Microsoft promete que no volverá a forzar actualizaciones de Windows como hizo con Windows 10

Escrito por David Onieva
Actualidad

Windows 10 lleva entre nosotros cosa de dos años y medio desde que fue presentado oficialmente, sin embargo casi desde sus inicios, por diversas razones, ha sido una versión del popular sistema operativo que ha estado rodeada de muchas polémicas.

Aunque cuando hablamos de estas, quizá una de las primeras cosas que nos vienen a la mente es todo lo relacionado con la privacidad, tampoco podemos olvidar los excesivos esfuerzos que hizo la firma para que actualizásemos desde versiones anteriores a Windows 10. En algunos casos casi que se obligó a los usuarios a instalar este nuevo software.

Sin embargo y debido en gran medida a las quejas de millones de usuarios en todo el mundo a este respecto, finalmente Microsoft se fue suavizando en este empeño, aunque también es cierto que no ha cesado en sus advertencias y recomendaciones para actualizar al último Windows. De hecho y tras una investigación que se inició a mediados de 2016, la compañía ha tenido que llegar a un acuerdo con las Autoridad del Consumidor de Finlandia por las actualizaciones obligatorias de los ordenadores con Windows.

De este modo el gigante del software accede a no instalar aplicaciones sin el consentimiento de los usuarios. Asimismo se ha podido saber que como parte del acuerdo, Microsoft debe proporcionar toda la información necesaria a sus usuarios cada vez que se necesite hacer una actualización en los equipos, y esperar su consentimiento antes de iniciar el proceso como tal.

Get Windows 10

Y es que no se puede esperar que sea el propio consumidor el que tenga que buscar información acerca de un producto de Microsoft por su cuenta a través de Internet, sino que tiene que ser la propia compañía la que facilite esos datos.

Se acabaron las apps “Get Windows 10″ y similares

Cuando Microsoft lanzó Windows 10 en julio de 2015, ofrecía el sistema de forma gratuita a los usuarios de Windows 7 y Windows 8.1, aunque para, según ellos, mejorar el proceso de transición, la firma también lanzó una aplicación llamada “Get Windows 10“, que fue enviada vía Windows Update a todos los sistemas propensos a ser actualizados.

Así la propia aplicación automáticamente descargaba los archivos necesarios en segundo plano y pedía a los usuarios que iniciaran la instalación de Windows 10 cada cierto tiempo, algo realmente molesto.

De igual modo los de Redmond también han sido acusados de cambiar el comportamiento del botón de cierre de la ventana que nos invitaba a la actualización, todo para confundir a los clientes y que aceptasen comenzar con el proceso, cuando lo que realmente se quería era cancelarlo. Por tanto, ahora la propia Microsoft ha prometido que va a jugar más limpio en este sentido a partir de este momento.

Fuente > Softpedia

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo