Los parches de Meltdown y Spectre no afectan al rendimiento de los juegos en Windows 10

Escrito por David Onieva
Actualidad

A lo largo de estos últimos días no paran de sucederse las noticias relacionadas con las recientemente descubiertas vulnerabilidades Meltdown y Spectre en buena parte de los procesadores que se usan hoy día en todo el mundo.

Y es que la enorme trascendencia de todo esto se debe en gran medida a que estos fallos de seguridad se han dado en los procesadores Intel, AMD y ARM, lo cual afecta de manera directa a millones de sistemas en el globo, tanto de escritorio como en dispositivos móviles. Es por todo ello que los principales desarrolladores de software se han visto en la obligación de ponerse manos a la obra, todo con el fin de parchear sus proyectos y aplicaciones contra estas recientes vulnerabilidades.

Unido a todo esto, una de las grandes preocupaciones que tienen muchos usuarios y firmas afectadas, es que los dispositivos podrían experimentar algún tipo de ralentización tras lo sucedido estos días y después de instalar los correspondientes parches de seguridad. Todo ello se podría deber a que el rendimiento de los sistemas se pudiese reducir significativamente debido a los ajustes realizados para evitar las vulnerabilidades que os hemos comentado.

De hecho, la propia Intel sugirió que algunas máquinas de alto rendimiento podrían experimentar una desaceleración notable, aunque la empresa dijo que en el caso del usuario medio, es poco probable que se observe tal impacto en el rendimiento de sus equipos. Pues bien, por lo que hemos podido saber, algo a lo que han hecho referencia desde el portal HardZone, el rendimiento de los dispositivos con Windows 10 tras la instalación de los parches para Meltdown y Spectre, no se reduce. Todo esto se ha dado a conocer en múltiples sitios de la Red en base a una serie de pruebas comparativas que se han llevado a cabo, de hecho en algunos casos se ha registrado una mejora.

Metldown Spectre juegos

Por ejemplo, en el caso de las pruebas de almacenamiento, la única diferencia significativa se produce en los resultados de lectura de ficheros 4K, donde la reducción de rendimiento se estima en un 23% tras de la implementación de parches de seguridad, aproximadamente.

Los parches de Meltdown y Spectre no afectan al rendimiento

Del mismo modo las pruebas realizadas sobre diferentes juegos ejecutados en Windows 10, han demostrado que el rendimiento antes y después de la instalación de los parches se ha mantenido casi igual, con tan solo algunos pequeños cambios, ya sea en forma de mejoras o ralentizaciones. Sirva como ejemplo que al ejecutar Assassin’s Cree: Origins con ajustes de alta resolución en una tarjeta GTX 1080 Ti, devuelve las mismas puntuaciones de referencia antes y después del parcheo.

De este modo no parece que estos hechos afecten a los frames por segundo a la hora de jugar en Windows 10 tras instalar las actualizaciones a estas vulnerabilidades. Por tanto se deduce que hay pocas probabilidades de que estos parches de seguridad produzcan alguna desaceleración en la mayoría de los casos.

Fuente > Softpedia

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo