A pesar del rotundo fracaso de Windows Phone, Microsoft no se rinde

Escrito por Rubén Velasco
Actualidad

Windows es el sistema operativo más utilizado en ordenadores, tanto personales como en entornos profesionales, de eso no cabe la menor duda. De igual forma, tampoco podemos negar que Windows Phone ha sido un fracaso rotundo para Microsoft, quien llegó tarde y mal a un mercado ya liderado por sistemas como Android y iOS, lo que impidió a la compañía conseguir los apoyos y las inversiones necesarias para poder plantar cara a sus rivales Google y Apple en este sector.

Microsoft ya no tiene nada que hacer con Windows Phone. A pesar de que muchos se niegan a admitirlo, la propia compañía ya confirmó el fracaso de su sistema operativo móvil en el pasado y, aunque aún tiene algún que otro pequeño apoyo, es prácticamente imposible que, siguiendo su rumbo actual, logre entrar en el mercado de los smartphones, ni con Windows Phone ni con Windows 10 Mobile, un sistema con un futuro realmente incierto.

La culpa del fracaso de Windows Phone es principalmente de Steve Ballmer, quien quiso entrar en un mercado ya bastante cerrado centrándose principalmente en copiar a sus rivales en lugar de innovar y ofrecer algo nuevo. Windows 10 Mobile es un sistema totalmente diferente y, aunque aún no ha mostrado todo su potencial, está manchado por su predecesor, lo que ha hecho que prácticamente sea un sistema desconocido y monopolizando el 99% de la cuota de mercado en Android y iOS.

Sin embargo, el CEO de Microsoft, Satya Nadella, no se rinde y asegura que va a seguir intentando entrar en el sector de la telefonía móvil, y lo va a conseguir, con algo no visto hasta ahora, lo que la propia compañía ha denominado como “dispositivo móvil definitivo“.

Microsoft tiene que cambiar drásticamente el rumbo establecido por Steve Ballmer para intentar competir en el mercado móvil

Nadella asegura que si quieren poder entrar en el sector de los dispositivos móviles van a tener que dejar de imitar a la competencia y pensar en qué pueden traer a este sector que no tengan ninguno de sus competidores. Aunque es una pregunta muy complicada, la compañía ya ha mostrado sus primeras intenciones, un emulador x86 para ARM64 que permita ejecutar aplicaciones convencionales de PC en el dispositivo móvil.

En cualquier momento el mercado de la telefonía móvil puede dar un giro inesperado y destronar a Android, solo hace falta algo nuevo que levante la curiosidad y, sobre todo, la necesidad de los usuarios. ¿Un ordenador de bolsillo? ¿Una Surface Phone”? El tiempo lo dirá.

De momento, nuestros ojos están puestos en Windows 10 Creators Update, la próxima gran actualización de Windows 10 que seguro que va marcando el camino que seguirá Microsoft tanto con su sistema operativo de PC como en su nuevo periplo hacia el mercado móvil.

¿Qué crees que podría aportar Microsoft al mercado de los dispositivos móviles?

Fuente > AFR

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo
  • Ariel Mansur

    Por lo que dijeron en otros blogs, es referido a la emulación de programas x86 para windows mobile 10.

  • miguel vasquez campos

    No llamaría fracaso cuando ahora muchas estaciones policiales están usando windows 10 mobile, y las actualizaciones de las apps llegan bastante seguidas y a mi se me hacia raro pero en mi país 950 que ponen a la venta si te lo piensas ya se vendio…

  • Juan

    El exito del Windows Phone seguirá el de la tableta Surface. Nunca podrán reemplazar un iphone o un android, su destino es unificar el desktop, laptop y teléfono en un computador de bolsillo extendible con pantalla, mouse y teclado externos en la casa y en la oficina. Entonces el Windows Phone reclamará su lugar que solo podría ocupar un Linux que nunca consiguió competir con Windows. Es necesario que el Windows Phone corra Full Windows y Todo tipo de programas como un PC, entonces compartiran es mercado con su hermana la Surface y le pondrán un pie encima al iPhone y al Android.

    • XtremWize

      Se llama “Windows 10 Mobile” porque “Windows Phone” se murió hace años y no tiene nada que ver un S.O. con la otra.