La actualización KB4013429 de Windows 10 tarda, pero se instala sin problemas

Microsoft, tras el parón sufrido el pasado mes, ya ha vuelto a la normalidad en marzo en lo que se refiere a sus actualizaciones para Windows 10. Como os informábamos en su momento, la firma no puedo enviar los correspondientes parches de seguridad en febrero debido a una serie de problemas detectados a última hora.

Es por ello que los de Redmond acaban de lanzar una nueva actualización acumulativa que, debido al mencionado retraso sufrido el pasado mes, se podría considerar como el doble de importante. Además y ahondando aún más en este tema, Microsoft ha hecho un esfuerzo para intentar, debido a su importancia, que los usuarios no tengan problemas en la descarga ni en la instalación, como ha sucedido en otras ocasiones pasadas.

En concreto nos referimos a la actualización acumulativa KB4013429, la cual en un principio parece ser que no está reportando problemas, al menos si nos atenemos a las quejas de los usuarios, inexistentes hasta el momento en este caso. Y es que hay que tener en cuenta que en otras ocasiones ha habido usuarios que han informado a la firma que estas actualizaciones acumulativas tardaban una eternidad en completarse o que daban errores antes de finalizar su instalación, lo que ha causado muchos quebraderos de cabeza a Microsoft.

Microsoft Windows 10

Lo importante aquí es saber que, en la mayoría de los casos, la actualización acumulativa KB4013429 se instala bien, aunque durante unos instantes pueda parecer estar bloqueada, recomendamos tener un poco de paciencia y no reiniciar el equipo hasta que se complete el proceso. Decimos esto porque por lo que se ha podido saber, a veces se toma hasta 10 minutos para que el proceso llegue a su fin, e incluso se han visto algunos informes de usuarios que afirmaron que la instalación se completó en aproximadamente una hora, aunque al final todo ha funcionado correctamente.

Nueva actualización KB4013429 para Windows 10

Además hay que tener en cuenta que la KB4013429 es una actualización acumulativa que trae consigo muchas correcciones y mejoras de seguridad que afectarán directamente al correcto funcionamiento de Windows 10, algo en lo que que los de Redmond trabajan constantemente. A pesar de que en el pasado un buen número de usuarios han tenido problemas de instalación con algunas de estas actualizaciones acumulativas, parece que Microsoft se lo ha tomado en serio para intentar corregir estos inconvenientes.

Además, esto era algo inevitable, más si tenemos en consideración que cada vez estamos más cerca de la llegada de la primera de las dos grandes actualizaciones de este año, nos referimos a las Creators Update de Windows 10 que llegará a todo el mundo el próximo mes de abril.