Microsoft mejora Windows Update para que sea más fácil actualizar a Windows 10

En Redmond no paran de poner facilidades a la hora de actualizar a Windows 10. Empezando por la gratuidad del nuevo sistema operativo y siguiendo por las descargas casi obligatorias, ahora intentan que la experiencia de actualización sea mucho más suave y así a animar a muchos indecisos a pasar de Windows 7 y Windows 8.1 a Windows 10.

Microsoft acaba de lanzar dos nuevas actualizaciones, una para Windows 7 y otra para Windows 8.1. Y las dos curiosamente apuntan a la mejora de Windows Update. A los usuarios de Windows 8.1 y de Windows Server 2012 R2 se les ofrece la actualización KB3112336 y a los que tienen instalado Windows 7 o Windows Server 2008 se les da la oportunidad de descargarse la actualización KB3112343.

Microsoft las describe de esta manera: “Esta actualización ofrece soporte para escenarios de actualización adicionales desde Windows 8.1 a Windows 10, y proporciona una experiencia más suave cuando se tiene que volver a intentar una actualización del sistema operativo debido a ciertos fallos. Esta actualización también mejora la capacidad de Microsoft para supervisar la calidad de la experiencia de actualización”.

Instalando Windows 10

Quieren una experiencia fácil y sencilla

Parece ser que desde Redmond han notado que muchos usuarios son reacios a actualizar su sistema operativo debido a la preocupación que sienten por el proceso. Seguro que muchos han leído opiniones de usuarios que hablaban de un proceso lento y con fallos. Esto obviamente no ofrece mucha tranquilidad a los que, aunque intrigados por el nuevo Windows 10, no se atreven a dar el paso por temor a un fallo en su ordenador. Otros, sin embargo, entienden que el proceso puede ser largo por lo que siempre lo dejan para más adelante.

Por todo ello Microsoft pretende hacer el proceso mucho más sencillo y suave ofreciendo estas mejoras en Windows Update a la vez que implementan soluciones para cuando se ha producido un fallo en la actualización y se tiene que volver a realizar el proceso.

De todas formas, no creemos que esta sea la gran solución que deba aportar Microsoft para que mucha más gente se anime a cambiar a Windows 10. Las experiencias negativas siguen siendo muchas y no hace falta más que darse una vuelta por internet para comprobarlo. Eso sí, hay que tener en cuenta que siempre, en cualquier ámbito, las críticas negativas están sobredimensionadas en la red por diversos factores. En ese sentido, poco puede hacer Microsoft, nada más que seguir trabajando en la mejora de Windows 10 y ofrecer unas garantías de privacidad de las que muchos siguen recelando.

Fuente: Microsoft.

Quizá te interese…