Los navegadores web basados en Chromium siguen aumentando, estas son las razones

Acabamos de iniciar el año 2019, y más del 65% de los usuarios de Internet navegan por Internet utilizando la propuesta de este tipo del gigante de las búsquedas, Google, nos referimos a Chrome.

Pero la cosa no acaba ahí, ya que a estas cifras debemos sumarle que un número cada vez mayor utiliza navegadores basados en Chromium, el proyecto de navegador web de código abierto de la misma Google, lo que sigue hablando a favor del mencionado Chrome. Por tanto, llegados a este punto muchos podrían llegar a preguntarse el porqué del éxito de este proyecto desarrollado por el buscador, algo que incluso ya va a ser adoptado por Edge de Microsoft, como supimos hace solo unas semanas.

Y es que claro, además de Chrome, hay otras alternativas menos conocidas como Opera, Brave, Vivaldi, Yandex, y muchas más que hacen uso de Chromium. Pero claro, hay que tener en cuenta que el trabajo detrás de este proyecto de código abierto es muy grande y ofrece una amplia gama de posibilidades a todos aquellos que necesiten o quieran hacer uso del mismo.

Por el contrario, para poder poner en marcha un buen navegador desde cero, necesitamos una buena cantidad de elementos como una interesante interfaz de usuario, un potente motor de renderizado y navegación, además de otras muchas cosas como un motor JavaScript, almacenamiento de datos, etc. Todo esto no se crea rápidamente por sí solo, y dado que Chromium ya nos ofrece todo esto hecho y además ha quedado probado que funciona bien y se actualiza periódicamente, no tiene mucho sentido empezar de cero.

Decir que en estos momentos hay tres proyectos a este nivel, cada uno con su propio motor de navegación: Google Chrome  con Blink, Firefox con Gecko y Safari con Webkit de Apple; aunque Edge era otro, ya ha quedado descartado tras el reciente anuncio. Así, desde que se convirtió en un proyecto de código abierto y se utiliza de manera masiva, Chromium ha ganado una gran comunidad de desarrolladores que trabajan para mantener el navegador actualizado y añadir nuevas funciones al mismo.

Google Chrome y Chromium

Con esto se logra que cada nuevo navegador basado en Chromium que aparece, el original sea más fuerte, ya que gran parte del trabajo de terceros puede fácilmente llevarse al primero, o incluso ser utilizado en otro tipo de proyectos.

Otras ventajas que ofrece Chromium para los desarrolladores

Otro de sus puntos fuerte es la amplia biblioteca de extensiones que cualquier navegador basado en Chromium puede usar, algo que ayuda en gran medida a personalizar el software de navegación dependiendo de las necesidades de cada caso. Al mismo tiempo, en el caso de que un equipo de desarrollo quiera generar una extensión propia, hoy día tiene todo el sentido priorizar a Chrome, ya que es ahí donde están casi todos los usuarios. Es más, para bien o para mal, Chrome es la alternativa con la que la mayoría de la gente se mueve por Internet, así que si estás desarrollando un sitio web, probablemente tu prioridad sea optimizarlo para Chrome igualmente antes que para el resto.

Pero claro, uno de los temores que algunos desarrolladores tienen sobre Chromium es que el código de Google viole la privacidad de los proyectos y usuarios que lo usan, ya que Chrome y Google ya han tenido problemas de este tipo en el pasado. Sin embargo a este respecto hay que tener en cuenta que Chromium es un proyecto completamente de código abierto, por lo que las partes que se comunican con Google, son en su mayoría parte de Chrome, no de Chromium, por lo que si hay algo en el código Chromium que no gusta, los desarrolladores pueden eliminarlo.

Es más, en estos momentos muchos navegadores centrados en la privacidad, como Brave, están basados en Chromium, pero se han ocupado personalizarlo para alcanzar su objetivo.

Ventajas y desventajas de usar navegadores basados en Chromium

A estas alturas no se puede negar que Chrome tiene el monopolio de la navegación en Internet y que Chromium está se extendiendo por todo el sector, pero todo ello acarrea unos pros y unos contras, tanto para los desarrolladores como para los usuarios. Por un lado nos encontramos con que Chromium es una de las mejores tecnologías de navegación web que existen hoy y se actualiza constantemente, pero claro, con tanta penetración de mercado, es fácil imaginar que la competencia vaya desapareciendo y que esta tecnología se estanque un poco.

Asimismo, mientras que la plataforma Chromium facilita a los desarrolladores la creación de nuevos programas de forma rápida y eficiente, ninguno de ellos puede acercase lo más mínimo a la cuota de Chrome, y además muchos de ellos presentan diversos problemas. Además, esta enorme penetración de Chromium presenta el inconveniente de que en el caso de que su privacidad y seguridad se viesen comprometidas, esto afectaría a la mayoría de los internautas de una sola vez.

Para terminar, diremos que aunque es muy probable que Google no nos esté «espiando» a través de la mayoría de los navegadores compatibles con Chromium al poder eliminar esos componentes, es igualmente probable que sí que lo haga en aquello proyectos con desarrolladores que no han tomado las debidas precauciones.