Así debería ser el Explorador de Archivos de Windows 10: este concepto lo rediseña y moderniza por completo con Fluent Design

Escrito por Rubén Velasco
Windows 10

El explorador de archivos de Windows lleva con nosotros desde las primeras versiones del sistema operativo, y además, aunque evidentemente sí ha cambiado con el paso de los años, los cambios que han llegado a él son muy pequeños, tanto que si comparamos el explorador de Windows 10 con el que teníamos en Windows XP, incluso en Windows 95, podemos ver que, salvo los iconos, los cambios que han llegado en cuanto a apariencia son muy limitados.

Microsoft lleva ya tiempo trabajando en un nuevo diseño para Windows 10 llamado «Fluent Design«. Este nuevo diseño para el sistema operativo de Microsoft se basa en transparencias con una serie de difuminados, luces y efectos de profundidad para darle al sistema una apariencia única.

Fluent Design poco a poco está llegando a diferentes apartados del sistema, como a muchas aplicaciones UWP (como la calculadora, por ejemplo), a la Tienda de Windows 10, al menú de Configuración, al menú Inicio, etc. Además, la próxima actualización de Windows 10 va a traer una ración extra de Fluent Design, pudiendo ver este efecto en muchos otros apartados del sistema.

Sin embargo, el Explorador de Archivos de Windows 10 no va a ser uno de ellos.

El Explorador de Windows 10 necesita un lavado de cara completo, y este diseño nos gusta mucho

Puede que Microsoft sí haya ido por el buen camino en cuanto a dar forma a su explorador de archivos desde Windows 7 hasta Windows 10, sin embargo, tiene que animarse a dar el salto grande e implementar esta gran actualización que todos esperamos.

Diseño no oficial Explorador Archivos Windows 10

Como podemos apreciar en la anterior imagen, las diferencias de este diseño con el explorador de archivos actual son más que notables. Lo primero que deberíamos ver en esta herramienta es una apariencia Fluent Design completamente integrada que se aproveche de las transparencias y difuminados característicos de Windows 10 para darle un toque totalmente renovado.

El panel de la izquierda apenas recibe cambios más que los estéticos y un nuevo icono para OneDrive de lo más útil. Donde podemos apreciar el resto de cambios y novedades es en los demás apartados de la ventana. La parte central, aunque no tiene efecto Fluent (por comodidad) ha sido rediseñada, mostrando los iconos o las fotos de forma más cómoda, además de tener mucho más a mano los diferentes menús del explorador.

Otra novedad muy esperada es, por fin, el poder tener pestañas en el Explorador de Archivos de Windows. Estas pestañas llegarán a Windows 10 tarde o temprano (bajo el nombre de Sets), aunque, de momento, no hemos vuelto a saber nada.

Diseño no oficial Explorador Archivos Windows 10 - 2

La personalización de este explorador debería ser otro de los pilares base del mismo. Deberíamos de poder tener un tema oscuro real (no la chapuza que ha hecho Microsoft hasta ahora) que nos permita tener esta característica en nuestro Windows sin tener que recurrir a temas o extensiones de terceros.

Además, cada usuario debería tener más libertad para personalizar la ventana de su explorador. Como se puede apreciar en la anterior imagen podemos ver una barra lateral a la derecha que nos permite ver un resumen del archivo que tengamos seleccionado. Además, también se deberían poder instalar plugins en el explorador que le dotaran de más características únicas con el fin de que utilizarlo sea lo más sencillo posible.

Cambiar la fuente, los colores, el orden de los iconos y todo lo demás debería ser primordial.

¿Qué te parece este diseño para el Explorador de Archivos de Windows 10?

Fuente > behance

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo
  • Gonzalo

    No lo uso salvo en contadas ocasiones y por obligación. He testeado muchos reemplazos al Explorador, y desde hace años me decanté por Altap Salamander, el cuál cubre casi todas mis necesidades en la administración de archivos (salvo las que tengo que usar sí o sí el Explorador).

  • ‘ aer11オーロラloxar

    Mola, pero para que ilusionarnos, nunca llegará