Windows 8.X no acaba de despegar

Windows 8.X no acaba de despegar

Luis Torroba

La unión entre Windows 8 y Windows 8.1 apenas ha conseguido cuota de mercado en noviembre. De hecho solo ha crecido un 0.05% en total. Mientras, Windows 7 sigue consiguiendo usuarios gracias al esfuerzo de Microsoft para quitar cuota de mercado a Windows XP, que dejará de recibir actualizaciones el año que viene.

Por primera vez ya se pueden ver las estadísticas completas de Windows 8.X, es decir las que combinan tanto Windows 8 como Windows 8.1. Y no parecen muy halagüeñas para Microsoft. Según un estudio de Net Applications, por primera vez desde que fue lanzado Windows 8 pierde cuota de mercado. Ha pasado del 7,79% de cuota en octubre al 6,66% en noviembre. En cambio, como es natural, Windows 8.1 sí ha ganado usuarios. En octubre tenía un 1.72% de cuota de mercado y en noviembre ha pasado al 2,64%. Esto hace que, sumando los dos sistemas operativos, ya que en realidad se puede decir que es uno solo, la cuota de mercado de Windows 8.X ha crecido del 9,25% al 9.30%. Es decir, han ganado un 0.05% de usuarios.

Windows 8.1

Windows 7 sigue creciendo

El sistema operativo al que le siguen yendo bien las cosas es a Windows 7. En el último mes ganó  un 0,22% de cuota de mercado, lo que es cinco veces más que la unión entre Windows 8 y Windows 8.1 ¿Por qué ocurre esto? Pues por varias razones. La primera y principal es que Microsoft quiere que la gente que tiene Windows XP actualice y se pase a Windows 7. En Redmond están poniendo mucho empeño en matar a un sistema operativo que el año que viene dejará de recibir actualizaciones.

La segunda es que es un gran sistema operativo y el último antes del total cambio de imagen. Obviamente la apuesta tan arriesgada que lanzó Microsoft con Windows 8 ha sido lo que parecía, es decir, arriesgada. Muchísimos usuarios se han negado a actualizar un gran sistema operativo para dar el paso hacía algo completamente nuevo y desconocido. El dicho ‘lo que funciona, no lo toques’, ha quedado muy patente para Microsoft.

Pero claro, en Redmond pensaban, y siguen pensando, que este paso  era totalmente necesario para no quedarse atrás en el futuro, aunque se supone que sabían que podía crear bastante rechazo entre sus usuarios más clásicos. De todas formas, otras cosa se le podrá echar en cara a Microsoft, pero que tienen bastante claro hacia donde quieren ir, no.

Fuente: The Next Web.