¿Deberían controlar y prohibir el cifrado en WhatsApp?

Escrito por David Onieva
Actualidad

Aunque todo lo relacionado con la movilidad en lo que a la tecnología se refiere cada vez está más extendido a nivel global, lo cierto es que con el paso del tiempo las tendencias a la hora de comunicarnos con otros por medio de estos productos están cambiando sustancialmente. Mientras que hace unos años la voz era el elemento predominante, hoy en día las aplicaciones de mensajería instantánea o las redes sociales parecen que están tomando la delantera.

Debido entre otras cosas al extendido uso que en la actualidad tienen este tipo de plataformas, uno de los apartados en los que los usuarios más se fijan al hacer uso de las mismas, como no podía ser de otro modo, es en la privacidad y seguridad de sus transmisiones. Por lo tanto los diferentes desarrolladores, especialmente de las herramientas de mensajería, no paran de implementar nuevas y más avanzadas funciones relacionadas con un asunto tan importante como este.

De hecho está llegando un punto en el que las conversaciones que mantenemos habitualmente a través, por ejemplo de WhatsApp, que es la alternativa más extendida del mundo, son casi imposibles de interceptar gracias, entre otras cosas, al cifrado de extremo a extremo que utiliza. Esto es algo muy de agradecer por parte de los usuarios, pero no todo el mundo está tan contento con esta encriptación tan rigurosa.

WhatsApp

Recientemente, tras los desafortunados sucesos ocurridos en Londres hace unos días, la la Ministra británica del Interior, Amber Rudd, hizo públicas unas declaraciones en las que solicitaba que los servicios de inteligencia deberían tener la capacidad de acceder a estas las conversaciones cifradas de las aplicaciones de mensajería.

¿Debe mantenerse el cifrado extremo a extremo en WhatsApp?

Esto vino a raíz de que la persona que llevó a cabo los atropellos en Londres, Khalid Masood, mandó un mensaje cifrado momentos antes del ataque. Visto desde ese punto de vista podría ser hasta comprensible esa postura, pero no cabe duda de que los usuarios de a pie no tienen interés alguno en que nadie, ni servicios de inteligencia ni autoridades de ningún tipo, tengan acceso a sus conversaciones privadas.

Y aquí es donde entra en juego la polémica de la que se lleva ya hablando un tiempo, si las máximas autoridades de cada país deberían o no tener derecho a acceder a los mensajes encriptados de los usuarios de mensajería instantánea. Todo depende del punto de vista desde el que se mire, pero desde luego la solución que finalmente se tome a este respecto no va a satisfacer, ni mucho menos, a todo el mundo.

¿Qué pensáis vosotros a este respecto?

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo