Microsoft recuerda que el apoyo a Office 2003 acaba el 8 de abril

El apoyo a Office 2003 termina el mismo día que Windows XP dejará de recibir actualizaciones. El 8 de abril, por si algún usuario no lo sabía, termina el apoyo a dos software que han durado más de una década. Aprovechando la fecha, Microsoft no duda en promocionar la alternativa a la suite ofimática antigua.

El 8 de abril no solo Windows XP dejará de recibir actualizaciones. Office 2003 tampoco va recibir más parches. Obviamente esto no significa que vaya a dejar de funcionar y evidentemente, seguir utilizando esta suite ofimática no va suponer ningún peligro para el usuario. Por ello no se le ha dado tanto bombo como al fin de Windows XP.

Pero Microsft tiene que vender suites más modernas y aprovechando que el apoyo de Office 2003 se acaba el 8 de abril recuerda a sus usuarios que ya es hora de pasarse a Office 365, dando una lista de las ventajas que conlleva el cambio.

Microsoft Office

Un paso más

Obviamente poco tiene que ver Office 2003 con Office 365. Hay una década de diferencia y la tecnología ha evolucionado y con ella nuestro estilo de vida. Llegó internet prácticamente todos los rincones del mundo occidental y eso permitió acceder a él desde todo tipo de dispositivos. Esto ha llevado un cambio en las costumbres de la sociedad, y la forma de trabajar ha ido en consonancia.

Por ello Microsoft indica que  con “Office 365, la creación de archivos es sólo la punta del iceberg”. Es decir, la suite ya no solo es utilizada para escribir o hacer hojas de cálculo. “Ahora puede compartir y colaborar con los miembros de la familia, en tiempo real. Ya sea usando Skype gratis para llamar a su primo en Italia o en co-autoría con su familia para crear el PowerPoint perfecto para el cumpleaños de la abuela, una cosa está clara, el Office de hoy es la más amplia versión en nuestra historia”.

Por desgracia no hay datos de cuanta gente hoy en día sigue usando Office 2003, algo que nos daría una idea de su popularidad. Ahora es el usuario quien puede decidir quedarse como está, utilizando una suite ofimática que seguirá funcionando como siempre, o cambiar a una más nueva.

Fuente: Blog de Office.