Cómo crear tus propias fuentes personales de Windows con la aplicación Prototypo

Escrito por David Onieva
Herramientas del Sistema

Además de los populares contenidos multimedia de los que muchos hacemos uso de un modo casi constante, otro elemento cuya utilización está creciendo de manera exponencial a lo largo de los últimos años en diversos ámbitos relacionados con la tecnología, es la tipografía o fuentes de texto.

Esto es algo que se usa tanto para proyectos personales como más profesionales, en una buena cantidad de sectores como pueden ser el marketing y la publicidad, el diseño gráfico, la redacción y creación de blogs, etc. Y es que estas fuentes, en los tiempos que corren, son objetos muy valorados y que, en determinadas circunstancias, transmiten mucho más de lo que se podrían pensar en un principio.

Por tanto, en el caso de que deseéis usar algún diseño de tipografía un tanto más original que las que habitualmente podemos encontrar en las plataformas web especializadas, o en las aplicaciones que normalmente usamos en los equipos Windows, la propuesta de la que os vamos hablar a continuación seguro que os resultará muy interesante. En concreto se trata de Prototypo, una herramienta que nos va a permitir deshacernos de las fuentes habituales, al tiempo que diseñamos las nuestras propias personalizadas.

Prototypo

De este modo, lo que esta aplicación web de la que hacemos uso desde el propio navegador web nos propone, es poder diseñar casi desde cero nuestra propia tipografía para que posteriormente podamos usarla en proyectos personales de diseño, por ejemplo.

Crea tus propias fuentes tipográficas personales con Prototypo

Así, tras acceder a su sitio web, tendremos que crear una nueva cuenta personal, algo que podemos llevar a cabo a través de nuestro usuario de Facebook, o desde alguna cuenta de las que tenemos creadas con Google. A partir de ahí se cargará la interfaz principal de la aplicación web donde podremos elegir el tipo de diseño que deseamos comenzar, o elegir alguna de las múltiples plantillas de fuentes predefinidas que nos van a servir como base para el nuevo proyecto propio.

Prototypo

Una vez hayamos seleccionado el punto de partida para la nueva tipografía, tendremos que ir pasando por una serie de pasos en los que vamos definiendo el aspecto de la fuente que estamos diseñando, aunque esto es algo que nos llevará muy pocos minutos y que nos va a permitir disponer de un tipo de fuente totalmente original.

De entre los parámetros que iremos definiendo aquí, podemos destacar los relativos al tamaño, el grosor, la forma la altura, o la inclinación de los caracteres, entre otras variables. Al mismo tiempo hay que tener en cuenta que la plataforma tiene una modalidad de pago que amplía sus funcionalidades, pero lo cierto es que la gratuita será más que suficiente para la mayoría de los usuarios, tan solo habrá que echarle un poco de imaginación y creatividad, como sucede con la mayoría de los proyectos de diseño.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo