Cinco razones por las que Windows 8 no ha tenido el éxito esperado

Cuando han pasado más de cuatro meses desde el lanzamiento del nuevo sistema operativo de Microsoft, no podemos decir otra cosa que Windows 8 no está teniendo el éxito que los chicos de Redmond esperaban de él. A pesar de venir preinstalado en la mayoría de PCs nuevos, las cifras de adopción de Windows 8 son muy bajas incluso comparadas con las que tuvo en su día Windows Vista, que fue reconocido como un fracaso.

La realidad es que, según los datos que maneja Net Applications, Windows 8 tiene aproximadamente la mitad de la cuota de mercado que en su día tuvo Windows Vista, y ese mismo comportamiento se ha estado manteniendo en sus primeros meses de vida.

windows8 vs windowsvista

No es para estar contentos, desde luego. Pero, ¿cuáles pueden ser las causas de este pobre crecimiento de Windows 8? Os damos cinco razones por las que el nuevo sistema operativo de los de Redmond está fracasando.

1. Interfaz Modern, una novedad que echa a muchos para atrás

La nueva interfaz Modern UI (antes conocida como Metro), es un cambio revolucionario que Microsoft introdujo en Windows 8. Esta interfaz, si bien hace su cometido correctamente en dispositivos móviles como tabletas, en los ordenadores convencionales es un cambio tan radical como poco intuitivo que obliga a cambiar muchos de los movimientos y gestos que habíamos aprendido en anteriores versiones de Windows.

2. El usuario no tiene la sensación de grandes cambios en Windows 8, además de la nueva interfaz

Si bien es verdad que Windows 8 en general es más rápido que Windows 7, especialmente en el arranque del sistema, no incluye grandes novedades que los usuarios interpreten como notorias, aparte de la interfaz Modern UI.

3. No gusta a los desarrolladores

Otro gran cambio similar al de la nueva interfaz se lo han llevado los programadores, que han tenido que “olvidar” sus conocimientos de programación en NET, Windows Communication Foundation (WCF) y Windows Presentation Foundation (WPF) para programar de forma nativa en Windows 8.

4. Los usuarios de Windows 7 prefieren no cambiar a Windows 8

Los usuarios de Windows en general son reticentes a actualizar el sistema operativo de Microsoft. Ocurrió en su día con Windows XP y Windows Vista, y está volviendo a ocurrir ahora en el caso de los usuarios de Windows 7 y Windows 8.

Tampoco ayuda la crisis mundial que estamos viviendo desde hace varios años. Quien estuviera pensando en comprarse un ordenador nuevo, seguramente prefiere aguantar un tiempo más con su ordenador actual.

5. El mercado se mueve hacia los tablets y smartphones

Aunque el PC tradicional sigue vendiéndose, el ritmo de ventas es mucho menor que antaño, a costa del gran crecimiento que han tenido los smartphones y las tabletas en los últimos años, y es algo que perjudica también a Windows 8.

El auge de iOS y Android, con varios años de experiencia, tampoco ayuda a Microsoft en su aventura con las tabletas Surface con Windows 8, ya que llega tarde al mercado.

¿Habéis dejado de comprar Windows 8 por alguna de estas razones? Esperamos vuestras reflexiones y comentarios.

Vía | ZDNet