Cómo reiniciar el driver de la gráfica con un atajo de teclado en Windows

Escrito por Rubén Velasco
Curiosidades

Un problema bastante frecuente entre muchos usuarios es que, de repente, la pantalla se quede en negro, no podamos hacer nada, pero, sin embargo, el ordenador no esté bloqueado, porque seguimos escuchando sonido por los altavoces del equipo. Esto se debe a que, por una razón u otra, el driver de la gráfica ha dejado de funcionar y, aunque probablemente se reinicie él solo, esto puede llevar un tiempo hasta que Windows lo detecta, reinicia el driver y hace que todo vuelva a funcionar con normalidad.

Una de las formas más rápidas y sencillas de arreglar cualquier problema en Windows es reiniciando el ordenador para finalizar todos los programas y volver a ejecutarlos, sin embargo, algunos problemas, como el que hemos mencionado antes, pueden solucionarse de una forma mucho más sencilla, concretamente con un sencillo atajo de teclado.

Windows cuenta con un sistema de detección de errores bastante completo y efectivo que, en caso de que alguno de los componentes del sistema falle, Windows intentará volver a hacerlos funcionar reiniciándolos. Sin embargo, como hemos dicho, en ocasiones, el sistema operativo tarda bastante en hacer esto, por lo que es posible forzar este reinicio del driver de la gráfica de nuestro PC con el siguiente atajo de teclado:

  • Win+Ctrl+Shift+B

Si pulsamos esas teclas al mismo tiempo veremos cómo nuestra pantalla parpadea durante unos instantes y, a continuación, todo vuelve a funcionar con normalidad.

Qué hacer si el driver de la gráfica falla a menudo

Este truco es muy útil si, por ejemplo, se trata de solucionar un fallo esporádico o generado a menudo por una aplicación concreta, sin embargo, si el controlador de nuestra gráfica falla y se bloquea muy a menudo es posible que el problema se encuentre en otra parte del sistema, y, en ese caso, tendremos que buscar otro tipo de solución.

En este caso, recomendamos desinstalar por completo el driver de nuestra tarjeta gráfica y volverlo a descargar desde su página web principal (Intel, AMD o Nvidia). De esta manera, si el fallo estaba generado por un controlador en mal estado o con un bug, probablemente ya lo hayamos solucionado.

De no ser así, el siguiente paso será realizar una limpieza de archivos temporales de Windows y analizar el visor de sucesos de Windows con el fin de identificar la posible causa que lo está generando. También podemos reiniciar nuestro ordenador en “modo seguro” y probar si desde él también tenemos problemas con nuestra gráfica, ya que, de ser así, es posible incluso que, si esta tiene ya varios años, se esté estropeando.

¿Alguna vez has tenido problemas con el driver de la gráfica de tu ordenador?

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo