Añade a Steam juegos y aplicaciones que no sean de Steam

Escrito por David Onieva
Juegos

A lo largo de estos últimos años, las diversas alternativas pertenecientes a las plataformas disponibles para los juegos de PC han ido proliferando en nuestros equipos de manera sustancial hasta convertirse, para muchos, en elementos de primer uso en el ordenador.

No en vano el cliente de la que se podría considerar como la propuesta de este tipo por excelencia, al menos por el momento, Steam, está ya instalado a día de hoy en millones de equipos en todo el mundo, siendo ya Windows 10 el sistema operativo más utilizado para este software en concreto. Y es que este tipo de plataformas otorgan a los usuarios un entorno especialmente diseñado tanto para los amantes de los videojuegos como para los que se están introduciendo en este mundo.

Así, con una potente interfaz, pone a disposición de todo el mundo un completo gestor de los mismos así como un tienda propia donde podremos adquirir los títulos deseados, de manera inmediata y sin esperas y, en muchos casos, a unos precios muy interesantes.

Steam

Sin embargo con el paso del tiempo y a base de nuevas actualizaciones, los desarrolladores del mencionado cliente de Steam han ido incorporando más funcionalidades adicionales para que este se convierta en una especie de centro neurálgico desde donde podamos usar otros programas y utilidades. De hecho, como la mayoría sabréis, cuando compramos y descargamos un juego de la tienda de Steam, en el cliente se crea un acceso para que podamos acceder al mismo desde el cliente, así como gestionar todos los contenidos, llevar un seguimiento de cada título, intercambiar objetos en la propia comunidad, etc.

Ejecuta desde Steam todo tipo de juegos y aplicaciones

Sin embargo del mismo modo también tendremos la posibilidad de incluir nuevos accesos directos tanto a juegos como a aplicaciones externas que nada tengan que ver con la propia Steam, que es precisamente lo que os mostraremos en estas líneas. Por lo tanto, para todo ello, lo primero que haremos es abrir la correspondiente aplicación de Steam y, una vez nos hayamos logueado, accedemos al menú “Juegos”, desde aquí pinchamos en la opción llamada “Añadir un juego que no es de Steam a mi biblioteca…”. Tras lo cual aparece una nueva ventana en la que se irán cargando todas las aplicaciones que tengamos instaladas en el sistema operativo.

Por lo tanto a continuación no tendremos más que seleccionar aquellas aplicaciones que deseemos incluir a nuestra cuenta de usuario de Steam para poder ejecutarlas directamente desde este. Para terminar diremos que no solo nos será de ayuda para juegos externos a la plataforma, sino que podremos incluir herramientas de todo tipo que ya hayan sido instaladas en el equipo con anterioridad.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo