, algo que se puede producir cuando haya habido algún reinicio inesperado del equipo, o porque así lo hayamos configurado en el pasado para que se abra en el momento en el que iniciemos sesión con nuestra cuenta.

Cierto es que esto en ocasiones en útil, especialmente si no queremos perder las pestañas abiertas en un reinicio del sistema inesperado, por ejemplo.

Evita que Firefox o Chrome se inicien automáticamente al arrancar Windows 10

Así, en primer lugar, para saber si Windows 10 está configurado para abrir estos programas de los que hablamos después de un reinicio, lo podremos hacer desde el Administrador de tareas, en concreto en la pestaña de “Inicio”. Si vemos aquí Firefox, entonces tendremos que abrir el programa como tal y, en la barra de navegación del mismo, escribir “about:config”, tras lo cual recibimos un aviso de advertencia, que aceptamos.

Navegadores

Después, en la barra de búsqueda que aparece escribimos “toolkit.winRegisterApplicationRestart” y, a continuación, hacemos doble clic sobre el mismo para establecer su valor en “false”, con lo que los cambios se aplicarán de manera inmediata.

Por otro lado, en el caso de que seamos usuarios de Google Chrome, que probablemente seáis la mayoría de vosotros, para lograr esto mismo, es decir, evitar que el navegador del gigante de las búsquedas se inicie de manera automática junto al inicio de Windows, lo primero será acceder a la configuración del programa.

Una vez en este apartado, abrimos las Opciones avanzadas y buscamos la entrada llamada “Seguir ejecutando aplicaciones en segundo plano al cerrar Google Chrome”, algo que desactivamos.