Microsoft desiste y no pedirá más actualizar a Windows 10 a los usuarios de Windows 7

Escrito por David Onieva
Actualidad

Han pasado ya dos años desde la llegada de la esperada por muchos última versión del sistema operativo de Microsoft, Windows 10, generando una gran cantidad de controversia entre millones de usuarios en todo el mundo por diferentes aspectos.

Uno de estos ha sido el enorme empeño que la firma de Redmond ha puesto para que sus clientes migrasen, sea como fuere, de las versiones anteriores de su software a este último Windows 10, algo que con el paso de los meses ha terminado por convertirse en un movimiento realmente molesto y por el que la firma ha tenido multitud de problemas. Este es solo uno de ellos, y como ha sucedido en otros apartados como por ejemplo el de la telemetría, los desarrolladores de este popular software se han visto en la obligación de dar un paso atrás, al menos en parte.

Es por ello que finalmente afirman que los archivos de las actualizaciones de Windows ya no se descargarán a menos que los propios usuarios estén de acuerdo con los mismos. Y es que muchos sabréis que Microsoft ha sido duramente criticada por la forma en que intentó «meternos por los ojos» Windows 10, tanto a usuarios individuales como a empresas. Para ello empleó una actitud un tanto agresiva, algo que en principio se suponía como opcional. Sin embargo y por medio de la aplicación Get Windows 10, que se desarrolló para proporcionar una forma más suave de actualizar desde Windows 7 y 8.1 con la descarga automática de los archivos necesarios, resultó ser una medida de presión, ya que todo ello ocurría sin nuestro consentimiento.

Seguridad en Windows 10

De esta manera, a pesar de rechazar la mencionada actualización a Windows 10, muchos se quedaron sin espacio de almacenamiento o incluso en ocasiones sin ancho de banda, simplemente porque la aplicación Get Windows 10 descargaba varios gigas de datos para preparar el PC para el nuevo sistema operativo, todo sin permitirlo ni darnos cuenta del proceso. Sin embargo en los últimos meses los de Redmond han llevado a cabo varios cambios para evitar estas actualizaciones forzadas, ahora la compañía promete que cada vez que se lancen nuevas versiones del sistema operativo, sus archivos ya no se descargarán sin el consentimiento de los usuarios.

No más actualizaciones forzadas de Windows 10

De hecho sucedió en Alemania, donde el organismo de protección del consumidor inició una investigación y examinó cómo Microsoft manejaba estas actualizaciones de Windows 10. Así la propia compañía reconoció que no todo salió como se suponía y prometió abordar el problema cuando se lanzasen nuevas versiones del software comprometiéndose a no descargar archivos a menos que los clientes estuviesen totalmente de acuerdo.

Los funcionarios alemanes indicaron que este caso debería servir como ejemplo para el resto de compañías, ya que obligar a los consumidores a instalar software no es una práctica lícita ni aceptada por la mayoría.

Fuente > Softpedia

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo