Cuánto ocupa Windows 10 y cuánto espacio necesitamos para que funcione sin problema

Escrito por Rubén Velasco
Windows 10

Según las especificaciones y los requisitos de Windows 10, para poder instalar el sistema operativo en un ordenador necesitamos tener 16 GB de espacio libre en nuestro disco duro o SSD si vamos a optar por la versión de 32 bits o 20 GB de espacio si vamos a optar por la versión de 64 bits. Sin embargo, estos requisitos no indican realmente cuánto ocupa Windows 10 una vez finaliza la instalación, y mucho menos el espacio necesario para garantizar que todo el sistema operativo va a funcionar con normalidad.

Seguro que muchos usuarios que tienen un disco duro de uno o dos teras dedicado en exclusiva al sistema operativo no se preocupan por cuánto ocupa Windows 10 en su disco duro. Sin embargo, los usuarios que suelen hacer particiones a los discos duros, o buscan comprar un SSD para mejorar el rendimiento, que tiene capacidades inferiores a las de los discos duros (al menos a un precio aceptable), entonces sí deben cuidar más el espacio del disco duro para garantizar que Windows 10 se instala sin problemas y puede funcionar con normalidad.

Cuánto ocupa Windows 10

Para ver realmente cuánto ocupa Windows 10, lo que vamos a hacer va a ser coger una imagen ISO oficial de Windows 10 April 2018 Update, la última versión, hasta la fecha, de Windows 10, y vamos a instalarla desde cero en un ordenador. Una vez finalice el proceso de instalación nos vamos directamente a la unidad de nuestro sistema operativo para poder ver exactamente cuánto ocupa, nada más instalarse, Windows 10.

Cuánto ocupa Windows 10 April 2018 Update

Como podemos ver, Windows 10 “solo” ocupa 9.67 gigas en el disco. Redondeando, por el tema de los drivers que instalaremos (como los controladores de NVIDIA que ya rondan el gigabyte) lo dejaremos en tener unos 15 GB de espacio reservados para instalar el sistema operativo y sus drivers.

Sin embargo, si reservamos el espacio justo para el sistema operativo lo más probable es que nos encontremos con problemas en el día a día, además de no poder instalar determinadas aplicaciones.

Entonces, ¿cuánto espacio deberíamos reservar, además de los 15 GB que ocupa Windows 10, para poder utilizar el sistema operativo?

Casi todas las semanas, Windows 10 suele recibir actualizaciones que mejoran tanto el funcionamiento general del sistema como loa seguridad del equipo. Dejando de lado las actualizaciones de mantenimiento, las que no deberían faltar en nuestro sistema son las actualizaciones de seguridad.

Para estar seguros de que nuestro Windows 10 se actualiza sin problemas de espacio, además de lo que ocupa el propio sistema es necesario que tengamos, al menos 10 GB de espacio libre adicional para estas actualizaciones. También recordamos que cada 6 meses Windows 10 suele lanzar una nueva versión, para la cual es recomendable tener al menos 30 GB disponibles de manera que se pueda hacer la copia de seguridad de la versión actual e instalar la nueva.

Además, si queremos que Windows funcione de manera fluida y sin problemas, es muy importante asegurarnos de tener al menos 20 GB libres a mayores, espacio que se utilizará para trabajar con archivos temporales y la caché libremente. Si activamos la memoria de intercambio y las funciones de hibernación también tendremos que contar con unos 10 GB a mayores.

Así, como poco, debemos asegurarnos de instalar Windows en, al menos, unos 60 GB, pudiendo tener espacio suficiente para que el sistema operativo funcione sin problemas, aunque seguramente no podamos contar con algunas características, como la paginación o la hibernación del equipo.

¿Y las aplicaciones que vayamos a instalar?

Además del espacio anterior, también debemos tener en cuenta las aplicaciones que vayamos a instalar. Aunque dediquemos un disco duro adicional a otros elementos, como los juegos, la mayoría de las aplicaciones cotidianas deberían ir instaladas en el disco duro principal de Windows, aplicaciones como Office (un par de gigas, según las aplicaciones que instalemos), Google Chrome (un giga mínimo, para poder trabajar bien con la caché) o la suite de Adobe (dos gigas por cada aplicación (Photoshop, Premiere, Lightroom, etc).

Seguro que a medida que vamos instalando programas y aplicaciones nos damos cuenta de que, lo que parecía un disco duro casi vacío, en realidad ya está a la mitad, o más, incluso puede estar casi lleno si no hemos calculado correctamente el espacio.

Disco duro medio lleno con Windows 10

¿Cuál sería el tamaño ideal de un disco duro o una partición para Windows 10?

Depende del uso que vayamos a dar al sistema, el tamaño recomendado que deberíamos reservar podría variar. Si, por ejemplo, vamos a jugar, debemos tener en cuenta que un juego moderno puede ocultar fácilmente entre 20 GB y 40 GB de espacio en un disco duro, por lo que, antes de comprar un disco duro, un SSD o hacer particiones tendremos que contar con esto. Tampoco es lo mismo si vamos a utilizar nuestro ordenador para renderizar vídeo con aplicaciones como Adobe Premiere (algo que también ocupa mucho espacio para realizar el proceso) o si vamos, por ejemplo, a virtualizar sistemas operativos con herramientas como Hyper-V o VMware.

Si no vamos a hacer nada de lo anterior con nuestro Windows más que simplemente utilizar Windows, Office, navegar por Internet y ver alguna serie o película en el PC, con una partición de unos 120 GB, incluso menos, debería bastarnos, aunque tendríamos que estar atentos de no quedarnos sin espacio. Si vamos a comprar un SSD y no queremos gastarnos mucho dinero, entonces podemos mirar uno de 120 GB, ya que rondan los 40 euros.

Si lo que queremos es olvidarnos de los problemas de espacio, entonces lo mejor es comprar un SSD de 240 GB, que rondan los 60 euros, para olvidarnos de todos los problemas relacionados con el espacio, y dejando ciertos tipos de contenidos, como los juegos, las máquinas virtuales o los archivos temporales del renderizado de vídeo.

Si no queremos tener varios discos y queremos tener uno que nos sirva, sin problemas, para todo el almacenamiento de nuestro ordenador, aunque sea un poco más caro, la verdad es que merece la pena invertir 120 euros en un SSD de 500 GB, pudiendo guardar en él todos nuestros datos, programas y juegos sin peligro de que Windows se quede sin espacio. Al menos mientras lo utilicemos con sentido común.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo