Por qué debemos configurar una contraseña a la BIOS

Escrito por Rubén Velasco
Curiosidades
0

En la mayoría de las ocasiones en las que hemos hablado de proteger nuestro ordenador del uso no autorizado de otras personas hemos hecho referencia a establecer una contraseña en el sistema operativo o a aplicar un cifrado al disco duro para evitar que se puedan acceder a los datos sin la correspondiente contraseña, sin embargo, siempre nos olvidamos de una de las capas de seguridad más básicas presente en todos los ordenadores del mercado: la contraseña de la BIOS.

Bloquear el acceso a la BIOS con contraseña puede tener varias finalidades. La primera de ellas, y la más obvia, es evitar que nadie entre a la configuración de la placa para cambiar la configuración, por ejemplo, el orden de arranque de los dispositivos (evitando así, por ejemplo, que instalen o arranquen otro sistema operativo). Otro uso también muy útil es establecer una contraseña de manera que el sistema operativo no arranque hasta que se introduzca esta, evitando así usos indeseados.

Debido a que las placas base más recientes permiten arrancar sistemas operativos desde DVDs y unidades USB sin necesidad de una contraseña, es recomendable deshabilitar en la configuración tanto el menú que nos permite seleccionar el dispositivo de arranque como el arranque automático desde estas unidades, de manera que nadie pueda arrancar el equipo sin nuestro permiso.

Cómo habilitar una contraseña desde la BIOS

Cada BIOS es diferentes, por lo que no podemos explicar los pasos exactos que debemos seguir. Sin embargo, en la mayoría de los casos la ruta es similar, y la opción para habilitar esta contraseña se encuentra en el apartado de “Security“, o seguridad.

Es posible habilitar dos tipos de contraseñas desde la mayoría de las BIOS:

  • Una contraseña de supervisor, o administrador, que bloquea el acceso a esta configuración básica.
  • Una contraseña de usuario, que se debe introducir antes de cargar un sistema operativo.

BIOS Security

Una vez introducida y confirmada la contraseña ya solo nos queda guardar los cambios en la configuración y salir de ella. Cuando el equipo se reinicie veremos cómo la contraseña ya está activada, evitando que usuarios no autorizados puedan hacer uso del equipo.

Aunque es recomendable habilitar esta configuración, debemos tener en cuenta que la contraseña de la BIOS no es precisamente la mejor medida de seguridad que existe, ya que reseteando la configuración de esta, o simplemente quitando la pila de la placa base, todas las configuraciones de la BIOS volverán a sus valores por defecto, entre ellas, la contraseña.

¿Tienes configurada una contraseña en la BIOS de tu ordenador para evitar el uso no autorizado?

Compártelo. ¡Gracias!