Un estudio muestra que las actualizaciones en segundo plano son la mejor opción para mejorar la seguridad de los navegadores

Un nuevo estudio, llevado a cabo por Google Suiza y el Instituto Federal Suizo de Tecnología, muestra que la manera más efectiva de provocar que los navegadores se actualicen es la descarga y actualización automática que utilizan los navegadores Mozilla Firefox y Google Chrome, en detrimento de la mecánica que siguen Internet Explorer (Microsoft), Safari (Apple) y Opera.

La finalidad del estudio es probar que la descarga e instalación automática de actualizaciones de seguridad es la única manera de que el usuario no se preocupe sobre las actualizaciones ni sobre el mantenimiento del sistema, y que de esta forma el sistema permanezca seguro todo el tiempo. Ésto, según los investigadores, es lo más apropiado para la mayoría de los usuarios de internet, y además es bien aceptado por los mismos.

El estudio indica que, después de tres semanas de aparecer una nueva actualización de Opera 9, solamente el 24% de los usuarios actualizó a esta última versión, con lo que el 76% de los usuarios no se veían beneficiados de las nuevas mejoras y características de la nueva versión. En el caso de Safari, el porcentaje es aún peor.

Como conclusión, los investigadores advierten que la mala mecánica de actualizaciones de Safari y Opera permite a los atacantes tener mucho tiempo para usar ataques ya conocidos contra estos navegadores desactualizados.

Fuente: ZDNet

Noticias relacionadas: