AMD no lanzará más drivers Radeon para Windows 8.1 de 32 bits

Escrito por Rubén Velasco
Actualidad
0

Las tarjetas gráficas modernas son el componente más potente de un ordenador. Con el fin de poder aprovechar al máximo la gran potencia de estas, sus correspondientes fabricantes están desarrollando constantemente nuevas versiones de los drivers que, además de corregir ciertos problemas que puedan existir, los adaptan para sacar el máximo provecho de los juegos modernos. Sin embargo, AMD ha tomado una drástica, pero comprensible decisión anunciando que una versión de Windows va a dejar de recibir actualizaciones para sus controladores Radeon.

Hace algunas horas, AMD ha anunciado la decisión de dejar de desarrollar nuevos controladores Radeon para los sistemas Windows 8.1 de 32 bits. Aprovechando el lanzamiento de la nueva versión de los controladores, Radeon Software Crimson ReLive 17.2.1, el fabricante confirma que, a partir de esta versión (incluida), solo lanzará actualizaciones de los controladores para los sistemas Windows 7 y Windows 10 (ambos x86 y x64) y Windows 8.1 solo x64.

La descarga de la versión anterior de los controladores, la última compatible con Windows 8.1 de 32 bits, seguirá estando disponible en la web de descargas. Aunque el fabricante no ha dicho nada, lo más probable es que ambas versiones de Windows 7 sigan recibiendo actualizaciones, al menos hasta que termine el soporte del sistema operativo en 2020, pero también es posible que, si la cuota de mercado de Windows 10 de 32 bits disminuye mucho, se tome la misma decisión, aunque mucho más tendría que bajar para igualar a la de Windows 8.1.

Windows 8.1 de 32 bits tiene una cuota de mercado totalmente irrelevante

Según los últimos estudios de Steam, tan solo el 0.26% de los usuarios de la plataforma utilizan Windows 8.1 de 32 bits, mientras que la versión de 64 bits del mismo sistema operativo se encuentra instalada en el 8.14% de los ordenadores, por lo que la decisión de dejar de soportar este sistema operativo es comprensible y, además de ahorrar trabajo a la compañía y permitirle centrar sus esfuerzos en los sistemas con mayor cuota de mercado, puede intentar coaccionar a los usuarios para dar el salto a las versiones de 64 bits y poder disfrutar de las mejoras que supone usar esta arquitectura.

Los usuarios de Windows 8.1 que quieran seguir recibiendo actualizaciones para su tarjeta gráfica tendrán que actualizar a un sistema de 64 bits, ya sea el propio Windows 8.1 o, por qué no, aprovechar y dar el salto a Windows 10.

Salvo en casos muy concretos, hoy en día prácticamente cualquier ordenador que tenga instalado Windows 8.1 tendrá un procesador compatible con la arquitectura de 64 bits, igual que tendrá en torno a 4 GB de memoria RAM, capacidad para la que es ya obligatorio usar un sistema operativo x64.

¿Qué te parece que un fabricante como AMD deje de desarrollar nuevos controladores para una versión de Windows aún con soporte?

Fuente > TechPowerUp

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo