Se filtran 32 “Teras” de Builds de Windows 10 que se podrían aprovechar para encontrar vulnerabilidades

Escrito por David Onieva
Actualidad

Microsoft está poniendo un especial cuidado en todo lo relacionado con el trabajo que está llevando a cabo en la última versión de su sistema operativo por excelencia, Windows 10, ya que lo quiere convertir en una plataforma universal, aunque podría haber recibido un duro revés estas últimas horas.

Y es que, por lo que se acaba de saber, la firma con sede en Redmond ha sido víctima de una filtración masiva a Internet desde uno de sus propios servidores por medio de la cual se han hecho públicos un total de 32 TB de datos correspondientes al código fuente, compilaciones y herramientas internas de la propia compañía referentes al mencionado Windows 10, todo ello descargable on-line por cualquiera; vamos, todo un tesoro para algunos.

Todo hace indicar que todo ello ha salido directamente de uno de los servidores internos de Microsoft, hecho que por lo que se está comenzando a saber, se produjo en el pasado mes de marzo de este año. Entre la enorme cantidad de datos filtrados se incluye el código fuente de los controladores de hardware básicos de Windows 10, además del código PnP, USB y WiFi de los sistemas de los de Redmond, o incluso código de kernel OneCore específico para dispositivos ARM.

Cabe mencionar que también se incluyen nuevas versiones aún en periodo de desarrollo para el mismo sistema operativo y Windows Server 2016, versiones de ARM de 64 bits sin lanzar por el momento y versiones múltiples de Microsoft Windows 10 Mobile Adaptation Kit.

Se filtran 32 TB de Builds y demás datos de Windows 10

Sin embargo de todo esto se ha eliminado el “Archivo Beta”, el cual está diseñado para estar disponible tan solo para clientes cualificados, empresas, gobiernos y socios dedicados a la depuración del software.

Seguridad en Windows 10

Con todo y con ello esta filtración podría convertirse en un duro contratiempo para la propia Microsoft, ya que todo ello podría dar pie a que determinados ciberatacantes se pusiesen en marcha de manera mucho más efectiva a buscar posibles exploits y vulnerabilidades de acceso en el código fuente del sistema, todo ello de primera mano y así acceder a Windows 10 de diferentes maneras.

Uno de los mayores inconvenientes ante los que se enfrenta la firma con sede en Redmond es la actual situación que aún está patente con lo sucedido relativo a la seguridad de Windows tras las filtraciones que propiciaron el ataque masivo a nivel mundial por medio del ransomware WannaCry. Sin embargo ahora ya solo queda esperar el impacto a nivel de seguridad y privacidad por si el malware para el sistema operativo se ve incrementado de manera importante en los próximos meses, esperemos que no sea así.

Fuente > MSPowerUser

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo