Aunque sea una tentación, no siempre es recomendable instalar las últimas actualizaciones de nuestros programas

Escrito por David Onieva
Software

En la mayoría de las ocasiones, cuando nos encontramos ante la nueva versión de nuestro sistema operativo o de alguna de las aplicaciones que usamos de manera habitual, sentimos la necesidad de instalarla cuanto antes, aunque quizá no sea siempre la mejor idea.

Y es que el poder encontrarnos con nuevas características y funciones, o una nueva interfaz de usuario es algo ciertamente tentador, algo en lo que muchos de nosotros hemos caído en varias ocasiones. Sin embargo y si tenemos en cuenta la gran cantidad de problemas a los que se enfrentan los usuarios tras de descargar la última actualización de Microsoft para Windows 10, por ejemplo, demuestra lo arriesgada que puede ser esta decisión de estar «a la última» en todo momento, especialmente si nos referimos al sistema operativo.

A todo esto hay que sumarle los problemas que se revelan ante la decisión de Microsoft de forzar las actualizaciones de Windows 10 para sus usuarios, aunque algunos tienen la posibilidad de retrasar estas instalaciones hasta 35 días. Pero claro esto solo es posible en el caso de que dispongamos de Windows 10 Pro, ya que aquellos que tengan la edición Home, no tendrán más opción que instalar estas actualizaciones, asumiendo los riesgos, o no reiniciar nunca sus equipos.

Pero hay que tener en cuenta que Windows 10 no es el único sistema operativo que se encuentra con problemas después de sus actualizaciones importantes o nuevas versiones, ya que los sistemas operativos macOS e iOS de Apple también los han experimentado, al igual que sucede con el sistema operativo para móviles, Android de Google.

Seguridad actualizaciones Windows

Actualizar nuestro software de inmediato no siempre es buena idea

Y es que disponer de lo último en software es realmente tentador, pero no siempre es lo más recomendable, visto lo visto, sobre todo para evitar posibles problemas futuros. Es por ello que, como ya hemos mencionado en más de una ocasión, lo más recomendable en estos casos es esperar una semana o dos, o incluso mejor un mes, antes de descargar las nuevas actualizaciones. De este modo dejamos que sean otras personas las que descubran los casi inevitables errores, y al mismo tiempo nos beneficiamos del trabajo de los desarrolladores al publicar correcciones para solucionar esos problemas.

Pasado ese tiempo, cuando los principales errores hayan sido arreglados, ya podremos descargar estas actualizaciones con la seguridad de que obtendremos las nuevas funciones sin que nuestro dispositivo tenga que sufrir contratiempos, ya sea un PC, Mac, o teléfono inteligente.

Por supuesto esto no se aplica a las actualizaciones de seguridad, ya que estas sí que deben ser descargadas e instalarlas lo antes posible, hablamos de las actualizaciones que introducen nuevas características y funciones.

Fuente > Techradar

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo