Las medidas para cuidar nuestra seguridad aumentan, pero los ataques crecen mucho más deprisa

Escrito por David Onieva
Actualidad

A nadie le cabe duda alguna de que en los últimos tiempos tanto la relevancia de la ciberseguridad como la frecuencia, cantidad y potencia de los ataques han crecido de manera sustancial a todos los niveles, por lo que se podría decir que hoy día casi nadie está a salvo de ser una posible víctima.

Esto es algo que se ha podido ver en todos los sectores, desde los usuarios de al pie, pasando por las empresas grandes y pequeñas; todos somos sensibles a convertirnos en objetivos por parte de ataques de terceros que ponen en peligro la privacidad de nuestra información, ya que esta es altamente sensible a las nuevas amenazas. Esto ha obligado a los expertos en el tema a buscar nuevos caminos que formen parte de la diferentes soluciones de seguridad que a día de hoy podemos encontrar en el mercado, de ahí el uso de técnicas mucho más avanzadas con las que se pretende ir un paso por delante de los atacantes, algo sumamente complicado.

Es aquí donde empiezan a cobrar una especial importancia apartados tales como la inteligencia artificial aplicada a este tipo de software centrado en protegernos de ataques que provengan del exterior. De hecho, gracias a la mencionada IA, se espera que estas soluciones sean capaces de «adelantarse» para protegernos de códigos maliciosos aún desconocidos. Además del mismo modo se espera que todo ello sea válido para un tipo de productos que con el paso del tiempo cada vez van a formar parte más activa de nuestras vidas, hablamos de los productos pertenecientes a Internet de las cosas (IoT), potencial objetivo de los ciberatacantes y por el momento bastante desprotegido.

Seguridad informática

La seguridad cada vez adquiere mayor importancia debido al aumento de los ataques

Y es que mientras que entre las empresas dedicadas al desarrollo de dispositivos IoT, el 68% consideran que la seguridad de estos elementos es diferente a la de los sistemas convencionales, solo el 43% ha creado puesto medidas independientes para todo ello. Con todo y con ello las empresas de seguridad que lanzan y actualizan constantemente productos que se encargan de cuidar nuestros equipos, sistemas y datos almacenados en los mismos, están aumentando sus funcionalidades y métodos de trabajo con el fin de ser cada vez más eficientes. Sin embargo muchos expertos consideran que esto no es suficiente, al menos de momento, ya que en el otro lado nos encontramos con los grupos encargados de programar y llevar a cabo los ataques en mayor o menor escala, ataques que del pasado año 2015 al ya finalizado 2016, aumentaron en una tasa superior al 40%.

Y es que la gravedad de estas amenazas, junto con su frecuencia, han aumentado exponencialmente y se espera que la situación empeore en los años venideros. Es por ello que muchos ya intentan poner las medidas pertinentes para que lo sucedido hace tan solo unas semanas con el caso WannaCry, no vuelva a repetirse.

Fuente > TNW

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo