Microsoft protege demasiado a Edge del código malicioso

Escrito por Luis Torroba
Navegadores
0

En Redmond quieren que su navegador sea cada vez mejor y para ello han dado prioridad a la seguridad. Con la nueva actualización de Windows 10 han conseguido revestir a Edge de más estabilidad y rendimiento, lo que le puede perjudicar a la hora de aceptar extensiones en un futuro. Veremos cómo se las apañan desde Redmond ya que los dos caminos son importantes.

Con la actualización de Windows 10 también llego una mejora de Microsoft Edge, el nuevo navegador de los de Redmond. Como ya os contamos, esta ha traído mayor rendimiento y también una mayor compatibilidad con los estándares de internet. Pero además, según ha indicado Crispin Cowan, Senior Program Manager de Edge, esta actualización hace que el navegador sea más seguro protegiéndolo del código malicioso de terceros.

Según lo que comenta en el blog, las mejoras en cuanto a rendimiento y compatibilidad se quedarían en nada si luego no se consigue evitar que entre malware desde el navegador, por ejemplo a través de los anuncios que podamos encontrar en la red. Si software no bienvenido se cuela a través de Edge de una manera fácil, Microsoft no habrá hecho bien su trabajo.

Microsoft Edge

 

Cómo evitarlo

El problema es que quizá la solución que ofrece Microsoft sea un poco drástica y es posible que les perjudique incluso más todavía. Con la nueva actualización solo se permitirán extensiones cargadas a través de DLL (Dynamic-Link Library) hechas por Microsoft o por los fabricantes de hardware. Es decir, o están firmados como WHQL (Windows Hardware Quality Lab), o serán bloqueados. Estamos hablando de controladores para la cámara web o incluso de software que permite trabajar con el navegador. Es decir, también estamos hablando de extensiones, como las que funcionan en Chrome o Firefox.

Microsoft ya ha confirmado que estas medidas de seguridad no van a afectar al rendimiento del navegador, y que incluso lo mejorarán, impidiendo que software malicioso pueda controlar ciertos aspectos de Edge. Sin embargo, esta nueva barrera puesta por Microsoft puede impedir, o al menos complicar, la llegada de extensiones de terceros, no realizadas por ningún fabricante ni por Microsoft, es decir, la mayoría de extensiones que han sido desarrolladas hasta la fecha.

Hay que tener en cuenta que las extensiones son prácticamente como las aplicaciones en los sistemas operativos móviles. Quien más cantidad y calidad tenga, mayor ventaja saca a sus competidores, y es una de las razones por la que Chrome sigue siendo el rey de los navegadores. Edge debe tomar nota y quizá, poner tantas trabas a extensiones de terceros no sea la mejor idea.

Microsoft debe encontrar el equilibrio entre la seguridad y el acceso fácil de extensiones. Si no, puede acabar siendo un navegador muy seguro que no lo use nadie.

Quizá te interese…

Compártelo. ¡Gracias!