Como cambiar el fondo de pantalla en un Windows 10 sin activar

Escrito por Luis Torroba
Miniguias

Cuando ejecutamos Windows 10 sin que esté activado, el propio sistema operativo no permite personalizar prácticamente nada. Ni se puede cambiar el fondo de pantalla, ni la imagen de la pantalla de bloqueo, ni nada por el estilo. Sin embargo, para aquellos que tengáis Windows 10 sin activar la licencia, en Softzone os vamos a dar un truco bastante sencillo para saltaros esta traba de Microsoft.

Obviamente, para poder acceder a todos los ajustes de personalización de Windows 10, lo mejor es activar el sistema operativo utilizando una licencia ya disponible o comprándola. Sin embargo, si no tenéis acceso a ninguna de estas opciones y vais a seguir utilizando Windows sin activar la licencia,  no podréis personalizar vuestro escritorio a no ser que sepáis algunos trucos. Y esto es lo que os vamos a enseñar. Dos trucos sencillos, con los que, sin necesidad de utilizar software de terceros podréis tener la foto que queráis de fondo de pantalla

Pues bien, el primer truco nos lleva a cualquier imagen que tengamos guardada en el ordenador. Bastará con pulsar con el botón derecho del ratón y elegir ‘Establecer como fondo de escritorio’. Así de fácil.

Cómo cambiar el fondo de pantalla

Cambiar el fondo de pantalla desde la web

Pero no solo se puede poner una imagen o fotografía de fondo de pantalla que tengamos guardada en el ordenador. Podemos elegir cualquiera que encontremos por internet. Eso sí, únicamente podremos utilizar Internet Explorer para ello, ya que es el único navegador que lo permite. Sí, pocas veces hemos dicho que Internet Explorer es, no solo la mejor opción, si no la única, a la hora de hacer algo.

Pues bien, esta vez es así. Para ello, abrimos Internet Explorer, elegimos cualquier imagen de la web y volvemos a pinchar con el botón derecho en ella. Saldrá una ventana parecida a la anterior donde únicamente tendremos que pulsar en ‘Establecer como fondo’. De esta manera, la tendremos en el escritorio sin tener que pasar por los ajustes de Windows 10.

Como veis, cualquiera de estas dos maneras es perfectamente válida para saltarse la restricción que Microsoft impone a todos aquellos que no tienen una licencia activa en Windows 10. Como es natural, para tener todas las opciones disponibles siempre es mejor activarla, pero para ciertas cosas no es obligatorio.

¿Tenéis Windows 10 sin activar la licencia?

Quizá te interese…

Compártelo. ¡Gracias!